En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@educ.mec.es

 
   
 
   

Una generación de genios

Según la opinión de numerosos expertos y de los datos que se desprenden de las estadísticas, el cociente intelectual (CI) de la población ha aumentado en el último medio siglo. Un estudio realizado en 1997 por profesores universitarios españoles constata que el CI de los españoles es 19 puntos superior que en 1969.
A pesar de que psicólogos y maestros advierten sobre los peligros del uso abusivo de la informática, al parecer, los alumnos que pasan horas delante del ordenador o practican videojuegos demuestran mayor inteligencia.
Además, ser hijo único o el mayor de varios hermanos son circunstancias que influyen en la capacidad intelectual de los niños. La explicación, según los especialistas, está en que el modelo más cercano de los hijos únicos o los hermanos mayores es el de los adultos. Mientras que los pequeños toman como referencia a otro niño, de edad similar.Por otra parte, con el descenso de la tasa de natalidad, el menor número de hijos permite a los padres una atención más individualizada, por lo que el CI aumenta.
Los factores medioambientales también determinan la capacidad intelectual, ya que no es más inteligente el que presenta un CI más alto, sino el que optimiza los recursos y estímulos del entorno. Una reciente estadística refleja que más del 2% de los escolares presenta un CI superior a 130 puntos. No obstante, estos superdotados si no son detectados y tratados adecuadamente pueden llegar al fracaso escolar. La Comunidad de Madrid ha identificado a 200 alumnos con altas capacidades en 50 centros educativos. Para su atención educativa, ha puesto en marcha el Programa de Enriquecimiento Extracurricular, que pretende fomentar la creatividad y las relaciones interpersonales de estos alumnos.

Antonio Gracia Molina
Alcobendas (Madrid)

 
   
 
   

.El fomento de la lectura

Teniendo en cuenta que el 42 % de los españoles reconoce no leer nunca o casi nunca, según se desprende de las últimas encuestas del Ministerio de Educación y de la Federación de Gremios de Editores, el Plan Nacional de Fomento de la Lectura presentado hace unas semanas es una iniciativa necesaria, aunque un tanto tardía.
Cuando el mundo educativo ha pasado casi dos décadas debatiendo sobre cuestiones como la comprensividad y la diversidad, la autonomía de los centros, los diseños curriculares, la asignatura de religión, la formación docente, el reconocimiento social del profesorado y otras decenas de temas que tienen que ver con la escuela, es ahora cuando nos damos cuenta que la lectura, un elemento fundamental para la formación del individuo, es también un objetivo prioritario.
Y eso que, según un reciente estudio del INCE sobre lectura y escritura, realizado a alumnos de 6 de Primaria, el 76% de los escolares asegura que lee con asiduidad, así como un 36% dice que mucho y un 40% que bastante. Pero sin embargo el 22% lee poco y el 3% nada. De los datos de este informe se desprende que las chicas son más lectoras que sus compañeros y en una escala de 1 a 4 (que se traduce en 1, nada y 4, mucho), las preferencias de las alumnas por la lectura alcanzan un 3,22, mientras que los chicos se quedan en un 2,95%. Sobre el número de libros leídos al mes, se observa que el 13% termina más de cinco, el 25% entre tres y cuatro, el 55% entre uno y dos y sólo el 8% no lee ningún libro al mes.
Pues bien, es sobre estos últimos, sobre aquellos escolares que por unas causas u otras apenas abren las tapas de un libro, sobre los que debe incidir este nueva campaña institucional, que ha de extenderse no sólo a las bibliotecas escolares sino también a las bibliotecas públicas. La falta de recursos en estas últimas es evidente: mientras que en España la media de libro por habitante en las bibliotecas públicas es de 0,79, en Francia esa cifra se sitúa en 1,46 y en Gran Bretaña en 2,23.

Juan José Márquez Ortiz
Madrid

 

 
arriba