En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@educ.mec.es

 
   
 
   

Acercarse al libro

El Congreso de los Diputados, de forma unánime, ha solicitado al Gobierno que emprenda medidas para el fomento de la lectura. Por una vez, y sin que sirva de precedente, los representantes de los partidos están de acuerdo en una iniciativa que, en mi opinión, irá en beneficio de todos, lectores, editoriales, libreros y escritores.
Recientes encuestas han reflejado que más del 50% de la población admite que no lee nunca o casi nunca, aunque un 15% posean titulación universitaria. Con estos datos, parece bastante difícil que los padres trasladen la afición a la lectura a sus hijos.
No obstante, me permito recordarle a Pilar del Castillo, ministra de Educación, Cultura y Deporte, que anunció en una comparecencia en el Congreso que, entre las actuaciones prioritarias de su Departamento, figuraba impulsar un programa nacional de fomento de la lectura.
En esta intervención hizo referencia a los estudios del Instituto Nacional de Calidad y Evaluación sobre los resultados de los alumnos en relación con la lectura, donde se reflejaban que los porcentajes medios de comprensión lectora en los escolares no eran satisfactorios.
Según precisó la ministra, este programa se materializaría con la puesta en marcha de campañas de promoción de la lectura y en ofrecer a los profesores unos programas de especialización en este ámbito. También, hizo hincapié en que se contribuiría a la disminución del fracaso escolar, a través de la estimulación de la comprensión lectora desde los primeros años de escolarización, además de fomentar actividades de animación a la lectura en Educación Infantil y Primaria. Por último, señaló la biblioteca escolar como un lugar indispensable para el aprendizaje.
Resulta lamentable comprobar que en un país situado en tercer lugar en cuanto a número de títulos publicados, se produzcan esos bajos índices de lectura. Lo único que cabe esperar es que estos proyectos tan bien intencionados se lleven a cabo a la mayor brevedad posible.

Manuel Gutiérrez Soria
Torrelodones (Madrid).

 
   
 
   

Menús escolares

En estos últimos días, la creciente alarma social que ha suscitado el mal de las "vacas locas", ha trascendido de los hogares a la escuela. Según publica un diario catalán, la mayoría de los centros educativos barceloneses han suprimido la ternera de los menús escolares. A pesar de que los responsables de sanidad y de enseñanza afirman que no existe motivo para retirar esta variedad de carne de las dietas infantiles, los colegios han decidido suprimirla en los comedores escolares.
Los expertos en nutrición aseguran que con esta medida se priva a los niños de las proteínas, hierro y vitaminas del grupo B que contiene este alimento. No obstante, estos especialistas apuntan otras alternativas alimenticias al consumo de carne. Pescados, huevos y lácteos pueden aportar las proteínas necesarias para el crecimiento, mientras que las espinacas y las legumbres paliarían en alguna medida el déficit de hierro.
De todos es conocido que una alimentación rica y variada constituye la base fundamental no sólo para el crecimiento de los niños y adolescentes, sino también para estimular la actividad del cerebro. Una de las fuentes de energía más importantes procede de los azúcares, que proporcionan la glucosa imprescindible para el funcionamiento de las células cerebrales. Además, dulces, frutas y pan deben incorporarse a las dietas infantiles, desde primeras horas de la mañana, cuando el nivel de glucosa está más bajo. Por su parte, los frutos secos, sobre todo las avellanas, contienen vitamina B1, muy recomendable para estimular la memoria. Las legumbres y como estrella las lentejas, por su alto porcentaje de hierro, resultan muy aconsejables, así como las verduras, concretamente, espinacas, coles y judías verdes, por su elevado número de antioxidantes, que frenan los hoy tan populares radicales libres, causantes del deterioro de las membranas celulares.
Ante las demandas de los padres que reivindican una mejora en la calidad y variedad de los menús escolares, he leído en COMUNIDAD ESCOLAR que los Ministerios de Educación, Sanidad e Interior han editado una guía sobre nutrición saludable que se distribuirá en los centros escolares. A través de ella, los profesores dispondrán de la información necesaria para prevenir trastornos alimentarios, como anorexia y bulimia, que cada vez son más comunes entre la población escolar. Pero los padres también debemos asumir nuestra responsabilidad en la alimentación de los niños y colaborar con los colegios para proporcionarles una dieta rica y saludable.

Nuria Martínez Puig
Reus (Tarragona).

 

 
arriba