Panorámica
de la educación
en el mundo

La Unesco analiza la alfabetización, la enseñanza primaria, secundaria
y universitaria, así como
el aprendizaje permanente

Fomentar la reflexión en torno a las diferentes facetas del derecho a la educación, que abarcan desde la enseñanza inicial al aprendizaje a lo largo de la vida, es la finalidad del Informe sobre la Educación en el mundo 2000 que ha hecho público la Unesco.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
La importancia que en este documento se concede a la educación como derecho humano básico coincide con el Año Internacional de la Cultura de la Paz y, en palabras de Koïchiro Matsuura, director general de la Unesco, "la educación es un derecho humano y un instrumento

En el pasado Foro Mundial de Dakar se puso de manifiesto que la educación es un derecho fundamental del ser humano y también una condición esencial para la reducción de la pobreza.

vital para fomentar la paz y el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales en términos generales".
Este informe revela que las posibilidades de educación se han multiplicado considerablemente en los años transcurridos desde que se proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos. En la actualidad, la mayoría de los jóvenes del mundo va a la escuela y ha aumentado la participación en la enseñanza en niveles superiores a la instrucción elemental. Según este documento, se calcula que cuatro de cada cinco adultos poseen hoy día por lo menos algunos conocimientos básicos de lectura, escritura y aritmética.

Eliminación del analfabetismo

Uno de sus capítulos expone los cambios que se han producido en la percepción mundial del derecho a la educación. En una primera fase, que abarca desde finales de los años cuarenta hasta principios de los sesenta, la preocupación internacional porque se impartiese una "educación fundamental" se centró en la eliminación del analfabetismo, al tiempo que se multiplicaban las presiones para que se difundiese la instrucción elemental, sobre todo en los países en desarrollo recientemente independizados. Mientras que en la segunda fase, que va desde mediados de los sesenta hasta finales de los setenta, el interés por el problema del analfabetismo se amplió hasta abarcar el "analfabetismo funcional" y, paralelamente, se puso en marcha una amplia expansión de la enseñanza elemental. Por último, en una tercera fase, de principios de los ochenta a la actualidad, se ha llegado a considerar que la "alfabetización funcional" es un aspecto particular de las "necesidades de aprendizaje", viéndose al mismo tiempo la "instrucción elemental" como parte integrante de la "educación básica" destinada a satisfacer las "necesidades básicas de aprendizaje".

Aprendizaje permanente

Este documento recoge que el concepto de "educación básica" ha pasado a formar parte de una visión más global, que va más allá de la "satisfacción de las necesidades básicas de aprendizaje". La Declaración aprobada por la Conferencia Mundial sobre Educación para Todos (Jomtien, 1990) proclama que "la educación básica es la base para un aprendizaje permanente".
Por ello, la adopción de la "educación a lo largo de toda la vida " y del "aprendizaje permanente", como principios rectores de la política educativa, representa la adhesión a la democratización de la educación, que sólo está limitada por la disponibilidad de recursos destinados a este fin.
La escolarización en los niveles secundario y superior de la enseñanza, considerados conjuntamente, corresponde actualmente a casi la mitad de la escolarización total en los sistemas de educación formal en el mundo, frente a apenas un quinto en el momento de la proclamación de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Enseñanza secundaria

Este informe precisa que el problema de hacer que "la enseñanza secundaria, en sus distintas formas" esté a disposición de todos los niños y de que éstos tengan acceso a ella, se ha resuelto sobre todo ampliando el tronco común de la escolaridad, desde la enseñanza primaria al primer ciclo de la enseñanza secundaria, y finalmente, según las circunstancias de cada país, haciendo obligatorio el conjunto.
En el proceso, se ha replanteado el primer ciclo de la enseñanza secundaria, en cuanto a su contenido, como una enseñanza general (básica) para todos, mientras que la enseñanza puramente académica y profesional o técnica ha sido desplazada al segundo ciclo, o superior, de la enseñanza secundaria, que no es obligatorio.
Este documento pone de manifiesto que, en los últimos años, se ha producido un desplazamiento de la enseñanza secundaria predominantemente "profesional y técnica" en los países de Europa Oriental y Central. En estas dos regiones y en Europa Occidental, los programas profesionales y técnicos se imparten actualmente sobre todo en el segundo ciclo de la enseñanza secundaria: el porcentaje medio de alumnos del segundo ciclo de la enseñanza secundaria matriculados en programas profesionales y técnicos en los 15 países de la UE está en torno al 60%, aunque varía de un país a otro.
Asimismo, en todas las regiones -como se observó en el Informe Mundial sobre la Educación 1998- se han suprimido casi todos los programas de capacitación de docentes de enseñanza secundaria, que han sido sustituídos por programas de nivel postsecundario o terciario.

Nivel universitario

Por otra parte, este documento constata que en los decenios posteriores a la adopción de la Declaración Universal de Derechos Humanos, las matriculaciones en la enseñanza terciaria o superior han aumentado de modo aún más espectacular que en la secundaria, ya que muchos países partían prácticamente de cero. A fines de los años cuarenta, más de la mitad de los países del mundo contaban con menos de 1.000 estudiantes matriculados en este nivel de enseñanza y, probablemente, un cuarto carecía totalmente de instituciones universitarias; sólo en nueve países había más de 100.000 estudiantes matriculados.
Sin embargo, al concluir la década de los noventa en prácticamente todos los países existía por lo menos un establecimiento de enseñanza superior, 68 contaban con más de 100.000 estudiantes matriculados en este nivel, y en 21 había más de un millón de universitarios.
Entre países y regiones, las diferencias significativas con respecto a la enseñanza superior, al igual que sucede con la primaria y la secundaria, proceden de la calidad de la educación impartida y todos afrontan el problema general de equilibrar la demanda de acceso con los recursos disponibles. En el plano internacional, existe un amplio acuerdo sobre las "misiones centrales" de la enseñanza superior, en particular, la de constituir un "espacio abierto para la formación superior que propicie el aprendizaje permanente".

Paz y desarrollo

Por lo que se refiere a los objetivos de la educación, este informe señala que en 1999 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración sobre una Cultura de la Paz, que proclama que "la educación a todos los niveles es uno de los medios fundamentales para edificar una cultura de paz. En este contexto, es de particular importancia la educación en la esfera de los derechos humanos".
También el desarrollo constituye eje primordial de la visión de los objetivos de la educación, por parte de la comunidad internacional, que ha surgido durante los años transcurridos desde la Declaración Universal de Derechos Humanos. Este hilo conductor hace referencia tanto al desarrollo del individuo como al de la sociedad y, en los últimos años, se ha reconocido una clara interdependencia entre estos dos aspectos del desarrollo.

Elección de los padres

A pesar de que en la Declaración Universal de Derechos Humanos se especifica que "los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a su hijos", no siempre ha resultado sencillo aplicar este principio. En algunos países se cuestiona si el Estado debe prestar apoyo a distintos tipos de educación para determinados grupos, especialmente minorías étnicas, religiosas o lingüísticas. No obstante, en muchas naciones el derecho a la educación de las minorías goza de una protección constitucional y jurídica sólida, especialmente en cuanto al idioma y la religión. Mientras que en otros países, donde las minorías están formadas por inmigrantes recién llegados, la política educativa se enfrenta a problemas mas complejos.

Situación inaceptable

En el pasado Foro Mundial de la Educación, celebrado en Dakar, más de 1.500 delegados de 183 países pusieron de manifiesto la necesidad de poner fin a la "inaceptable" realidad que supone la existencia de 125 millones de niños sin escolarizar y que casi 900 millones de adultos se encuentren en una situación de analfabetismo absoluto.
Estos representantes educativos y de ONGs, que aprobaron el Cuadro de Acción de Dakar, calificaron la situación de "inaceptable" y reafirmaron que "la educación es un derecho fundamental del ser humano y también una condición esencial para la reducción de la pobreza y de las desigualdades para un desarrollo duradero y para la paz y la estabilidad en el mundo".
Sin embargo, reconocieron que "la voluntad política nada puede sin medios y que hay que movilizar nuevos recursos financieros, preferentemente en forma de préstamos y ayudas en condiciones preferenciales, a través de instituciones de financiación bilateral y multilateral, como el Banco Mundial, los bancos regionales de desarrollo, pero también el sector privado".

 

arriba