Aumenta la demanda de
Educación Infantil

FETE-UGT presenta los resultados de un estudio sobre
la evolución reciente y el futuro del sector

La demanda en la Educación Infantil ha aumentado en los últimos años, especialmente en los tramos de menor edad, según un estudio de FETE-UGT. Factores como el descenso del paro, el aumento de los niveles de renta y la incorporación de la mujer al mundo laboral, compensan la reducción de la tasa de natalidad.

Madrid. G. A.
La Federación de Trabajadores de Enseñanza de UGT (FETE-UGT) ha celebrado unas jornadas, para difundir los resultados de un estudio sobre la Enseñanza Infantil privada, realizado por esta organización con el fin de analizar cuál es la situación actual, la evolución reciente y las tendencias del sector. Este proyecto está subvencionado por la Fundación para la Formación Continua (FORCEM) y el Fondo Social Europeo, y pretende "contribuir a la promoción profesional y social de los docentes de los centros de Asistencia y Educación Infantil a través de una oferta educativa de calidad, anticipando los posibles cambios derivados del sector productivo y cualificaciones emergentes".
Este Estudio sectorial de Enseñanza Infantil privada y evolución del sistema productivo y su incidencia en las Competencias Profesionales y en los Itinerarios Formativos, está basado en un trabajo de campo realizado mediante 30 entrevistas en profundidad, 390 cuestionarios y 5 grupos de discusión. Y se refiere al período comprendido entre 1995 y 1999, marcado por una reducción de la tasa de natalidad, un aumento de los niveles de renta de la población, y por los cambios derivados de la LOGSE. En ese tiempo ha disminuido en un 4,3% el número de centros infantiles privados, pero ha aumentado la demanda en un 1,4% lo que, unido a la reducción de las ratios por la aplicación de la LOGSE, ha originado un aumento en el número de unidades.
También se ha registrado una tendencia hacia una escolarización cada vez más temprana, con un aumento del 30,8% en el caso de los niños menores de un año. Según el informe, las familias recurren cada vez más al sistema educativo para el cuidado de sus hijos en los tramos de menor edad, "debido a factores como el descenso del desempleo, el citado incremento de los niveles de renta y la incorporación de la mujer al mercado laboral. Exigen calidad y quieren centros que cumplan los requisitos legales establecidos".

Alternativas

Mientras tanto, se encuentran con una "oferta pública insuficiente y una oferta privada en proceso de reestructuración". La figura de la pequeña guardería tiende a desaparecer por no poder afrontar las nuevas reglas de la competencia y los requerimientos legislativos. Por ello se detectan otras ofertas alternativas a la escolarización, como las "ludotecas" o centros infantiles de ocio y tiempo libre; y los "cuidadores infantiles", que desde la formación ocupacional tienen como competencia la posibilidad de la asistencia a domicilio de los más pequeños.
Por último, el perfil profesional de los trabajadores de la Educación Infantil privada es, mayoritariamente, el de una mujer menor de cuarenta años, con más de seis de experiencia, con estudios universitarios y "con alto carácter vocacional". Una mujer que demanda cursos de formación complementaria sobre salud y riesgos laborales, sobre control del estrés, sobre nuevas tecnologías y, especialmente, sobre inglés. El 52% de los contratos tienen carácter fijo, el 37,5% temporal y el 10,5% restante son "modalidades poco definidas".

 

arriba