Pilar del
Castillo en el transcurso
de la reunión de la Conferencia Sectorial de Educación. (Foto: Rafael Martínez)

Reunión de la Conferencia Sectorial de Educación

Pilar del Castillo presenta en el Congreso el anteproyecto de Ley de Formación Profesional

Pilar del Castillo presentó, ante la Comisión de Educación del Congreso, el anteproyecto de Ley de Formación Profesional y de las Cualificaciones. Previamente, la Conferencia Sectorial se había reunido para abordar, además del borrador de esta norma, la Ley de Universidades, la financiación de los reales decretos de enseñanzas mínimas y la futura Ley de Calidad.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
El pasado martes, representantes de las comunidades autónomas y del MECD se reunieron en el marco de la Conferencia Sectorial de Educación para analizar el anteproyecto de Ley de Formación Profesional y de las Cualificaciones. Además, en el transcurso de esta reunión se abordaron la financiación de la aplicación de los Reales Decretos de Enseñanzas Mínimas y las leyes de la Calidad de la Enseñanza y de Universidades.
Mientras que los consejeros de educación de las comunidades autónomas gestionadas por el PSOE y el representante vasco solicitaban una convocatoria extraordinaria de la Conferencia Sectorial para debatir el anteproyecto de Ley de Universidades, los portavoces de las restantes autonomías rechazaban esta propuesta porque "no lo consideraban necesario".

Consejo de Universidades

En este sentido, Pilar del Castillo manifestó que "no aporta nada nuevo discutir sobre algo que se está debatiendo en el Consejo de Universidades con los rectores y con miembros de las comunidades autónomas".
También, anunció las diferentes propuestas se podrán remitir a la Comisión Académica del Consejo de Universidades en los próximos días e insistió en que el MECD apuesta por el diálogo.
Por lo que se refiere a la Ley de Calidad de la Enseñanza, la titular del MECD anticipó que el próximo otoño su Departamento presentará en la Conferencia Sectorial de Educación un borrador de anteproyecto de ley. En este aspecto, precisó que "el procedimiento más adecuado es elaborar un documento de anteproyecto y sobre éste discutir, porque resultará mucho más operativo".

Comparecencia parlamentaria

Pilar del Castillo acudió al Congreso de los Diputados para presentar el anteproyecto de Ley de Formación Profesional y las Cualificaciones, ante la Comisión de Educación. Durante su comparecencia, reiteró que los agentes sociales, sindicatos y empresarios, así como la mayoría de las comunidades autónomas, respaldaron este borrador en el transcurso del pleno del Consejo General de la Formación Profesional, que tuvo lugar la pasada semana.
Asimismo, declaró que, seguidamente, este texto se remitirá al Consejo Económico y Social, al Consejo Escolar del Estado, al Consejo de Estado y, por último, al Consejo de Ministros. Una vez aprobado por el Gobierno, la nueva ley se enviará al Congreso, para su debate parlamentario.
Pilar del Castillo comenzó su intervención en el Congreso subrayando que "el aprendizaje es el motor de desarrollo de la sociedad". A continuación expuso las líneas maestras de la nueva normativa de FP, entre las que destaca "la formación a lo largo de toda la vida" y la que se pretende responder a los retos de la nueva sociedad.

Catálogo de Cualificaciones

Esta nueva normativa establece el Sistema Nacional de Formación y Cualificación Profesionales, previsto en el Programa Nacional de Formación Profesional. Así como, crea un Catálogo de cualificaciones profesionales, constituido por las cualificaciones identificadas como necesarias en el sistema productivo y un Catálogo Modular de formación profesional, que recogerá los módulos de formación precisos para que las personas puedan conseguir cada una de las cualificaciones del Catálogo.
La ministra hizo hincapié en que la nueva ley integrará los tres subsistemas: FP inicial o reglada, ocupacional y continua, de manera que la formación obtenida en una modalidad podrá ser reconocida por las otras.
Esta normativa prevé la creación de los centros integrados, que no sólo integrarán las ofertas de formación profesional, sino que serán "un referente importante para las empresas de su entorno", especificó. A su juicio, "tienen que ser centros con prestigio para el sector productivo, para los empleadores y para la sociedad".

Centros de referencia

En cuanto a los centros de referencia, especializados por sectores productivos y bien dotados, impartirán la formación de formadores y, además, se ocuparán de "tareas de innovación e investigación en formación profesional".
Por otra parte, señaló que las administraciones podrán diseñar ofertas dirigidas a grupos con dificultad de integración en el mercado laboral.
Otro de los apartados de esta nueva ley contempla el reconocimiento de las competencias profesionales que algunas personas hayan adquirido por su experiencia laboral o a través de aprendizajes no formales, pero que carecen de la cualificación acreditada oficialmente.
Pilar del Castillo valoró especialmente la información y orientación en materia de formación profesional y empleo, dirigidas a los alumnos, las familias, los trabajadores desempleados y ocupados y la sociedad en general, que también contempla esta Ley.
Garantizar la calidad de las acciones y adecuarse permanentemente a las necesidades del mercado de trabajo conforman ejes fundamentales del Sistema de Formación Profesional y Cualificaciones, por lo que debe someterse a un proceso de evaluación y mejora de la calidad. Esta ley establece que las administraciones tienen que garantizar la calidad de las ofertas y cooperar en la definición y desarrollo de los procesos de evaluación que se realicen a nivel del Estado.

Rechazo de la oposición

Los portavoces de los grupos parlamentarios socialista, IU, CIU y BNG manifestaron su rechazo al anteproyecto de Ley de Formación Profesional y de las Cualificaciones. Estos representantes coincidieron en afirmar que esta norma invade las competencias autonómicas.
Mientras Amparo Valcarce del PSOE calificó este texto de "centralista y reglamentista", Ignasi Guardans de CIU sostuvo que "los proyectos del MECD son respetables, pero no acordes con el ordenamiento jurídico". Por su parte, Marisa Castro de IU mostró su preocupación por la afirmación "formar para el empleo", porque "los alumnos también deben estar formados para leer el Quijote o a Saramago". Para Rodríguez del BNG esta normativa aumentará "las desigualdades y jerarquías".

 

arriba