El Museo Reina Sofía exhibe la muestra Picasso: las grandes series
   
 
Seis personajes en busca de autor
Luigi Pirandello.
Edit. Edaf.
Reedición de la obra cumbre del dramaturgo siciliano de fama universal que contribuyó a renovar el lenguaje de la escena en la primera mitad del siglo anterior. El arte, como ilusión y como realidad, es el protagonista de una pieza teatral en la que autor, director y actores discuten sobre la esencia y los límites de un juego llamado teatro. Estrenada en España veinte años después de su creación, la obra de Pirandelo continúa siendo una sabia reflexión sobre la relación de los actores con los personajes, unos seres inventados que pueden llegar a poseer más entidad que ellos mismos.
   
 

El puente sobre el río Kwai
Pierre Boulle.
Edit. Celeste.
Basada en un hecho real y autobiográfico de la II Guerra Mundial, narra las tribulaciones de una tropa de soldados ingleses que, habiendo sido apresada por el ejército japonés, debe construir un puente sobre el río Kwai, en mitad de la selva, lo que ampliará los efectivos enemigos en la zona. Relato de aventuras, inteligente, irónico y de gran perspicacia psicológica, es la obra que llevó a su creador, autor entre otras obras de El planeta de los simios, a la celebridad mundial a través de la versión cinematográfica que se realizó sobre su texto.

 
 

El teatro a la moda
Benedetto Marcello.
Edit. Alianza.
Primera edición en español de este clásico de la historia de la música y el teatro del siglo XVII. Su autor, uno de los más destacados compositores italianos de la época y miembro de la aristocracia veneciana, fue testigo privilegiado del esplendor operístico de la Venecia barroca: sus personajes –cantantes, empresarios y compositores- son los que, distorsionados por el sarcasmo y la ironía, protagonizan este testimonio sobre una ciudad que amaba apasionadamente la música y el teatro.

   
 

Difíciles de amar
Javier de las Heras.
Edit. Espasa.
Tratado sobre el amor erróneo, el que une caracteres y personalidades imposibles de situarse en un mismo espacio emocional y mental. Su autor, un psiquiatra dedicado también a la enseñanza y a la divulgación escrita, recoge diferentes modalidades de parejas cuyos miembros arrastran patologías que hacen inviables la convivencia: celosos, posesivos, románticos, narcisistas, donjuanes, egoistas, agresivos... Seres que si bien desean amar y ser amados ven frustradas sus expectativas una y otra vez por su esencial dificultad para amar.

   

 

La Luna en Jorge
Lola Beccaria.
Edit. Destino.
Finalista del último Premio Nadal, esta es la segunda novela de una doctora en Filología Hispánica, descubridora y editora de la comedia perdida de Lope de Vega, El Otomano famoso. En esta obra narra la transformación de un hombre que ve cómo su esencia le es desconocida pero fascinante y tan benéfica en el quehacer diario y en las relaciones con el medio y los amigos que comienza a vivir esta metamorfosis desde una radiante esperanza y sin miedos a lo desconocido. La propuesta de una nueva, creativa y brillante forma de estar en el mundo es la razón de su esperanza.

   
 

Estación de infierno
Lucía Etxebarría.
Edit. Lumen.
Primer libro de poemas de esta novelista que consiguió el Premio Nadal en 1998, con su obra Beatriz y los cuerpos celestes. De nuevo su temática se acerca al deseo femenino expresado con una voz inusualmente fuerte y clara en el panorama literario español. El erotismo, el paso del tiempo, el sufrimiento y la celebración de la vida bailan en estos poemas sobre la pasión humana y su consagración en el amor.

   
 

Vientos de Cuaresma
Leonardo Padura.
Edit Tusquets.
Esta obra cierra la tetralogía titulada Las cuatro estaciones con la que el escritor cubano Leonardo Padura ha ganado diversos premios literarios, entre ellos el de Café Gijón. En Vientos de Cuaresma, el teniente de policia Mario Conde tendrá que realizar una delicada investigación a partir del asesinato de una joven profesora universitaria, lo que le llevará a conocer un mundo en descomposición, donde el arribismo, el tráfico de influencias, el consumo de drogas y el fraude revelan el lado oscuro de la sociedad cubana.

     
arriba