Los centros andaluces acogen a 15.000 alumnos procedentes de 139 países

En el presente curso, casi 15.000 alumnos de 139 países están matricu- lados en centros andaluces. Esta comunidad autónoma ha puesto en marcha un plan de educación de inmigrantes que garantice su escolari-zación e integración. La inversión prevista es de 1.244 millones.
Convivencia, respeto y tolerancia configuran el clima social del centro educativo que escolarice
a población inmigrante.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Los centros andaluces acogen, en el presente curso 2000-01, a 14.497 hijos de familias extranjeras, que constituyen algo más del 1% del total de la población escolar de esta comunidad autónoma, que es de 1.447.727 estudiantes.
Para proporcionar una respuesta educativa a las necesidades que plantean las nuevas corrientes de inmigración, la Consejería de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía desarrolla el Plan Andaluz de Educación de Inmigrantes, que pretende garantizar la plena integración de los niños y niñas extranjeros en el sistema educativo y la sociedad andaluza, manteniendo sus raíces culturales e idiomáticas, así como la escolarización de los inmigrantes adultos y, especialmente la de las niñas, "algo impensable en las culturas de origen de muchos de estos colectivos", señala Cándida Martínez López, consejera de Educación y Ciencia.
El presupuesto previsto para la puesta en marcha del proyecto es de 1.244 millones de pesetas, que permitirá la apertura de 12 nuevas "aulas puente", la contratación de 179 profesores de refuerzo o la prestación del servicio gratuito de comedor a 3.000 alumnos y de transporte escolar a 1.500.

Educación en valores

"El plan pretende que, a través del centro escolar, el alumno inmigrante se integre y acepte la cultura del país de acogida sin renunciar a su identidad, poniendo en práctica valores como el respeto, la tolerancia y la solidaridad", declara Cándida Martínez, quien determina el objetivo de "crear un espacio cultural común, que implique el reconocimiento y el respeto de los derechos básicos universales de mujeres y hombres, aunque no sea así en sus lugares de origen".
Precisamente, la diversificación del origen es el denominador común de este alumnado, que procede de 139 países. Europa es el continente que aporta el mayor número de estudiantes, 6.583, que representa el 45% del total, seguida de Africa con 4.379 escolares y el 30% del conjunto. Por lo que respecta a América, la cifra disminuye al 19% y se establece en 2.752 alumnos; Asia con un 5% y 753 escolares; y Oceanía con sólo 30 niños.
Por provincias, Málaga y Almería acogen un mayor número de alumnos extranjeros, pero su perfil es muy diferente debido a su lugar de procedencia. Este curso, Málaga escolariza 5.854, de los que un 60% es de origen europeo y un 16% africano. No obstante, estos datos se invierten en Almería, donde del total de 2.610 inmigrantes, más de la mitad es de origen magrebí o subsahariano, mientras que el porcentaje de europeos desciende al 32%.

Alumnado marroquí

El mayor número de estudiantes extranjeros escolarizados en Andalucía procede de Marruecos, concretamente 3.312. Le siguen Reino Unido con 1.749, Alemania con 1.154 y Francia con 621.
La consejera de Educación revela que este año se ha producido un crecimiento importante del alumnado procedente de Italia, que ha pasado de 195 niños en el curso 1999-2000, a 509 en la actualidad. Así como, los ecuatorianos escolarizados han aumentado de 94 el curso pasado a los 322 de este año. La aportación de alumnos que ha crecido de forma más acusada corresponde a Lituania con 102 (12 el año 1999-2000) y Sáhara Occidental con 342 (252 el curso anterior).
"EL alumno recién llegado es incorporado a un grupo y, si no conoce el idioma, pasa un periodo de 3 ó 4 meses en un aula temporal de adaptación lingüística o aula puente", explica Cándida Martínez. Una vez superada esta primera atención educativa, se conjuga el aprendizaje de la lengua y cultura españolas con las de su lugar de origen.

Presupuesto

La Consejería de Educación y Ciencia ha asignado una dotación económica a este plan que supera los 1.244 millones de pesetas, que se suma a los 3.130 millones que alcanza el coste de la atención educativa de estos alumnos en el sistema ordinario, por lo que la inversión total asciende a 4.375 millones de pesetas.
Entre otras medidas, este proyecto contempla el refuerzo del profesorado para el que se destinan 612 millones de pesetas a la contratación de 179 maestros y profesores. De ellos, 99 prestarán servicio de apoyo en centros que tengan más de 10 alumnos. Otros 29 docentes desarrollarán su labor en aulas puente o con minorías culturales y 51 se encargarán de la formación de adultos.
Para la financiación de servicios complementarios a los alumnos inmigrantes, la Junta destina 377 millones de pesetas. Por una parte, 300 plazas de residencias escolares se reservan para estos estudiantes. Por otra, unos 3.000 alumnos inmigrantes podrán acceder al servicio gratuito de comedor escolar y alrededor de 1.500 niños se beneficiarán del transporte escolar gratuito.

Alfabetización

En el ámbito de la educación de adultos, el gasto previsto es de 173 millones de pesetas, que irá dirigido a programas de alfabetización y formación básica de unos 2.000 inmigrantes. Un equipo de 51 profesores elaborará planes específicos con un coste de 2.400.000 pesetas.
Una partida presupuestaria de más de 84 millones de pesetas se destinará a las asociaciones de padres y organizaciones de estudiantes, con el fin de promover la participación de la población inmigrante con hijos escolarizados en la vida de los centros.
Otra de las actuaciones que contempla este plan se concreta en las campañas de sensibilización dirigidas a las familias inmigrantes, para que soliciten la escolarización en el segundo ciclo de Educación Infantil, sobre todo de los niños pertenecientes a colectivos desfavorecidos, haciendo especial hincapié en la matriculación de las niñas.
La comunidad autónoma andaluza ha puesto en marcha las Aulas Temporales de Adaptación Lingüística, un proyecto pionero conocido como "aulas puente", dedicadas a la enseñanza del español. En este curso, de las 12 aulas situadas en la comarca del Poniente almeriense, dos funcionan con carácter permanente en el C.P. "José Salazar" de El Ejido y en el C.P. "Las Lomas" de Roquetas. Un profesor atiende a grupos de unos 15 estudiantes, que asisten a clase diariamente durante tres meses. Las otras 10 aulas, cinco en Primaria y cinco en Secundaria, funcionan de forma itinerante y, en este caso, el educador se desplaza a los colegios e institutos.

Mediador intercultural

"Con el fin de apoyar el trabajo del profesorado de las aulas puente se ha creado la figura del mediador intercultural -precisa Cándida Martínez- que permite agilizar la comunicación entre los centros y las familias inmigrantes". En este curso, cuatro profesionales desarrollan esta labor en Almería y su perfil corresponde a personas que conocen en profundidad el idioma y la cultura árabe.

Problemas lingüísticos

Para la confección de este plan, la Consejería de Educación y Ciencia ha valorado las necesidades específicas del alumnado inmigrante, directamente relacionadas con los problemas lingüísticos. La consejera alude a la necesidad de dominar el idioma del país de acogida y, por otro lado, a consolidar la lengua materna para conservar la identidad cultural de origen.
Asimismo, subraya los problemas que pueden derivarse del choque entre dos maneras de concebir el mundo, las relaciones sociales, el papel de la mujer en la sociedad... "Encontrar el equilibrio entre la preservación y el respeto a estas culturas y la adecuación de las pautas culturales a los valores propios de las sociedades democráticas es una tarea compleja que también se ha intentado acometer en este Plan de Atención Educativa", subraya Cándida Martínez.

 

arriba