Científicos y expertos analizan en un simposium las
estrategias para conservación del medio ambiente
De izquierda a derecha, Francisco García Novi, coordinador del simposium, Alfio Piva, director general adjunto del INBIO, en Costa Rica, y Eick Mata, también perteneciente al INBIO. (Foto: Rafael Martínez)
Los incendios forestales son una de las causas de los desastres que afectan a la biodiversidad.
Con el título de "La Biodiversidad en las estrategias de desarrollo: Programas Internacionales", la Fundación Ramón Areces ha organizado su tercer simposium internacional
sobre los temas de la conservación de la variedad
de los organismos vivos y el medio ambiente en general,
para hacerlos compatibles con la existencia de una humanidad que no puede renunciar a su progreso.

Madrid.
El que el desarrollo sea lo más compatible posible con la conservación de la biodiversidad y el comprender que el mantenimiento de ésta es necesario para el progreso, ha sido el principal objetivo del Simposium Internacional que, bajo el lema, "La Biodiversidad en las estrategias de desarrollo: Programas Internacionales" se ha celebrado en Madrid.
"Este es el tercer simposium que organiza la Fundación Ramón Areces", explica su coordinador y catedrático de Ecología en la Universidad de Sevilla, Francisco García Novo. "En ellos -continúa García Novo-, se ha tratado de informar sobre los aspectos científicos de la biodiversiodad, qué investigaciones se están llevando a cabo en este campo. Y, ahora, en esta tercera convocatoria, queremos estudiar también como gestionar e impulsar la aplicación de estos nuevos conocimientos, como debe ser realmente".

Temas tratados

Los participantes en el último encuentro abordaron, entre otros temas: la diversidad biológica como recurso económico; índice de calidad; estrategia del desarrollo social y valor añadido al desenvolvimiento rural; los nuevos enfoques de la diversidad biológica como rasgo definitorio de la calidad ambiental y herramienta para la gestión de los recursos naturales; la biodiversidad como base para el desarrollo sostenible; y la diversidad en los paisajes culturales, tan amenazados por el abandono y la urbanización abusiva.
La Fundación Ramón Areces organizó, en 1991 y 1997, los dos primeros simposiums sobre Diversidad Biológica y Biodiversidad. En esta ocasión, en colaboración con el Instituto Nacional de la Biodiversidad (INBIO), en Costa Rica, y en la Casa de América, se ha convocado una nueva reunión orientada hacia la inserción de la Biodiversidad en las estrategias de desarrollo, que se celebró en torno al día del Medio Ambiente.
Su diagnóstico implica que las respuestas al cambio global pasan por transformar de la diversidad biológica y cultural en una base para el desarrollo sostenible, que permita su conservación en un planeta en equilibrio con la población.
En cuanto a la situación actual, esta contempla elevadas tasas de pérdidas de los paisajes y culturas tradicionales, de bosques y faunas, una contaminación creciente de las aguas continentales y el agotamiento de las pesquerías oceánicas, algo que podría calificarse de "extinción planetaria" de la biodiversidad.

Lado positivo

En el lado positivo, son numerosas las iniciativas de conservación y aquellas donde la biodiversidad se convierte en herramienta de gestión, indicador o clave para el desarrollo humano.
En el tercer simposium se presentaron ejemplos de proyectos y ensayos y estrategias de España, Costa Rica y otros países. Además, se documentaron los grandes programas que se vienen desarrollando o se encuentran en preparación.
Las presentaciones, mediante conferencias y carteles gráficos, pusieron de manifiesto las posibilidades mundiales que se abren a la utilización de la diversidad biológica y de la biodiversidad, dando ocasión a participar en este tipo de proyectos.

Primera jornada

En la primera jornada, las conferencias conprendieron: "La diversidad: un activo mundial", de Federico Mayor Zaragoza, presidente del Consejo Científico de la Fundación Ramón Areces; "La Biodiversidad como base para un desarrollo sostenible", de Rodrigo Gámez, director general del INBIO; "Nuevas aportaciones al estudio de la diversidad ecológica", de Francisco Díaz Pineda, presidente de Adena y Catedrático de Ecología de la Universidad Complutense, en Madrid; "La diversidad biológica en sistemas humanizados, evolución y perspectivas", de Antonio Gómez Sal, catedrático de Ecología de la Universidad Alcalá de Henares; y "Valoración de la biodiversidad", de Adolfo Piva, director general adjunto del INBIO.
En cuanto a la segunda jornada, se trataron los temas: "La estrategia de la gestión de la biodioversidad en España", de Benigno Asensio Nistal, jefe de servicios del Servicio de Vida Silvestre, del Ministerio de Medio Ambiente; e "Investigaciones integradas sobre Biodiversidad en la isla de Coiba", en Panamá, por Santiago Castroviejo, del Real Jardín Botánico, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en Madrid.

 

arriba