Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

Los alumnos de un colegio malagueño
entran en la vida de un compañero de ficción
merced a una experiencia
de animación
a la lectura

La presente experiencia es una actividad más del Taller de Animación a la Lectura del C.P. "Vicente Aleixandre" de
Torre del Mar (Málaga), realizada con alumnos de quinto nivel de Educación Primaria, y para su desarrollo se eligió
el libro "Las palabras mágicas", de
Alfredo Gómez Cerdá, obra finalista del premio "El Barco de Vapor" en 1982
y publicada por la editorial SM.

Los objetivos marcados por el taller de nuestro centro para esta experiencia eran: animar a la lectura a los chicos y a las chicas de quinto de Primaria; crear un hábito lector entre los alumnos que enraíce de tal forma que la lectura forme parte de sus actividades lúdicas; destacar y hacer patente que la solución a bastantes problemas se alcanza con el diálogo y la comprensión entre los afectados; comunicar que la enuresis tiene cura y no debe ser considerada un mal sin solución, y exponer la posibilidad de llegar a conocer a través de la lectura el carácter de las personas y de cómo esa forma de ser condiciona las relaciones humanas.
Esta experiencia se desarrolló en cuatro sesiones de cincuenta minutos a lo largo de dos meses. En la primera sesión tuvo lugar la presentación del libro, en la biblioteca del colegio. Para incitar a los alumnos a leer les presenté a Ramón; les dije que tipo de niño era, pero les dejé en el aire la incógnita de su problema. Tampoco les dije como era la madre, sino que les indiqué que deberían llegar a conocerla para después poder hablar de ella. También les pedí que buscasen información sobre el padre, ya que es un personaje ausente y sólo se hace en el libro una referencia a él (que es un pluriempleado y que casi nunca está en casa). Por último les insistí en que conociesen a la pandilla y se aprendiesen la canción del pirata Ali Pérez, que Ramón se había inventado para el juego. Como último consejo les recomendé leer el libro junto con sus padres, o al menos que les comentasen los capítulos leídos y les pidiesen su opinión sobre lo narrado.
Después desarrollamos un ejercicio "para despertar los ojos" y así mejorar nuestra capacidad lectora.
La segunda sesión se desarrolló en el propio aula. Con la colaboración del profesor de música del colegio, los alumnos y alumnas pusieron música al himno de los piratas y pudimos cantarlo, a la par que muchos se remangaban los perniles del pantalón, andaban a la pata coja y guiñaban un ojo, para dar más verosimilitud al evento.

Una visita inesperada

Una vez acabada la sesión de canto, desarrollamos unos ejercicios para mejorar la rapidez lectora. Después comenzamos a leer algunos párrafos del libro que nos ayudasen a conocer a los personajes de la historia, y estando comentando el que trataba de Margarita, la mamá del protagonista, tocaron a la puerta y....
-" ¿Dónde está mi Ramón? Oiga, dígame dónde está mi hijo, ¿qué usted no sabe quién es mi hijo? ¡Pues vaya maestro!... Yo no lo veo por aquí. ¿Es que mi Ramón ha hecho la piarda (novillos)? ¿Tampoco ha venido el Cipri? Pues vaya par de golfos. Si ya me lo decía yo, el maestro dice que es muy bueno, el psicólogo que si tengo algún problema en casa, el médico que no tiene nada, y míralo, hoy no ha venido a clase, seguro que usted, señor maestro me dirá que no tiene importancia, y luego se mea en los pantalones. Capaz es de haberse escapado del cole con sus amigos para jugar a los piratas."
Mientras Margarita decía esto, no paraba de dar vueltas por la clase mirando a los alumnos y alumnas uno a uno, zarandeándolos, haciendo aspavientos cada vez que alguien ponía cara de extrañeza o miedo, porque susto pasamos todos al ver a una señora vestida de forma llamativa, con la cesta de la compra bajo el brazo y buscando a un niño que nadie conocía.
Cuando descubrimos que la señora en cuestión era un personaje del libro, le indicamos que su hijo estaba en la página 55 del mismo y le pedimos que se fuera tranquila porque ya había encontrado a su hijo, fue peor el remedio que la enfermedad. La señora, sin parar de hablar, salió de clase dando un portazo y dejándonos a todos con la palabra en la boca.
Cuando nos calmamos, comentamos la visita de la señora Margarita, temiendo que cada vez que se abriese la puerta volviera a aparecer. Estuvimos pendiente de una nueva visita de esta señora hasta que finalizamos la lectura del libro.
En la tercera sesión nos trasladamos a la biblioteca, y comenzamos hablando de la visita de la mamá de Ramón. Había quien la esperaba de nuevo, y cuando pegaron en la puerta, todos gritaron ¡Margarita!, pero no fue así. Se presentó el profesor especialista en audición y lenguaje, y se escuchó una exclamación de desencanto. Los chicos pensaron que este profesor venía a recoger a Juan Antonio como otras veces, pero comenzó a hablar...
"-¡Hola! ¡Buenos días! Vengo buscando a Ramón. - abre su archivador y revuelve papeles- , ¿dónde habré puesto el protocolo de este alumno?......, bueno, ya aparecerá, a ver, ¿quién es Ramón? ...¿No hay nadie que se llame Ramón en esta clase?... Me habían dicho que era aquí, - se dirige al conjunto de la clase y como nadie da explicaciones él sigue hablando - se habrán confundido en dirección, yo creí..., pero como soy nuevo en este centro....,¿seguro que no hay un alumno que se llama Ramón en esta clase?. Es que la madre vino a verme por primera vez hace quince días, estuvo contándome un problemilla de su hijo, también algo de una visita que hizo a la clase y que le dijisteis cosas muy raras, en fin, que esta señora acudió a mí en busca de ayuda, dice que su hijo es muy malo, que siempre está en la calle con sus amigos, que se inventa cosas muy raras, que jugando se olvida de ir al aseo y se hace pis en los pantalones, no sé....Para mí que esta señora es un poco rara, también un poco pesada, ha venido como siete u ocho veces a mi aula, diciendo que si nadie la escucha, que la van a volver loca, que el psicólogo no sabe nada, que....., en fin, ¿alguno de vosotros la conoce?"
Decir aquello fue el detonante, todos querían hablar y contarle la inesperada visita que la mamá de Ramón nos hizo y cómo se fue de enfadada cuando le indicaron que su hijo estaba dentro del libro.

El problema de Ramón

Seguidamente la conversación fue reconducida hacia el protagonista, su problema de enuresis, sus relaciones con los amigos y amigas de la pandilla, a analizar la relación que mantenía con la madre, a conocer el trato que tenía con su padre, y se cerró la conversación contestando a la pregunta de si les gustaría tener un amigo como Ramón, a lo que la mayoría respondió que si.
Acabada la conversación, el profesor logopeda se despidió de los alumnos y alumnas diciéndoles que no había encontrado a Ramón en el aula, pero que si encontró a un grupo de chicos y chicas muy majos que estaban dispuestos a ayudar a cualquier compañero que lo necesitase y que eso era lo importante.
Desde el umbral de la puerta se volvió para recordarles que si había en clase algún alumno o alumna que tuviese un problemilla con el pis, o si conocían a alguien que lo padeciese, podían acudir a él o a su profesor tutor, si así lo deseaban, para buscar la forma de ayudarles a superarlo, porque la enuresis tiene fácil curación.
La cuarta sesión la celebramos en el salón de actos. Al igual que en el cuento los niños representan una historia de piratas, nosotros escenificamos "Las palabras mágicas", para lo cual se formaron doce parejas. A cada una le correspondió por sorteo un personaje, que debía ser dramatizado por un componente de la misma. Tras diez minutos para pensar cómo representarlo, los actores y las actrices subieron al escenario y representaron cada uno su papel.
Con esta actividad, a medio camino entre el psicodrama y el sociodrama, la finalidad que perseguía era la de que los alumnos fuesen capaces de captar, y a la vez representar, el carácter y las actitudes de los protagonistas del libro; objetivo alcanzado con creces, lo cual demuestra el ingenio y la astucia de los niños.
Casi todos supieron transmitir los hechos y el carácter de los personajes. Los que vacilaban eran ayudados en primer lugar por su pareja, y si aún no daban la imagen justa les ayudaban el resto de los compañeros y compañeras. En este proceso se resaltó la falta de comprensión por parte de la madre respecto a su hijo y en la camaradería existente entre los chicos y chicas de la pandilla.
La quinta sesión se dedicó a realizar una valoración de la experiencia. Partiendo de la actividad desarrollada en la sesión anterior, comenzamos un análisis y valoración del proceso lector seguido con este libro. Los objetivos inmediatos fueron cumplidos con creces.
Tras la primera sesión, el grupo de buenos "lectoretas" comenzó su andadura a buen ritmo, el grueso de la clase suavemente se adentraba en el libro y el pelotón de los reacios a la lectura muy lentamente cogía ritmo.
Después de la visita de doña Margarita, un buen grupo finalizó la lectura; la mayoría devoraba el libro página tras página y los rezagados adelantaban posiciones.
Una vez concluida la charla con el logopeda, algunos decidieron volver a iniciar la lectura para evitar olvidos y sacar más provecho de lo leído, y otros finalizaron rápidamente su proceso lector.
El resultado fue que la totalidad del alumnado leyó el libro elegido antes de la actividad de cierre de esta experiencia, con lo que el principal objetivo del taller se alcanzó, como dice Monserrat Sarto en su libro "La animación a la lectura": "Indispensable para participar en una sesión es haber leído en su totalidad el libro fijado. El niño lo llevará bien o mal leído, pero con una lectura completa".
Hay que destacar que todas las familias dicen conocer la historia y sus personajes, y que, según me comunicaron los alumnos, de veinticuatro hogares, en catorce leyó el libro al menos un cónyuge .

Anexo 1
Datos del autor:
Alfredo Gómez Cerdá. Madrileño, nacido en 1951, licenciado en literatura hispánica, gran conocedor del mundo infantil y juvenil, así como de la forma de vida del ciudadano medio de este país.
Ha acumulado en su haber numerosos premios literarios, tanto en España como en el extranjero y ha publicado libros adecuados a todas las edades, entre sus títulos destacar: "Nano y Esmeralda", "Apareció en mi ventana", "Macaco y Antón", "Pupila de águila", "La casa de verano", etc.

Anexo 2
Argumento del libro:
Ramón es un niño alegre, juguetón, cariñoso, simpático, listo, gran lector, pero sobre todo es un niño dotado de una gran imaginación. Además es un gran amigo de sus amigos, pero cono nadie es perfecto del todo, Ramón tenía un pequeño problema, o grande, según se mire, pues... que a su edad aún se hace pis encima.
Su madre, una señora con un carácter dominante, que no acaba de comprender a su hijo, que lo lleva al médico, al psicólogo, al maestro, esperando que ellos le solucionen su problema, sin ver la realidad del asunto.
Para buscar una solución, la pandilla de Ramón idea un plan, según el cual éste debería cumplir al pie de la letra todas las órdenes de su madre, así cuando le dijese "¡cállate!", Ramón se fingiría mudo; cuando le dijese que no leyese más, se haría pasar por ciego, etc.
Así sucede hasta que llegado un momento, Margarita reacciona, despierta de su ignorancia y comienza a decir las palabras mágicas. Madre e hijo se piden perdón y comienza una nueva relación materno filial.

Anexo 3
Personajes:
Ramón, protagonista.
Cipri y Ruper, sus mejores amigos de la pandilla.
Amparito, la dientes, y Juana, amigas de la pandilla.
Margarita, la madre del protagonista.
Prudencio, el padre de Ramón.
Nicolás, el mejor dibujante del colegio.
D. Anastasio, el psicólogo del colegio.
D. Victor, el maestro tutor.
Dª Fina, la frutera del barrio.
Juan, el estanquero de la esquina.

José R. Cortés Criado,
profesor de Educación Secundaria destinado en el IES
"María Zambrano" de Torre del Mar (Málaga).

Remedios Lobato, Carlos Hidalgo y Evelio Goicoechea,
profesores del C.P. "Vicente Aleixandre"

 

arriba