El actual exceso de información dificulta el proceso educativo

"Educación e Internet" son analizados en una de las mesas redondas conmemorativas del centenario del MECD

"Educación e Internet" ha sido el tema de la segunda mesa redonda organizada dentro del ciclo de conferencias conmemorativas del centenario del MECD. Expertos nacionales e internacionales, como Antonio Rodríguez de las Heras, Peter Looms y Luis Rodríguez, han intervenido en este encuentro.

La secretaria general de Educación, Isabel Couso, acompañada de Luis Rodríguez
y Peter Looms, en un momento de su intervención. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. MARGARITA GIRON
"Vivimos en una sociedad sobreinformada hasta llegar al agobio, lo cual provoca, entre otras cosas, que los profesores tengan cada vez más dificultades para llamar la atención del alumno". Así lo ha explicado Antonio Rodríguez de las Heras, decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad Carlos III, durante su intervención en la mesa redonda sobre "Educación e Internet", que ha tenido lugar en la Biblioteca Nacional.
Este acto, que ha estado presidido por la secretaria general de Educación y Formación Profesional, Isabel Couso, se enmarca dentro del ciclo de conferencias conmemorativas del centenario del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. En él han intervenido, además, el danés Peter Looms, experto en nuevas tecnologías de la Unión Europea, y Luis Rodríguez Roselló, miembro del Programa de Tecnologías de la Sociedad de la Información de la UE.
Para Antonio Rodríguez, el exceso informativo al que estamos sometidos solo permite dos posturas: la desatención y la fractura. En esta última la mente se queda en blanco cada vez más frecuentemente, como un mecanismo de defensa ante la avalancha de datos. Esto obliga al emisor a primar el mensaje sobre el discurso, lo cual invita a acortar los textos.

Iconoclasia

Para Rodríguez, hoy existe una lucha entre los biblioclastas y los iconoclastas; entre el libro y la imagen; entre la página y la pantalla. "Estamos ante el libro desencuadernado, cada vez es más difícil concebirlo como depósito de saber, y la página web es el mejor ejemplo de ello. Esto conlleva de nuevo una lectura fracturada, no discursiva, en la que casi nunca se llega a leer una página web entera", añade.
Este experto entiende que estamos ante una oportunidad para abrir una etapa de esplendor en la lectura y escritura, siempre y cuando aceptemos una crisis cultural de gran calibre, en la que se supere radicalmente la metáfora de que la pantalla es una página, y dejen de utilizarse en la misma los recursos del papel. "La palabra se ha adaptado a la piedra, al pergamino, al papel y lo hará también a la pantalla, pero no sin creatividad".
Por su parte, Peter Looms señaló que entre los jóvenes daneses de 6 a 16 años, el consumo de Internet está muy por encima del consumo educativo, dedican 20 minutos diarios a la lectura y una hora al ordenador. Son esencialmente cibernaúticos: chatean, hablan por el teléfono móvil o escriben mensajes SMS. Ven cada vez menos la televisión, pero eligen programas denominados "pornografía emocional".
Looms entiende que necesitamos más tiempo para adaptar la informática al mundo educativo. "Tenemos demasiada prisa por conseguir los objetivos sin tener presente la parte afectiva del profesorado. Generaciones de docentes con más de 20 de años de experiencia se cuestionan su trabajo actual".

Objetivos de la UE

Por ultimo, Luis Rodríguez explicó los objetivos prioritarios de la Unión Europea en este terreno: crear una Europa alfabetizada en nuevas tecnologías; asegurar una sociedad de la información no excluyente; e Internet más rápido para investigadores y estudiantes.
También destacó la preocupación de la UE por conseguir que las nuevas tecnologías se utilicen para aprender y adquirir nuevas capacidades, como creatividad, cooperación, comunicación intercultural y resolución de problemas. Además, de que suponga el acceso a un aprendizaje personalizado a todo lo largo de la vida.

 

arriba