Ante el Botella Mundi, los escolares comprueban que el consumo de agua por habitante y año, según los continentes, resulta completamente desigual.

La noria, una máquina para el aprovechamiento del agua, se utilizaba
en las culturas preindustriales.
(Fotos: Magali Berenguer)
 

Una historia pasada
por agua

Desde fuente de inspiración literaria hasta elemento fundamental en la agricultura, la industria y la vida cotidiana, el agua es el origen, vínculo y soporte de toda la actividad biológica del planeta. La exposición "La sed del agua" pretende sensibilizar a los escolares
sobre su consumo responsable.

Sensibilizar a los escolares sobre
su uso responsable es la finalidad
de una exposición itinerante

Madrid. ROSAURA CALLEJA
El Museo de la Ciencia de Cuenca alberga, a partir del día 20, "La sed del  agua",  una  muestra  que   pretende

concienciar a los escolares sobre su consumo responsable. Dirigida a estudiantes de todos los niveles educativos, los visitantes realizan un recorrido por el ciclo hidrológico, la repercusión de este elemento en la economía de los países y su uso doméstico.
"El agua tiene sed. Sobre todo quiere beber nuestro respecto individual y colectivo. Pero, por el contrario, la contaminamos, la despilfarramos, la acaparamos y la domesticamos". Este es el mensaje que pretenden transmitir los organizadores de la exposición "La sed del agua" a los visitantes. Dentro de sus campañas de sensibilización ambiental, la Obra Social de Caja Madrid plantea la necesidad de un mayor compromiso de la sociedad con su más básico recurso.

Cultura del agua

Una noria da la bienvenida a los visitantes de esta muestra y la monitora les explica cómo estos ingenios mecánicos fueron utilizados para el aprovechamiento del agua en casi todas las culturas preindustriales. Unos textos instalados en paneles justifican que la poesía y la literatura han tomado el agua como fuente de inspiración.
Los sistemas de canalización de agua, como el acueducto de Segovia, y de los tipos de depuración natural y artificial también tienen cabida en este recorrido. En esta área ocupa un lugar protagonista, una escultura de Juan Garrido que alude a la relación entre el agua, la tierra y las personas.

Botella Mundi

"Nosotros, al igual que todos los demás seres vivos, somos sobre todo agua". Este es principio en el que se sustenta el Botella Mundi, unos de los espacios más originales de esta muestra, que reproduce el consumo por habitante y año de cada país. Sobre un mapa del mundo, las botellas grandes representan los países donde se consume mayor cantidad de agua y las pequeñas donde se consume menos. Además, los colores representan desde el mayor consumidor al menor.
En los países del norte como EE.UU. y Canadá constituyen los mayores consumidores, mientras que en la parte central y sur como Africa el gasto es notablemente inferior. Para poner de manifiesto este contraste, un globo terráqueo representa los países de color verde (Africa) donde más llueve y precisamente donde menos se consume.

Estrategias de ahorro

Dos grifos representan el gasto actual y el ideal, en el área está dedicada al ahorro doméstico, en la agricultura y en la industria. También se describen las estrategias que debemos utilizar en casa para hacer un consumo razonable del agua y unas recomendaciones, como mantener los grifos en buen estado, usar cisternas de consumo reducido, utilizar lavadoras y lavaplatos llenos para amortizar cada lavado, reutilizar el agua y usar el papel por ambas caras, ya que la industria papelera consume grandes cantidades de agua, e instalar sistemas de goteo en los jardines.
Cada español gasta directamente 150 litros de agua al día, por lo que los chicos constatan el despilfarro y las acciones tendentes a un consumo responsable.
Una bomba de agua de Alcoy (Alicante) de principios de siglo sirve para demostrar a los niños su funcionamiento de estas máquinas y que perciban la dureza de los trabajos agrícolas, que con la tecnología moderna se han simplificado.

Tipos de paisaje

Para describir el principio de la vida y del agua a los alumnos de Primaria, la monitora les narra un cuento, mientras que los grupos de Secundaria asimilan fácilmente esta información, porque han estudiado estos contenidos en clase.
Uno de los espacios favoritos de los visitantes es la simulación de una cueva con una gota que cae continuamente y va formando estalactitas y estalagmitas. Así como, unas fotos reflejan como el agua va configurando distintos paisajes y cómo se van transformando en función de la cantidad de agua.
El espacio denominado "Los sonidos del agua" simula el recorrido de un río, desde que comienza la tormenta hasta que el agua desemboca en lagos y mares. A través de sonidos grabados, los escolares identifican las imágenes y aprenden a diferenciar una tormenta gorda de una lluvia suave, o bien el canto de un ruiseñor o el croar de una rana.

Evaluación de la muestra

Una vez finalizado el recorrido, los alumnos contestan a una encuesta, donde reflejan sus impresiones de la muestra y qué aspectos de la naturaleza les gustaría conocer a través de exposiciones; entre sus favoritos figuran bosques, cuevas, setas y pájaros.
Mientras que los escolares de Primaria prefieren la noria y la bomba de agua, a los de Secundaria, les llama la atención la representación del metro cúbico, a través de un cubo de plástico, dentro del que figura un decímetro cúbico. Estos chicos trabajan las equivalencias en clase y comprueban gráficamente que un metro cúbico contiene 1000 litros.
Para el aprovechamiento del recorrido por la muestra, la organización facilita a los docentes un libro del profesor y un cuaderno del alumno, para que lleven a cabo actividades de aula. La muestra estará en el Museo de la Ciencia de Cuenca hasta el próximo 9 de mayo. A partir de septiembre, se trasladará también al Museo de la Ciencia de Ciudad Real.

 

arriba