El MECD amplía el período de debate de la Ley de Universidades

La CRUE y MECD entablarán conversaciones tras la presentación de una alternativa al anteproyecto por parte de los rectores

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD) ha decidido ampliar el calendario de debate del anteproyecto de la nueva Ley Orgánica de Universidades, y ha pospuesto la celebración del Pleno del Consejo de Universidades, previsto para el próximo día 30 de mayo y en cuyo seno se abordará este asunto, para una fecha aún no confirmada del mes de junio.

La supresión de la selectividad en el sistema de acceso a la Universidad es una de las novedades que presenta el anteproyecto de la nueva Ley Orgánica de Universidades. (Foto: R. Martínez)

Madrid.
El secretario de Estado de Educación y Universidades, Julio Iglesias de Ussel, anunció el pasado día 21, tras la reunión de la Comisión de Coordinación y Planificación del Consejo de Universidades, que integra a los responsables de educación superior de las Comunidades Autónomas, que "el calendario de debate en el Consejo de Universidades está pendiente de convocatoria", y explicó que esta decisión responde a que "el Ministerio no quiere cortar la palabra a nadie y está en disposición de flexibilizar la fecha de reunión del Pleno, prevista para el día 30 de mayo, ante el sentimiento de la comunidad universitaria y como forma de materializar su voluntad de diálogo".
Iglesias de Ussel precisó que el MECD está dispuesto a retrasar la celebración del Pleno del Consejo de Universidades, "pendiente de convocatoria", hasta "permitir finalizar los procesos de análisis institucionales".
Tanto el PSOE como los rectores habían solicitado la ampliación del calendario de análisis y debate del anteproyecto de Ley de Universidades, calendario que, recordó el secretario de Estado de Educación y Universidades en su comparecencia ante la prensa, "fue aprobado sin ningún voto en contra en el Pleno del Consejo de Universidades celebrado el pasado mes de abril".
El pasado martes, día 22, tras la celebración de la Asamblea General de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), su presidente y rector de la Universidad Politécnica de Madrid, Saturnino de la Plaza, hizo público el texto del acuerdo alcanzado en la Asamblea respecto al anteproyecto de la nueva Ley Orgánica de Universidades, y anunció la celebración de una nueva Asamblea para el día 30 de mayo y la presentación de una alternativa al anteproyecto, que centrará las propuestas en dos aspectos clave: la estructura de gobierno de las universidades y el Profesorado.
Tras la celebración de la Asamblea General de la CRUE, tanto el MECD como la propia CRUE confirmaron la apertura de un marco de diálogo, una vez la Asamblea de la CRUE perfile y detalle la alternativa en los aspectos citados al anteproyecto de Ley de Universidades.
Tras las conversaciones entre representantes de los rectores y el MECD, las propuestas de acuerdo que puedan surgir se trasladarán al Consejo de Universidades, que celebrará una reunión plenaria en fecha no precisa del mes de junio y elevará el preceptivo dictamen, de carácter no vinculante, en relación con el anteproyecto de Ley.

Texto crítico de la CRUE

En el texto acordado por la Asamblea General de la CRUE en la reunión mantenida el pasado día 21 se especifica que "el anteproyecto se caracteriza por un reglamento desigual y excesivo, y define un marco rígido y uniformista, incompatible con la diversidad deseable para nuestro sistema universitario, una diversidad que es básica para garantizar la mejora de la calidad, una mayor eficiencia de nuestras instituciones universitarias y su incorporación real al espacio europeo de la enseñanza superior".
Asimismo, en el acuerdo se precisa que "el reparto de responsabilidades entre Administración General del Estado, Comunidades Autónomas y Universidades no se corresponde tampoco con la realidad competencial actual, apunta una visible desconfianza hacia la Universidad pública e impide avanzar hacia la modernización universitaria".
Respecto a la organización y estructura de gobierno de las universidades y sus órganos, en el texto elaborado por la Asamblea General de la CRUE se señala que el contenido del anteproyecto en este ámbito "afecta seriamente a la autonomía que nuestra Constitución reconoce a las Universidades, autonomía que es imprescindible para garantizar un servicio público de la enseñanza superior de calidad que atienda al interés general", y se añade que "además, no distingue con claridad dirección, gestión, representación y control; es complicada y confusa".
Asimismo, en relación con el Profesorado, en el texto aprobado por la CRUE se indica que "la carrera académica aparece también seriamente perjudicada, confusa, desorganizada y fragmentada", y se concluye que "el sistema de selección del profesorado es notablemente mejorable; establece barrera difícilmente franqueables para la incorporación de profesores de otros países y se fundamenta en un sistema de pseudohabilitación –en realidad se trata de un examen único de ámbito estatal- que debería someterse a una profunda revisión".

Voluntad de diálogo

La ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, en declaraciones efectuadas en Barcelona el día 22, tras el acto de entrega de los Premios Europa Nostra, recogidas por Europa Press, afirmó respecto al texto acordado por la CRUE y las críticas señaladas en él respecto al anteproyecto de la nueva Ley de Universidades que "no se corresponden con el contenido de la ley", y negó que "quiera hacer una Universidad uniformista, rígida y que cercena un poco la autonomía universitaria".
Pilar del Castillo retó a los rectores a que justifiquen "en qué medida se deduce eso del anteproyecto", e insistió en que "el debate debe producirse ahora, porque ahora es el momento de tirar adelante la ley".
"Hay tiempo más que suficiente para debatir", precisó la ministra, quien asimismo expresó su voluntad de establecer un diálogo abierto con los rectores.
Pilar del Castillo señaló asimismo su intención de que el Consejo de Ministros apruebe el anteproyecto antes del verano, para emprender su preceptiva tramitación en el Parlamento a partir de septiembre.

 

arriba