En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@educ.mec.es

 
   
 
   

Resucitar la reválida

Tras sucesivas reformas y contrareformas del sistema educativo, según recoge estos días la prensa, el Ministerio de Educación se está planteando resucitar la prueba de reválida. Si este proyecto se materializa, los estudiantes deberían someterse a un doble examen, el primero al finalizar el Bachillerato y después la selectividad para acceder a la universidad.
Al parecer, esta es una de modificaciones que el MECD está contemplando, dentro de la futura Ley de Calidad, que presentará proximamente. Según declaraciones de responsables del Ministerio, los contenidos de esta nueva normativa se están sometiendo a las opiniones de distintos sectores del ámbito educativo y aún no se ha confeccionado el texto definitivo.
La LOGSE establece que los estudiantes que cursen satisfactoriamente el Bachillerato recibirán el título de bachiller y que para obtener este título deberán haber alcanzado un evaluación positiva en todas las materias.
Para algunos profesionales de la enseñanza esta nueva reforma constituye un retroceso en el sistema educativo. Consideramos que esta prueba supondría una infravaloración de nuestra labor docente y una desconfianza ante las calificaciones que asignamos a nuestros alumnos. Con la recuperación de esta antigua prueba -a mi juicio- sólo se conseguiría que los estudiantes se jugaran su nota en un solo examen y poner más obstáculos para acceder a los estudios superiores.

Emilio Rodríguez Muñoz
Madrid.

 
   
 
   

Acercarse al libro

El Congreso de los Diputados, de forma unánime, ha solicitado al Gobierno que emprenda medidas para el fomento de la lectura. Por una vez, y sin que sirva de precedente, los representantes de los partidos están de acuerdo en una iniciativa que, en mi opinión, irá en beneficio de todos, lectores, editoriales, libreros y escritores.
Recientes encuestas han reflejado que más del 50% de la población admite que no lee nunca o casi nunca, aunque un 15% posean titulación universitaria. Con estos datos, parece bastante difícil que los padres trasladen la afición a la lectura a sus hijos.
No obstante, me permito recordarle a Pilar del Castillo, ministra de Educación, Cultura y Deporte, que anunció en una comparecencia en el Congreso que, entre las actuaciones prioritarias de su Departamento, figuraba impulsar un programa nacional de fomento de la lectura.
En esta intervención hizo referencia a los estudios del Instituto Nacional de Calidad y Evaluación sobre los resultados de los alumnos en relación con la lectura, donde se reflejaban que los porcentajes medios de comprensión lectora en los escolares no eran satisfactorios.
Según precisó la ministra, este programa se materializaría con la puesta en marcha de campañas de promoción de la lectura y en ofrecer a los profesores unos programas de especialización en este ámbito. También, hizo hincapié en que se contribuiría a la disminución del fracaso escolar, a través de la estimulación de la comprensión lectora desde los primeros años de escolarización, además de fomentar actividades de animación a la lectura en Educación Infantil y Primaria. Por último, señaló la biblioteca escolar como un lugar indispensable para el aprendizaje.
Resulta lamentable comprobar que en un país situado en tercer lugar en cuanto a número de títulos publicados, se produzcan esos bajos índices de lectura. Lo único que cabe esperar es que estos proyectos tan bien intencionados se lleven a cabo a la mayor brevedad posible.

Manuel Gutiérrez Soria
Torrelodones (Madrid).

 

 
arriba