La futura Ley de Universidades modificará la carrera docente y su sistema de acceso

Pilar del Castillo asegura que la nueva normativa "no va a cercenar en absoluto a la autonomía de las universidades"

Julio Iglesias de Ussel, secretario de Estado de Educación y Universidades. (Foto: Rafael Martínez)

Aumentar la calidad del sistema universitario, incrementar la movilidad de profesores y alumnos, favorecer la inserción de la Universidad española en el espacio europeo y dotar de un nuevo diseño a la
 
carrera docente y a su sistema de acceso son los puntos centrales de las líneas de trabajo que el MECD mantiene en la
elaboración del proyecto de la futura Ley de Universidades.

Madrid.
El secretario de Estado de Educación y Universidades, Julio Iglesias de Ussel, y el director general de Universidades, Ismael Crespo, informaron el pasado día 21 de marzo, en la sede del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, sobre las líneas generales del proyecto de la nueva Ley de Universidades, del que aún no existe borrador, y explicaron que con la nueva normativa se pretende dotar de un nuevo diseño a la carrera docente e investigadora, aumentar la calidad del sistema universitario, incrementar la movilidad de profesores y alumnos y fomentar la inserción del sistema universitario español en el espacio común europeo.
Iglesias de Ussel señaló que la actual carrera docente universitaria "peca de breve y mal incentivada", y explicó que el MECD trabaja sobre la idea de alargar su duración "con unos tramos de acceso y promoción claros". A este respecto, el director general de Universidades, Ismael Crespo, precisó que se pretende reforzar la figura del profesor ayudante, que podrá disponer de más años para la realización de su tesis doctoral. "Si se aumenta el tiempo de estancia de los ayudantes universitarios -indicó Crespo- se les da más estabilidad y más tiempo para hacer tesis de mayor calidad, y una vez que tengan el doctorado, estos jóvenes podrían realizar una evaluación para pasar a la figura de ayudante doctor, que también podría ampliarse a tres o cuatro años, frente a los dos actuales".
Otras líneas de trabajo en las que el MECD incide hacen referencia a la evaluación de las universidades y de las titulaciones, con objeto de aumentar la calidad del sistema; al propio sistema de acceso a la carrera docente, y al incremento de la movilidad universitaria, tanto de alumnos como de profesores.

Respeto a la autonomía universitaria

La ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, en declaraciones efectuadas el pasado día 27 de marzo, afirmó que la Ley de Universidades que prepara su departamento "no va a cercenar en absoluto la autonomía de las universidades", y confirmó que en la próxima reunión del Pleno del Consejo de Universidades, a celebrar el día 19 del presente mes, presentará las bases de esta nueva Ley.
La ministra aseguró que "el Ministerio ha ido explicando cuáles son las bases de la reforma en las intervenciones que he tenido en el Parlamento y en otros foros", y recalcó que "se está procediendo con transparencia, tranquilidad y serenidad, y, en último término, dando respuesta a nuestro sistema educativo". En este sentido, Pilar del Castillo precisó que "hemos tenido conversaciones con distintos rectores y con la comisión directiva de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE)", y aseguró que "en el momento en que haya unos textos concretos se procederá a hablar de la Ley sobre documentos concretos".
Respecto al anteproyecto de ley de los Consejos Sociales de las Universidades de la Generalitat Valenciana, Pilar del Castillo señaló que dicho anteproyecto "no tiene por qué entrar en contradicción con la normativa vigente (Ley de Reforma Universitaria) ni con lo que diga la futura Ley de Universidades", y añadió que "yo creo que no va a haber problemas en ese sentido".

Equilibrio entre autonomía y responsabilidad social

Por su parte, el presidente de la CRUE y rector de la Universidad Politécnica de Madrid, Saturnino de la Plaza, en declaraciones efectuadas el mismo día, 27 de marzo, en el acto de presentación de la Convención de Instituciones Europeas de Enseñanza Superior que se celebra en Salamanca, recogidas por la Agencia EFE, dijo que "esperamos que la Ley de Universidades que prepara el Ministerio de Educación no quiera cercenar la autonomía de los centros de enseñanza superior", y afirmó que "compartimos el criterio de perfecto equilibrio entre la autonomía universitaria y la responsabilidad social de dar un servicio público, pero la discusión está en cómo se quiere llevar ese equilibrio".
Según explicó el presidente de la CRUE, para los rectores "un asunto clave de la Ley es la forma de gobierno de las universidades", y precisó el papel de los Consejos Sociales "es un punto crítico, más que la forma de elección del rector, ya que la cuestión es ver qué competencias se asignan".
Respecto al anteproyecto de ley de Consejos Sociales de las universidades valencianas, De la Plaza señaló que "no es la línea adecuada", porque "no se deben propiciar leyes desde las Comunidades Autónomas que mermen la autonomía", y añadió que "si estos organismos tienen que autorizar convenios, contratos y el control de gastos se puede paralizar el funcionamiento y la capacidad de autogestión de las universidades".
Sobre el nuevo diseño de la carrera docente e investigadora, previsto en la futura Ley de Universidades, el presidente de la CRUE pidió "coordinación entre el Ministerio de Educación y el Ministerio de Ciencia y Tecnología", y expresó su preocupación por la nueva convocatoria de contratos por cinco años para 800 investigadores que prepara el Ministerio de Ciencia y Tecnología, señalando al respecto que "se suscita el problema de que no haya renovación", y puntualizó que "históricamente, ha dado mal resultado crear figuras legales muy competitivas si luego no hay salida". Asimismo, De la Plaza mostró su temor de que con la citada convocatoria "al final se beneficien más los organismos públicos de investigación que las universidades".

 

arriba