Tobi, el dragón revoltoso
Klaus Baumgart.
Timun Mas, 1999.
Mientras Ana toma su desayuno, un pequeño dragón verde aparece en la caja de cereales y organiza un auténtico desastre con la mantequilla, un huevo y no digamos nadando en la taza de chocolate. La madre de Ana le recuerda que no existen los dragones, hasta que suena el timbre de la puerta y aparece uno enorme preguntando por su pequeño. Una sugerencia para los lectores: si frotan los dibujos de este libro, olerán a chocolate.

 
 

Any y Fritz van de excursión
Martina Mair.
Editorial Lumen, 2000.
"Los libros son bombones para el alma: no engordan... son silenciosos... e incluso los más gordos tienen una última página y necesitas otro nuevo". Así comienza este libro sobre la amistad de una niña y un ganso, que salen de excursión, comen y se divierten juntos, pero también se cuidan y protegen mutuamente.

   
 

¿Un bebé?: ¡Qué mala idea!
Fanny Joly.
La Galera, 2001.

A Cecilia se le viene el mundo encima cuando sus padres le comunican que va a tener un hermanito. Según sus amigos, los bebés son llorones, vomitan, no entienden y no saben hacer nada más que molestar. Cuando el niño llega a casa, su hermana le advierte que ella llegó antes y que tiene sus derechos. Poco a poco, Cecilia descubre que no es tan fastidioso como pensaba y que resulta hasta simpático.

   
 

El hombre del techo
Jules Feiffer.
Anaya, 2001.
Jimmy, el protagonista de este relato, pensaba que "el mundo solo era un lugar peligroso para los chicos que no sabían jugar al béisbol", especie desdichada a la que pertenecía. Aunque, dibujaba muy bien cómics, era consciente de que en Estados Unidos es casi imposible que un chico tenga éxito si no juega al béisbol. A su padre e incluso a su hermana les entusiasma ese deporte, por lo que solo le queda su tío Lester, "el único pariente que se comportaba como un niño".

   
 

El misterio de los Grumos
C.Frabetti.
Alfaguara Infantil, Colección Alfaguay, 2001.
Los Grumos son unos simpáticos e inteligentes personajes que viven en el bosque, cerca de una laguna. Se parecen a las ranas, pero caminan erguidos y tienen un cuernecillo o dos sobre la cabeza. Muy pocos humanos los han visto y su mundo es un misterio. A través de la lectura de este libro, descubrirás su poblado subterráneo.

   
 

País de dragones
Daína Chaviano.
Espasa Juvenil, 2001.
En el principio de los tiempos, dragones y seres humanos vivían juntos. Ahora, los dragones apenas se dejan ver y el corazón humano ha sucumbido ante la fría realidad de las cosas materiales. Daína Chaviano ha recreado ese mundo remoto y sobrenatural. Cada uno de los relatos de este libro constituye un viaje en el tiempo, a los orígenes de la convivencia entre humanos y estos míticos personajes.

   
 

¡Canalla, traidor, morirás!
José Antonio del Cañizo.
Ediciones SM, 1994.
La culpa de todo la tuvieron Julio César y los tebeos. Y también las estrellas y las torrijas... y el hambre y la miseria de aquel pobre hombre, que sólo vio tres veces en su vida, pero que la cambió por completo. Ingeniero agrónomo y escritor, José Antonio del Cañizo obtuvo el Premio El Barco de Vapor en 1993 con este libro, dirigido a niños a partir de los 12 años.

   
 

El Rey, el Sabio y el Bufón
Shafique Keshavjee.
Ediciones Destino, 1998.
El Rey de un lejano país, aconsejado por su Sabio y su Bufón, decide convocar el primer Gran Torneo de las religiones. Los competidores son atletas de alto nivel y sus disciplinas son el ateísmo y las grandes religiones del mundo. Este intrigante relato permite entender las claves de las principales tradiciones religiosas. Nacido en Kenya, su autor es uno de los animadores de Arzillier, una casa para el diálogo entre las religiones en Lausana (Suiza).

   
arriba