Vivir en ciudades históricas

La Caixa promueve un programa interdisciplinar para fomentar la sensibilidad de los alumnos de ESO por la conservación del patrimonio

Dos imágenes
de las ciudades
de San Sebastián
y Lugo.

Estudiantes de ESO participan cada curso en un proyecto promovido por las Caixa,
para fomentar el interés los jóvenes por el futuro de las ciudades históricas. Ayudados por un material específico realizan un análisis y diagnóstico sobre la realidad
y necesidades de sus

 
localidades, y formulan propuestas sobre la reestucturación de monumentos, rehabilitación de viviendas, peatonización de calles, equipamientos culturales y rentabilización del patrimonio.

Madrid. G. A.
La Fundación "La Caixa" puso en marcha durante el curso 1997/98 el programa Vivir en las ciudades históricas. Pasado y presente hacia un futuro sostenible, que se enmarca dentro de los programas educativos y sociales de esta institución. Se dirige a los centros y estudiantes de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), y tiene su origen en una iniciativa de la Asociación Española de Ciudades Históricas para fomentar la sensibilidad de los jóvenes hacia el futuro y el valor patrimonial de esas localidades.
El programa es interdisciplinar, es decir, está abierto a todas las áreas de estudio, especialmente a las de Geografía, Historia y Ciencias Sociales, pero también a las de Ciencias Naturales, Plástica, Matemáticas e incluso Lengua y Literatura. Las escuelas que participan disponen de un material específico que constituye la base para realizar las actividades que se proponen, y que se dividen en tres fases: análisis, diagnóstico y pronóstico.
Así, el vídeo Vivir en las ciudades históricas sirve de introducción al tema de las ciudades como patrimonio vivo, intenta motivar a los estudiantes y les invita a participar en un proyecto de investigación sobre su propia localidad. Para comprender cómo y hacia donde ha crecido tienen que conocer su medio físico, para lo que disponen de un mapa topográfico, uno hidrogeológico y una fotografía aérea, todos a la misma escala. También pueden utilizar un Álbum para ver su evolución de una forma muy clara y gráfica, a través de datos económicos, demográficos, sociales, culturales, mapas, fotografías, etc.

La experiencia diaria

Tras descubrir en esta primera fase de donde viene su ciudad, los alumnos pasan al trabajo de campo para saber también adonde va. Quo vadis propone descubrirla a través de los sentidos y la experiencia diaria, conocer de forma directa su medio físico, su arquitectura, su urbanismo, su naturaleza y su ritmo de vida. Y el Kit de diagnóstico ofrece diversos instrumentos de cuantificación, como termómetros para medir temperaturas, cuadrículas para situar y medir manchas y grietas, o higrómetros para la humedad. Todo ello se completa con encuestas entre los ciudadanos sobre las valoraciones y conocimientos que tienen de su entorno urbano, y sobre las decisiones que tomarían para conservar el patrimonio.
Una vez analizada y diagnosticada la localidad, los alumnos se enfrentan a ejemplos prácticos y a dilemas cruciales, como la restauración de monumentos, la rehabilitación de viviendas, la peatonización de calles, los equipamientos culturales y la rentabilización del patrimonio. De todo ello y de los debates y conclusiones que originen en clase surgirán las propuestas de futuro para la ciudad, que son el objetivo último del programa. De forma paralela a todas estas actividades se celebran cursos de formación para los profesores implicados en el proyecto.
El programa comenzó en 1997 y participaron en la primera edición 220 colegios de las siete ciudades españolas declaradas en aquellos momentos Patrimonio de la Humanidad: Salamanca, Santiago de Compostela, Ávila, Toledo, Cáceres, Segovia y Córdoba. Hasta ahora han tomado parte 682 profesores y 8.199 alumnos de 361 centros educativos, procedentes de 21 localidades, que han presentado 169 proyectos. En el presente curso 2000-01 han sido los estudiantes de La Laguna, Soria, Pamplona, Granada, Lugo y San Sebastián quienes han protagonizado esta actividad, y los de las dos últimas han presentado ya sus propuestas.

Propuestas de los alumnos

Los 425 alumnos que han participado en Lugo proponen la peatonización de las rondas de la muralla, ganando así una nueva zona de paseo para la ciudad, y la restauración de los pazos y las capillas del casco antiguo, el Puente Viejo, las Termas Romanas y el cuartel de San Fernando, mediante la colaboración entre empresas privadas e instituciones públicas. También opinan que hay que rehabilitar las viviendas del casco antiguo para evitar su deterioro y mejorar el entorno, y creen que las zonas que están en peor estado son las calles de Tineria, la Rúa Nova, la Rúa da Cruz y la Plaza do Campo. Sobre equipamientos culturales plantean ampliar la zona de estudio de las bibliotecas, crear un museo arqueológico y ampliar la oferta cultural de la ciudad. Y respecto a la rentabilización consideran que habría que promocionar turísticamente la ciudad a través de "paquetes culturales y de ocio".
En San Sebastián han participado 345 estudiantes, que han planteado la peatonización de las calles para "mejorar la calidad de vida"; la rehabilitación de edificios antiguos conservando su fachada y adecuando el interior; y la restauración del parque Cristina Enea, el cine Bellas Artes y el palacio Miramar, pero teniendo en cuenta también los edificios situados en los barrios periféricos y no sólo los del centro. Entienden que hay que mantener los equipamientos culturales actuales, adecuando su uso a las necesidades reales de los donostiarras; rentabilizar el turismo según las características propias de la ciudad, y reclaman más aparcamientos y parques públicos.
En todos los casos, las actividades del programa Vivir en las ciudades históricas culminan con sendos debates de ciudad. Son coloquios abiertos a todos los centros educativos de las respectivas poblaciones, para que los delegados de los alumnos participantes expongan sus conclusiones y proyectos. También asisten representantes de los ayuntamientos implicados y expertos locales en temas de urbanismo, patrimonio artístico y medio ambiente. De forma simultánea se realizarán exposiciones con los proyectos elaborados por los estudiantes, y se publicarán los resultados de los mapas de impacto, elaborados a partir de los resultados de encuestas que han realizado entre sus conciudadanos.

 

arriba