En el presente artículo, su autora, coordinadora de un proyecto educativo europeo entre cuatro institutos de nuestro continente, analiza la presencia emergente de Internet en el ámbito de
la enseñanza y aboga por el desarrollo de iniciativas escolares tendentes a fomentar la unión y colaboración de las escuelas europeas a través de la Red.

La unión de las escuelas europeas a través de Internet

María Eugenia Matía Amor
Coordinadora del Proyecto Sócrates-Comenius 1

 
NA  característica de  los  pro-

yectos educativos europeos en curso en los últimos años ha sido la necesidad y/o dificultad de comunicar ideas e iniciativas de manera directa y eficaz. Otra importante limitación era encontrar profesores dispuestos a utilizar documentación en lengua extranjera, porque aún hoy -no hay porqué negarlo- es raro encontrar profesores españoles de muchas materias que utilicen libros, datos, programas y referencias escritas en otras lenguas.
El origen de esta circunstancia reside en muchas causas. Sin excluir las dificultades del número de alumnos por aula y otros motivos de organización que están fuera del control de los profesores, los motivos principales del poco uso de materiales en lengua no española podrían estar tanto en la inexistente tradición del uso de materiales curriculares foráneos como en la dificultad que plantea al docente español medio el trabajo en una lengua que no sea la suya. Si a esto añadimos cierta aprensión en la extensión de las nuevas tecnologías entre algunos compañeros, no ha de extrañar que los iniciados en este campo informático hayan sufrido en los últimos años bastante incomprensión al reclamar más y mejores medios.
Las primeras causas van retrocediendo poco a poco. Cada vez son más los programas de colaboración internacional, los intercambios europeos y los desplazamientos de alumnos y profesores entre España y otros países. Al mismo tiempo, se produce una renovación generacional entre los mismos profesores y se van incorporando docentes que en sus años de formación viajaron al extranjero, aprendieron idiomas, trabajaron y convivieron con gentes de otra lengua y cultura. Esto, entre otras consecuencias, hace que en el aula comiencen a aparecer profesores que utilizan materiales en inglés, francés, alemán y otras lenguas, sin ser sus disciplinas, por el simple motivo de que conocen otros materiales educativos extranjeros, les parecen buenos y los adaptan para sus alumnos. Internet ha provocado la inesperada difusión de muchos de esos buenos materiales educativos e inducido a que muchos docentes no sólo disfruten de ellos, sino que colaboren en la creación y mejora de los mismos. Y también, de manera indirecta, Internet ha obligado a algunos compañeros a un forzoso aprendizaje del Inglés. Así las cosas, se percibe en algunos ámbitos de la enseñanza, cierto entusiasmo intelectual por aprender (aprender tecnología, mejorar idiomas, ampliar información, contrastar conocimiento). Bienvenida sea pues esta Red, que aporta datos universales y sobre todo el saber y el esfuerzo de los que generosamente colaboran en ella.

Programa Sócrates de la UE

Los programas educativos europeos enmarcados en Sócrates han favorecido en el último lustro la creación de relaciones multilaterales entre muchas escuelas de todos los niveles educativos. Con la extensión de las relaciones humanas con profesionales de otros países, llega ahora el ineludible afianzamiento de trabajos comunes entre las diversas comunidades escolares: intercambios de alumnos, semanas culturales, traspaso de información… Sin embargo, la movilidad física de alumnos y profesores no siempre es viable o posible por razones económicas. El recurso más lógico sería la utilización de los medios informáticos para comunicar iniciativas o datos, para acercar culturas y sensibilidades y, cómo no, para crear de forma multilateral gracias al uso de la misma herramienta. De hecho, el ordenador e Internet están presentes en casi todos los programas europeos de esta índole: Comenius, Leonardo, Minerva,… y en el período 2000-2006 tendrán preferencia todos aquéllos que supongan el desarrollo firme de las TIC en los centros escolares.
El problema radica en la desigual implantación de los medios informáticos entre países y en los niveles de formación tecnológica del profesorado. Para quien ha trabajado en un proyecto escolar con dos países escandinavos y dos mediterráneos, resultan evidentes los esfuerzos de los segundos para poder mantener compromisos en esta área. Aún así, podemos alcanzar objetivos simples pero muy eficaces para afianzar relaciones multilaterales como los que seguidamente exponemos. Estas posibilidades no implican necesariamente la tutela de expertos en informática, sino que algunas son "simples tareas" al alcance de cualquier profesor con sus alumnos. Inglés y medios informáticos se hacen herramientas imprescindibles en cualquier proyecto del 2000.

Factores y elementos de unión escolar en la red

Éstos son algunos de los aspectos que están ayudando a la creación de esa unión profesional de las escuelas europeas en la Red:
- Uso frecuente del correo electrónico entre alumnos y profesores de distintos países de forma asidua: envío de trabajos de aula con textos, archivos con fotos, envíos de sonidos (música, grabaciones) y vídeo (excursiones, actuaciones festivas, culturales, concursos).
- Chat controlado en el aula, con uso de idiomas comunes.
- Elaboración de la página web escolar en lengua vernácula y en inglés para dar a conocer la personalidad y oferta educativa de los centros: propaganda de cada escuela de forma gratuita y universal.
- Conocimiento del entorno geográfico y cultural de cada escuela por el acceso a los web de sus regiones y otros documentos.
- Edición de una revista escolar digital: resumen de actividades anuales, selección de trabajos y difusión en la página web.
- Progresiva homogeneidad de materiales y/o uso de materiales idénticos entre profesores con inmediatez y afinidad curricular gracias al acceso común de Internet: noticias, datos medioambientales, novedades culturales…
- Creación de comunidades virtuales sobre intereses comunes: comunicación entre los equipos de trabajo a través de foros y canales dedicados en los chat-rooms; implicación del alumnado en temas transversales y de actualidad.
- Gran fábrica de creación de materiales: colaboración y participación en grupos de trabajo a distancia; autoría compartida y contrastada.
- Posibilidad de desarrollo tecnológico de la comunidad educativa y de aprendizaje a través de los materiales gratuitos descargables de la Red.
- Almacenamiento de materiales de uso común en discos duros en la red.
- Comunicación en vivo, con imagen y sonido a través de webcam y programas "talk on the net".
- Uso de la lenguas comunes a los proyectos, preferentemente Inglés.
- Constancia y asiduidad en las comunicaciones con otras escuelas por la inmediatez de la red: mayor facilidad en la preparación de proyectos, coordinación de intercambios, etc.

Como coordinadora de un Proyecto educativo europeo entre cuatro Institutos europeos, he tenido la ocasión de conocer países nórdicos con un avanzado nivel de uso de los medios informáticos en las aulas, favorecido también por una gestión de mantenimiento de los equipos por personal especializado. En nuestro país, son muchos los profesores que dedican su tiempo y esfuerzo a colaborar en el mantenimiento de esas aulas, sin más. Confiemos que en el futuro, el camino hacia el desarrollo de iniciativas escolares como las que ahora presentamos, sean viables gracias a una necesaria adecuación de las mismas. La unión de las escuelas europeas pudo comenzar en la última década gracias a los contactos humanos y la movilidad física del mundo docente; afianzar esas relaciones profesionales a través de la Red es y puede ser un objetivo de los próximos años.

 

arriba