La Unión Europea fomentará la enseñanza de idiomas sin imponer una edad mínima de inicio

Los ministros de Educación de la UE estiman necesario respetar, preservar y promover la diversidad lingüística

Los ministros de Educación de la Unión Europea (UE), reunidos en Consejo en Bruselas, expresaron la necesidad de fomentar la enseñanza de idiomas en la UE, pero sin imponer una edad mínima obligatoria a partir de la cual los niños y niñas deberían empezar a aprender otras lenguas.

Madrid.
"El objetivo es potenciar la enseñanza de idiomas en la Unión Europea, pero sin imponer reglas vinculantes para los Estados miembros", explicó en rueda de prensa Tomas Ostros, ministro de Educación de Suecia y presidente del Consejo de Ministros de Educación de la UE, al término de la reunión celebrada en Bruselas el pasado día 12 de febrero.
En la reunión de Bruselas, la comisaria europea de Educación y Cultura, Vivianne Reding, de nacionalidad luxemburguesa, informó a los ministros de Educación de la UE de los preparativos que desarrolla y realiza el Ejecutivo comunitario, en colaboración con la Presidencia sueca de turno en la UE, para el lanzamiento oficial del Año Europeo de las Lenguas, a celebrar en Lund (Suecia) del 18 al 20 del presente mes de febrero. Esta iniciativa, organizada de forma conjunta por el Consejo de Europa y la UE bajo el lema "Las lenguas abren vías", tiene como objetivo prioritario "mostrar la riqueza lingüística y la diversidad cultural de la UE".
Con la declaración del 2001 como Año Europeo de las Lenguas, los ministros de Educación de la UE quieren "fomentar el debate para tratar de encontrar cuál será en el futuro de Europa el mejor sistema a seguir en el ámbito de la enseñanza de idiomas", según precisó Vivianne Reding.

Once lenguas oficiales

Si bien las lenguas oficiales de la Unión Europea son once (español, danés, alemán, griego, inglés, francés, italiano, holandés, portugués, finés y sueco), en la UE hay más de 60 comunidades lingüísticas autóctonas, y alrededor de 40 millones de ciudadanos comunitarios hablan una lengua europea distinta de las once lenguas oficiales.
Los Quince consideran necesario "respetar, preservar y promover la diversidad lingüística de la Unión Europea, porque forma parte de su patrimonio común y de su identidad", tal como apuntaron los ministros de Educación en la reunión, en la que subrayaron que el aprendizaje de lenguas extranjeras permite al ciudadano comprende mejor otras culturas y potencia la libre circulación de personas en el seno de la UE.
Los idiomas más hablados en la UE como lengua maternal son: alemán (24% de la población europea), francés (16%), inglés (16%), italiano (16%), y español (11%), según los últimos datos proporcionados por Eurostat, la Oficina Estadística comunitaria, organismo que señala asimismo que, en la actualidad, el 45% de los ciudadanos de la UE son capaces de mantener una conversación en una lengua que no es la suya materna, aunque existen grandes diferencias entre unos Estados y otros. Así, en Luxemburgo, la casi totalidad de la población es bilingüe, mientras que en el Reino Unido, Irlanda y Portugal menos de un tercio de la población habla otra lengua.

 

arriba