Aznar anuncia reformas

profundas contra
el fracaso escolar

Los ministros de Educación iberoamericanos apuestan por la cooperación para superar las desigualdades y los desafíos de
la mundialización.

Jose María Aznar ha anunciado cambios en todos los niveles del sistema educativo español, para aumentar la calidad de la enseñanza y combatir el fracaso escolar.
El presidente del Gobierno ha intervenido ante los ministros de Educación iberoamericanos, que se han reunido en Valencia para preparar la próxima cumbre iberoamericana,
y han reclamado mayor cooperación para solucionar los déficits formativos y superar las desigualdades.

El presidente José María Aznar y la ministra Pilar del Castillo han reclamado relaciones más intensas y mayor cooperación ante los responsables de Educación
de los países iberoamericanos. (Fotos: EFE)

Valencia. G. A.
El Consejo Directivo de la Organiza- ción de Estados Iberoamericanos (OEI), presidido actualmente por España, celebró el pasado 26 de marzo en Valencia su 68 reunión ordinaria, con la participación de representaciones de los ministerios de Educación de los países miembros. Los asistentes han aprobado programas    de   cooperación   sobre

Educación en Valores; Desarrollo Escolar y Administración Educativa; Educación y Trabajo; Calidad y Equidad en la Educación; Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación; Educación Superior; e Iberoamérica: Unidad cultural en la Diversidad.
También han decidido dar un impulso especial al Observatorio de Educación Iberoamericana, "como espacio de reflexión e intercambio de experiencias creadoras del pensamiento iberoamericano, que se alimenta y alimenta a su vez la programación educativa". Y han acordado a estudiar medidas para regular la actividad de las universidades virtuales, y que sus diplomas sean válidos en toda la comunidad iberoamericana.
Además, el secretario general de la OEI, Francisco Piñón, ha entregado la Medalla de Oro de dicha organización a José María Aznar, en reconocimiento a la labor del Gobierno español en favor de la cooperación. Durante su intervención, el presidente reiteró la intención de su Gabinete de avanzar en las reformas educativas anunciadas en nuestro país, de acometer un cambio radical en todos los niveles de la enseñanza.

Reflexión

Según José María Aznar, la educación afronta en España "un proceso de reflexión profundo, serio y prometedor". Un proceso que, en su opinión, "ha dado lugar la un programa reformista que abarca cambios en todos los niveles de nuestro sistema educativo, y que asume las reformas como condición indispensable para asegurar que cada alumno adquiere un bagaje de conocimientos suficiente para afrontar su propio futuro".
El presidente español cree que hay que cuestionar "demasiados dogmas", como el que considera que la extensión de la educación "debe llevar necesariamente aparejada un descenso de la exigencia y de la calidad". Y dice que la tasa de fracaso escolar es demasiado elevada en la ESO y el Bachillerato lo que, a su juicio, pone de manifiesto la desmotivación que soporta una parte del alumnado, y que es compartida por los profesores y los directores de los centros.
José María Aznar considera asimismo que el ámbito educativo es "reacio a las reformas", y que una parte importante de los criterios pedagógicos de las últimas décadas han sido un fracaso. "No podemos conformarnos con la mediocridad -afirma-, ni permitir que algunos alumnos terminen sus años de formación sin dominar los saberes básicos". Y ha añadido que las reformas que propone su Gobierno para combatir todos estos problemas se basan en "el rigor, la exigencia y la calidad", y van "más allá de localismos estrechos".

Cambios

También ha avanzado algunas de las líneas maestras de dichas cambios, como la profesionalización de la función directiva de los centros escolares; el fomento de la autonomía docente y organizativa; la incorporación de las nuevas tecnologías a la educación; y el establecimiento de fórmulas que hagan atractiva la Formación Profesional para los empresarios. O la "apuesta por el binomio autonomía-responsabilidad, por mejorar el gobierno de las instituciones y por hacer más fiable la selección del profesorado" en el ámbito universitario.
En este sentido, la ministra española de Educación , Pilar del Castillo, ha asegurado que su Departamento pretende enviar al Congreso "antes de que finalice el mes de junio" los tres grandes proyectos legales de reforma, referidos a la calidad educativa, la Formación Profesional y la Universidad. Pero ha advertido que dichas propuestas "están aún en fase de elaboración y no hay todavía ningún texto que fije las posiciones del Ministerio, que lleva tiempo hablando al respecto con todos los sectores y agentes educativos implicados".
Por otra parte, Pilar del Castillo ha indicado que los españoles tenemos que ser conscientes de que "nuestro papel en Europa va a ser tanto más relevante cuanto mayor sea la intensidad de nuestras relaciones, y nuestra cooperación, con los pueblos y los estados de Iberoamérica". Ha añadido que sólo conseguiremos "una proyección verdaderamente universal si perfeccionamos nuestra condición de grupo iberoamericano de naciones". Y ha abogado por mejorar los mecanismos de financiación y de cooperación, incluyendo al conjunto de agencias que trabajan por la educación, como la UNESCO y la UNICEF, y a entidades financieras como el Banco Mundial.
Los responsables de las delegaciones participantes en este Consejo Directivo de la OEI volvieron a reunirse al día siguiente (27 de marzo) en Valencia, para celebrar la XI Conferencia Iberoamericana de Educación (CIE), encargada de preparar la próxima Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará en Perú el próximo mes de noviembre. Han asistido representantes de los ministerios de Educación de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Ecuador, España, Guatemala, Guinea Ecuatorial, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Uruguay y Venezuela, junto a observadores de organizaciones como UNICEF, la UNESCO y Unión Latina.

Nuevas políticas

Todos ellos han reflexionado sobre las propuestas y las actuaciones derivadas de las Conferencias anteriores, y han coincidido al afirmar que "a pesar de los esfuerzos realizados, las expectativas de desarrollo educativo de la región no están aún satisfechas". Por eso han recomendado la promoción de nuevas políticas y fórmulas de cooperación capaces de solucionar los déficits, mejorar la calidad educativa, y superar las desigualdades "en una sociedad marcada por los desafíos de la mundialización".
Las conclusiones de esta Conferencia instan a la OEI a elaborar "un plan integral de cooperación en educación inicial en Iberoamérica", y ejecutar igualmente "programas educativos dirigidos a atender niños y niñas menores de 6 años, con la participación de la escuela e iniciativas intersectoriales". Y promover planes de cooperación que favorezcan el desarrollo de experiencias educativas innovadoras para los adolescentes y, especialmente, para aquellos no incorporados al sistema regular y los que no completaron su educación básica". Por último, reclaman marcos regulatorios para la acreditación de los estudios y programas universitarios no presenciales; y medidas para avanzar hacia una "comunidad virtual iberoamericana (Ciberoamerica)".

 

arriba