Estudiantes de ESO, Bachillerato y FP se manifiestan ante el Ministerio
de Educación, Cultura
y Deporte.
(Foto: Rafael Martínez)

Los estudiantes de Secundaria
se oponen a las reformas educativas

El Sindicato de Estudiantes convocó una jornada de huelga y diversas manifestaciones

Miles de estudiantes se movilizaron el pasado 29 de marzo en diversas ciudades para protestar contra las reformas educativas que está elaborando el MECD. La Ley de Calidad de la Enseñan-za, los itinerarios de la ESO, la reválida y la modificación
de la FP y la LRU centraron las críticas de los manifestantes.

Madrid. R.C.
Según datos facilitados por las Consejerías de Educación de las Comunidades Autónomas, el seguimiento de la huelga ha sido del 26%, mientras el Sindicato de Estudiantes (SE) estima que fue de un 90%, que se traduce en unos dos millones de alumnos. La manifestación más numerosa tuvo lugar en Madrid, donde acudieron más de 15.000 estudiantes, según el SE, y unos 3.500 para la Policía. En Barcelona se movilizaron unos 1.500 alumnos, según la Guardia Urbana, y 5.000 para los organizadores.
Este Sindicato se muestra contrario a la imposición de una reválida, la oferta de distintos itinerarios educativos según el rendimiento académico de los alumnos, la adaptación de la oferta de Formación Profesional a las demandas del mercado laboral y los conciertos a centros privados de educación infantil. Según el Sindicato de Estudiantes, esta reforma "pretende favorecer la privatización de la enseñanza pública, incrementando las subvenciones a los centros concertados". La secretaria general del SE calificó la jornada de huelga de "éxito absoluto" y consideró que es un primer paso de lo que puede suceder si la Administración educativa no modifica sus planes respecto de la reforma.

Proceso de diálogo

Por su parte, Pilar del Castillo, ministra de Educación, Cultura y Deporte, ha declarado que "no hay razones para convocar una huelga, convocatoria hecha exclusivamente por uno de los sindicatos de estudiantes, no todos". También precisó que el MECD está elaborando una serie de proyectos sobre reformas educativas, que tendrán unas consecuencias muy positivas para la enseñanza.
En esta línea, el director general de Educación, Formación Profesional e Innovación Educativa, José Luis Mira, afirmó que "el Ministerio es respetuoso con las convocatorias, pero no entiende el objeto de esta protesta contra una Ley que todavía está en proceso de diálogo y de la no hay aún un borrador sobre el que empezar a discutir".
Además, indicó que el MECD analiza los diferentes puntos de vista de los miembros de la comunidad educativa, con el fin de estudiar los puntos débiles del actual sistema educativo. Hasta la fecha, se han mantenido reuniones con más de 50 organizaciones y continúa el proceso de diálogo.
En su opinión, la medida de hacer obligatorias dos pruebas, una vez concluido el bachillerato, para obtener el título y acceder a estudios superiores "es la forma de equipararnos al resto de los países, puesto que somos de los pocos que no cuentan con una prueba para validar los estudios secundarios". No obstante, precisó que "se han barajado muchas posibilidades y ésta aún no es definitiva ni está decidida".

Modelo plural

Por su parte, Eugenio Nasarre, presidente de la Comisión Nacional de Educación del PP, defendió la reforma que ha emprendido el MECD, como una medida necesaria para adaptarse al hecho de que "ya ha acabado el modelo educativo uniforme en Europa, a favor de la pluralidad". A su juicio, el objetivo de estos cambios se concreta en atender las necesidades generadas por los cambios sociológicos registrados en el país en los últimos años, como la creciente llegada de inmigrantes, que supondrá la incorporación de "decenas y decenas de miles" de alumnos extranjeros a las aulas, en su mayoría sin conocer el idioma y la cultura españolas.
A través de las normativas destinadas a modificar la Formación Profesional y la Ley de Reforma Universitaria, así como a potenciar la calidad de la enseñanza, el Ejecutivo pretende adecuar la formación de los jóvenes al mercado laboral. A ese fin contribuirá especialmente la nueva ley de FP, un apartado que "va a ser básico para lograr un objetivo fundamental para la sociedad española que es el pleno empleo", subrayó.
Nasarre, que preside la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados, precisó algunos aspectos del proyecto de mejora de la calidad de la enseñanza, como la ampliación del aprendizaje de una lengua extranjera, "un objetivo prioritario de la Unión Europea", e incrementar la autoridad del profesorado.

Reacciones

Por otra parte, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) apoya las reivindicaciones planteadas por el SE y coincide en que los decretos de enseñanzas mínimas suponen un incremento de los contenidos de la ESO, por lo que es previsible que aumente el número de alumnos que no superen esta etapa y, además, no es partidaria de establecer otras medidas selectivas, como itinerarios segregadores en la ESO y reválidas.
Asimismo, la Federación de Enseñanza de CCOO ha manifestado su adhesión a las movilizaciones de los estudiantes de ESO, Bachillerato y FP y, nuevamente, exigen a los responsables del MECD que presenten "documentos rigurosos y los discutan con la comunidad educativa".
En esta línea, la Confederación de STEs se declara en contra de los "itinerarios" y la implantación de la reválida, así como en un comunicado expresa su apoyo a los representantes de los alumnos.

 

arriba