Formar ciudadanos para
la convivencia

El colectivo Lorenzo Luzuriaga plantea alternativas
de izquierda en las conclusiones de un seminario sobre "Los fines de la educación"

La escuela debe contribuir a formar ciudadanos para la conviven- cia, "sujetos libres, justos, solidarios, tolerantes y científicamente instruidos, según las conclusiones de un seminario sobre Los fines de la educación, organizado por el colectivo Lorenzo Luzuriaga. Este grupo de profesores y expertos plantea alternativas de izquierda frente a las tendencias neoliberales en la enseñanza.

Madrid. G. A.
El 10 de noviembre de 1999 medio centenar de profesores y expertos en materia educativa constituyeron el colectivo Lorenzo Luzuriaga, para contribuir a "la construcción de nuevas alternativas de izquierda a la educación". Y para hacer frente a "los nuevos retos que la ofensiva neoliberal plantea a la concepción progresista de la educación y que contribuye, muy especialmente, al deterioro de la escuela pública".
Este grupo ha tomado el nombre de un pedagogo nacido en Valdepeñas en 1889 y muerto en Buenos Aires en 1959, "que supo unir los valores de la Institución Libre de Enseñanza y del socialismo, con una clara visión de futuro". Y ha pretendido "abrir espacios de reflexión y debate acerca de los fines y el futuro de la educación de nuestro país desde una perspectiva progresista, y llamar la atención a los responsables políticos para dar soluciones a las demandas de la comunidad educativa".
Durante los últimos meses, el colectivo ha organizado un seminario sobre Los fines de la educación, que en una primera fase se ha desarrollado a través de documentos y comunicaciones de sus propios miembros. Después ha recurrido a la colaboración de expertos como Ángel I. Pérez, catedrático de Didáctica y Organización Escolar de la universidad de Málaga; Fernando Hernández, profesor de Formación inicial de la universidad de Barcelona; Luis Gómez Llorente, catedrático de Filosofía de Educación Secundaria; Mariano F. Enguita, catedrático de Sociología de la universidad de Salamanca; Julio Carabaña, también catedrático de Sociología de la UCM; y Manuel de Puelles, catedrático de Política Educativa de la UNED.

Ponencias y debates

Dicha colaboración se ha plasmado en la celebración de un ciclo de seis ponencias, matizadas o replicadas por miembros del colectivo, sobre "Los fines de la educación"; "Educación y desarrollo de la personalidad"; "Educación y ciudadanía"; "Educación y trabajo"; "Educación e igualdad" y "Educación y Libertad". El seminario ha concluido con debates sobre las aportaciones de los citados ponentes, y sobre la opinión que tienen los miembros del colectivo Lorenzo Luzuriaga "sobre lo que la izquierda puede entender como fines de la educación".
El resultado de todos estos trabajos y deliberaciones ha conducido a una serie de consideraciones y conclusiones, recogidas en un publicación y en seis cuadernos monográficos". En ellas se recuerda que "el fin primordial de la educación es el desarrollo de la personalidad humana de los alumnos, en cuanto sujetos libres, justos, solidarios, tolerantes y científicamente instruidos". Y se afirma que "el sistema educativo debe promover de manera equilibrada la instrucción y la formación, la solidaridad y la competencia personal. La educación para la competitividad supone, a medio plazo, la destrucción de los valores de cohesión social y solidaridad, que son el fundamento de las sociedades justas y auténticamente democráticas".

Un derecho

Representantes del grupo Lorenzo Luzuriaga y de FETE-UGT han presentado las conclusiones del seminario, en un acto en el que el profesor de Bachillerato Alfonso Berlanga ha insistido en estas afirmaciones al indicar que "la escuela es un derecho, no un mercado. Lo que distingue a una sociedad progresista de una sociedad liberal es que forma ciudadanos para la convivencia en vez de individuos competitivos, que es lo que se está haciendo en España".
En representación de FETE, José Pérez Hiruela ha añadido que "la escuela de calidad no es la de mayor valor instrumental, no sólo fomenta el conocimiento. Tiene que tener también en cuenta otros aspectos de la educación, como la cohesión social y la convivencia". Y el coordinador del colectivo, José Torreblanca, ha señalado que "no se debe polarizar la educación entre unos centros que atienden a emigrantes y pobres y otros a ricos y favorecidos, porque perderá sus valores y no servirá para formar ciudadanos. Los planteamientos neoliberales están introduciendo el mercado en la escuela, que no podrá satisfacer los fines de igualdad, de socialización y de integración social".

 

arriba