Julio Iglesias de Ussel y Vicente Ortega, durante la presenta- ción del informe.

La mitad de los universitarios no concluye sus estudios en el tiempo establecido

La mitad de los estudiantes universitarios españoles
no concluye sus estudios en el tiempo establecido, circunstancia a la que se añade una alta tasa de abandono, según pone de relieve el informe de la segunda convocatoria del Plan Nacional de Evaluación de la Calidad de las

El informe del Plan
Nacional de Evaluación de la Calidad correspondiente
a 1998 sugiere una mayor definición de las metas y objetivos
de cada titulación

Universidades, correspondiente al año 1998, que fue presentado en la sede del MECD, el pasado día 23 de noviembre, por el secretario de Estado de Educación y Universidades, Julio
Iglesias de Ussel, y por el secretario general del Consejo de Universidades, Vicente Ortega.

Madrid.
El objetivo del informe anual del Plan Nacional de Evaluación de Calidad de las Universidades (PNECU) es facilitar información a la sociedad y a los responsables de la gestión educativa sobre el procedimiento de evaluación seguido y los resultados obtenidos. Para ello, se hace un balance general, señalando los puntos fuertes y débiles contenidos en los distintos documentos que se han generado durante el proceso de evaluación en todos los ámbitos de la actividad universitaria, y una serie de propuestas de mejora surgidas de la evaluación, tanto en aspectos de contenido como de metodología.
Hasta el momento se han realizado cuatro convocatorias del Plan Nacional de Evaluación, la primera en 1996, y el informe presentado la pasada semana corresponde a la segunda convocatoria, de 1998, en el que se da cuenta de las actividades realizadas y de los resultados obtenidos en la misma.
En esta segunda convocatoria del PNECU han participado un total de 51 universidades, es decir, el 82% de las universidades españolas, de las cuales 47 son públicas (90%) y 4 privadas (20%), y se ha experimentado un fuerte incremento en el número de enseñanzas evaluadas. Si en la primera convocatoria se evaluó un 8% de las enseñanzas existentes, en esta segunda convocatoria se ha evaluado un 14% de las mismas, con lo cual el porcentaje de enseñanzas evaluadas hasta el momento se sitúa en un 22% de todas las existentes. Cuando culminen la cuatro convocatorias contempladas en el Plan Nacional de Evaluación se habrá evaluado aproximadamente el 75% de todas las enseñanzas que se imparten en las universidades españolas.
El coste total de la II Convocatoria del PNECU, en la que han participado en las distintas fases del proceso de evaluación unas 4.000 personas, ha sido de alrededor de 600 millones de pesetas.

Bajo rendimiento académico y alto abandono

Una de las propuestas de mejora que se formula en el informe anual hace referencia a la necesidad de "incidir en las causas de las altas tasas de abandono y rendimiento, muy especialmente en primer curso, y en la necesidad de incrementar las tasas de éxito". Para ello, la propuesta sugiere el establecimiento de "mecanismos de reacción en los departamentos, ante los resultados negativos en determinadas asignaturas o titulaciones".
El secretario de Estado de Educación y Universidades, Julio Iglesias de Ussel, precisó en su intervención que "los alumnos españoles estudian igual o más que los europeos, pero tienen menor aprendizaje en contenidos prácticos y una elevada carga lectiva", y calificó como "grave deficiencia de nuestro sistema" el hecho de que "en torno a un 50% de los alumnos no termina sus estudios en plazo establecido".
El secretario general del Consejo de Universidades, Vicente Ortega, explicó que el alto grado de abandono del alumnado se concentra en el primer curso, especialmente en algunas titulaciones y estudios, y tras señalar que dicho abandono se debe "a veces, al aburrimiento, y otras, a las demandas de un mercado laboral en expansión, atractivo para los jóvenes", afirmó que "la Universidad ya no es un lugar de aparcamiento".
En términos generales, según se refleja en el informe correspondiente a 1998, el índice de aprobados sobre matriculados en los cursos de primer ciclo universitario es "algo superior al 50% ", y de "entre un 75% y un 80% en los cursos de segundo ciclo", aunque existen variaciones sensibles respecto a estos porcentajes generales en función de las titulaciones cursadas. En el curso académico 1997-98, cerca de 180.000 obtuvieron su titulación universitaria, y prácticamente otros 80.000 abandonaron en ese curso la Universidad.
Otros de los puntos débiles detectados por el estudio del Plan Nacional, realizado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el Consejo de Universidades y las Comunidades Autónomas, hacen referencia a la insuficiencia de algunas instalaciones en determinadas universidades y a las deficiencias estructurales y funcionales de las Bibliotecas, que un tercio de las universidades consideran inadecuadas.

Formulación de metas y objetivos

Entre las conclusiones del informe anual correspondiente a 1998 figura la relativa a "la necesidad de mejorar la formulación de las metas y objetivos de las titulaciones evaluadas", aspecto que ya está siendo tratado en las universidades como resultado de la detección de este "punto débil". Por otra parte, las titulaciones participantes en el proceso de evaluación de esta segunda convocatoria reflejan "un alto índice de satisfacción respecto a la demanda de sus estudios y a la preparación previa y motivación de los alumnos que acceden a las mismas". En el informe se apunta asimismo la necesidad de "generalizar la realización de estudios sistemáticos sobre la inserción laboral de los titulados y las demandas del mercado de trabajo".
En lo referente a Planes de Estudios, los comités de evaluación valoran, en general, positivamente "el nivel de optatividad, la dimensión práctica y las posibilidades de definir itinerarios curriculares diversos de los nuevos planes de estudio", si bien estiman que "se podrían acometer mejoras en la opcionalidad y en las prácticas, y disminuir la carga lectiva total que soportan los alumnos".
También la valoración de los programas de las asignaturas es considerada "positiva" en el informe, en el que se destaca "el avance logrado con la puesta en marcha de los nuevos planes de estudio", si bien se apunta asimismo que "en muchas ocasiones se aprecian desajustes en dichos programas, consecuencia de una inadecuada coordinación entre los departamentos implicados en una titulación".
Cabe reseñar asimismo, según recoge el informe anual, "el alto grado de cumplimiento del desarrollo de los programas de las asignaturas y la manifiesta preocupación existente por incrementar los convenios de colaboración con empresas e instituciones para el desarrollo de prácticas de alumnos". Por otro lado, también se detecta la existencia de "una especial sensibilidad a la necesidad de dar una dimensión europea a los programas de las asignaturas, que se plasma mediante la firma de acuerdos con diversas instituciones públicas y privadas y con diferentes universidades extranjeras".
En el informe se constatan "los importantes esfuerzos que se han llevado a cabo para desarrollar las tutorías, aunque los estudiantes hacen aún un uso escaso de las mismas, y ese uso lo concentran con frecuencia en las fechas previas a los períodos de evaluación o durante los exámenes, y no a lo largo del curso". En este sentido, en el informe se señala la necesidad de "aumentar la efectividad y el uso de la orientación y tutorías a lo largo de toda la carrera, dándole un enfoque mucho más personalizado y activo, y haciendo especial hincapié en la orientación durante los primeros años de Universidad y en la transición al mercado de trabajo".

Estudiantes satisfechos de su formación

Por otra parte, en el informe se destaca la opinión, muy extendida entre los alumnos ya titulados, de que consideran la formación recibida "clave para su empleo". Asimismo, se valora muy positivamente por parte de los alumnos la oferta existente de cursos y actividades de formación complementaria, el incremento de la información que reciben los estudiantes en las etapas previas al acceso a la Universidad y la participación en programas de cooperación europea e iberoamericana, principalmente.
Entre las recomendaciones y propuestas que se formulan en el informe figura asimismo la relativa a la búsqueda de mecanismos destinados a fomentar y aumentar la participación de los estudiantes en la vida de los centros y la organización de actividades que faciliten al alumno la orientación en su elección curricular y en la búsqueda de empleo. Es destacable que, a la hora de buscar soluciones, la mayoría de los estudiantes se muestran más interesados en que se potencien los mecanismos de orientación que en la búsqueda de fórmulas para fomentar su participación.
El Comité Técnico del Plan Nacional señala también la importancia de preparar informes detallados sobre la evaluación de enseñanzas, departamentos y universidades, y de establecer un sistema de indicadores que faciliten información cuantitativa sobre diversos aspectos del funcionamiento de las universidades. A este respecto, cabe señalar que, según afirmaron Julio Iglesias de Ussel y Vicente Ortega, ya se está trabajando en la elaboración de estos indicadores, que servirán para implantar "un sistema de valoración de titulaciones y departamentos, válidos para que el conjunto de la sociedad y la propia institución universitaria adopten sus decisiones".
Asimismo, el Comité Técnico recomienda a las universidades que "intensifiquen los sistemas de planificación en todas las unidades y servicios de la institución, para que exista una formulación clara de objetivos, así como el establecimiento de mecanismos que garanticen la planificación y coordinación de la enseñanza".

 

arriba