Más de 500 responsables de centros debaten la función directiva

Mayor autonomía y profesionalización, propuestas del congreso celebrado en Madrid

El responsable del centro debe ser docente y conocer estrategias de dirección y de recursos humanos son algunas de las conclusiones del Congreso "En clave de
calid@d", celebrado en Madrid. Asimismo, la Fundación Hogar del Empleado organizó unas jornadas sobre la dirección escolar y la calidad educativa.

Pilar del Castillo se dirige a los participantes en el congreso
"En clave de calid@d". (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Más de 500 responsables de centros, expertos e investigadores que participaron en el Congreso coincidieron en que la condición docente continúe siendo requisito previo al acceso a la dirección y que, además de tener una amplia experiencia docente y en cargos directivos o de coordinación didáctica, el candidato posea una formación en estrategias de dirección y de recursos humanos, así como que esta formación sea continua.
Ante el absentismo en la presentación de candidatos, estos expertos aseguran que debe prestigiarse la figura del director con una adecuada profesionalización, con la consolidación de su nivel retributivo y con una mayor valoración social.
Representantes sindicales y de diversas asociaciones educativas también intervinieron en este encuentro, donde se apostó por dotar de mayor autonomía a los directores, reforzando su autoridad para facilitar la toma de decisiones, además de incrementar la autonomía de gestión, de recursos y de relaciones con la Administración.

Nuevas tecnologías

Ante la complejidad jurídica de la función directiva, los participantes proponen establecer cauces para la cobertura de la responsabilidad civil de los directores y demandan la decidida incorporación de las tecnologías de la información a los centros.
Con la celebración de este congreso, el Instituto Superior de Formación del Profesorado pretendía analizar los diferentes estilos de dirección y su impacto en los centros; profundizar sobre el concepto de excelencia en los centros docentes como motor de un sistema de calidad; comparar la dirección escolar española con la europea; y valorar el papel de las nuevas tecnologías en la función directiva. Asimismo, este congreso ha servido para recoger de forma directa sugerencias para la tramitación de la Ley de Calidad, en el ámbito de la mejora de la función directiva.
Según se puso de manifiesto en este encuentro la futura Ley de Calidad de la enseñanza dignificará, profesionalizará e incentivará la figura del director escolar, además de consolidar su nivel retributivo y potenciará su autonomía de gestión y su autoridad para facilitar la toma de decisiones en los conflictos que pueden surgir en los centros.

Debate virtual

En este sentido, el Instituto Superior de Formación del Profesorado dará continuidad al congreso, a través de un debate virtual al que tendrán acceso los interesados en la dirección de Internet: http://en.clave.mec.es
La jornada inaugural contó con la intervención de Pilar del Castillo, quien valoró especialmente este encuentro porque "pretende reflexionar sobre cuál es el mejor modo de configurar la función directiva de los centros, con un solo fin: elevar la calidad del sistema educativo, objetivo con el que el Ministerio de Educación está decididamente comprometido".
A su juicio, es conveniente recapacitar sobre las tareas que deben desempeñar los directores y "ver si la carga lectiva que soportan es o no adecuada para ejercer la función directiva". También subrayó que en la elección de un director es importante que se conjuguen la cualificación profesional, la representatividad y la relación con la Administración.
En referencia a los diferentes modelos de dirección escolar en Europa, la titular del MECD puntualizó que el análisis comparado muestra que existe una tendencia generalizada "hacia la búsqueda de la cualificación profesional de quien ha de responder de la dirección del centro hacia modelos profesionalizados de gestión y hacia la evaluación y control de la calidad, lo que ha fomentado la articulación de sistemas de evaluación, así como la aparición de indicadores internacionales".

Formación permanente

La ministra planteó los principales desafíos que afronta en la actualidad la función directiva y propuso reflexionar sobre cuál es el mejor sistema de acceso a la función directiva: un sistema que permita tener directores cualificados, con posibilidad de gestionar con competencia profesional y eficacia.
Según Pilar del Castillo, es conveniente abordar la formación científica que reciban los directores, tanto al inicio como en el ejercicio de su función, además de revalorizar las tareas propias del director.
En el transcurso de este encuentro, diversas mesas de trabajo debatieron sobre la función directiva. Los presidentes y secretarios de estas mesas han confeccionado un informe de consideraciones y propuestas, que será utilizado como documento de trabajo para la elaboración de la Ley de Calidad.

Jornadas sobre dirección escolar

Paralelamente a este congreso, la Fundación Hogar del Empleado (FUHEM), el Forum Europeo de Administradores de Educación y la Universidad Pontificia de Comillas organizaron unas jornadas para analizar la dirección escolar y la calidad educativa.
Roberto Rey, director de Promoción Educativa de la FUHEM, destacó la falta de candidatos para la dirección de los centros escolares. Según coincidieron los ponentes, la figura del director de cuerpo no ha funcionado en España y, por tanto, no es un modelo válido.
El catedrático José Luis García Garrido, de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, analizó los tres modelos fundamentales del director escolar en Europa: el alemán, el inglés y el francés. En referencia al español, señaló que es "original pero ineficaz" y no se mostró partidario de un director de cuerpo, "figura que fracasó en España", afirmó.
Por su parte, la ponencia de Joaquín Gairín, de la Universidad Autónoma de Barcelona, defendió el actual modelo participativo, señalando que es "un buen modelo al que habría que reforzar con una mayor autonomía para hacerlo más eficaz".

Independencia

Manuel Alvarez, de la Comunidad de Madrid, defendió la profesionalización del director, pero tampoco discutió el actual modelo que, por otro lado, al estar muy arraigado, resultaría difícil de cambiar, aseguró. No obstante, subrayó que el modelo actual tendría que adquirir mayor independencia respecto al propio claustro que lo ha elegido y a la Administración.
En la mesa redonda de sindicatos, tanto Fernando Lezcano, de CCOO, como Jesús Ramón Copa, de FETE-UGT, se mostraron partidarios del actual modelo, mientras que José Luis Fernández Santillana, de USO, añadía que hay que tener en cuenta la opinión del claustro en la elección del director.
Para Angel Astorgano, de FERE, la dirección de los centros escolares está sometida a un número excesivo de tensiones que le impiden alcanzar situaciones de mayor creatividad y crecimiento de la propia acción educativa. Para solucionar esta situación, coincidía con los ponentes en apostar por una gran dosis de autonomía de los centros.

Crisis

En el transcurso de este debate, Alfonso Unceta, viceconsejero de Educación del gobierno vasco, planteó que está pasando desapercibido el hecho de que no se puede hablar de dirección sin abordar el modelo de centro y recalcó que la escuela no puede gestionarse de manera "burocrática y rutinaria". A su juicio, "el modelo de dirección entra en crisis porque la escuela está en crisis".
Por su parte, Joan Amízaga de CEAPA apostó por un modelo participativo e insistió en el falso antagonismo entre la dirección profesional y la participativa y en la mala opción que supone elegir entre una u otra, cuando las dos son complementarias.
La clausura de las jornadas corrió a cargo de Juan Carlos Doadrio, viceconsejero de Educación de la Comunidad de Madrid, quien abogó por la autonomía de los centros, con un cierto control ejercido desde la Administración.

 

arriba