Nueva guía para cuidar la salud

visual de los niños

Las deficiencias oculares interfieren en el rendimiento escolar

La empresa General Optica presenta "Miramos por tus hijos", un manual de información y prevención con consejos prácticos para cuidar la salud ocular de los más pequeños de la familia, especialmente dirigida a padres, alumnos y profesores.

Madrid. MARGARITA GIRON
"Miramos por tus hijos" es el título de un manual editado por General Optica cuyo objetivo es  informar sobre  todo lo que con-

viene saber para cuidar la salud ocular de los niños. Esta iniciativa está dirigida a padres, profesores y alumnos y ofrece consejos sobre temas tan diversos como la correcta distancia frente al televisor o al ordenador, las condiciones ideales de la habitación de estudio, la detección de anomalías visuales en el niño o la importancia de la visión en la etapa escolar. La guía es resultado de la colaboración llevada a cabo entre General Optica y profesionales de la pedagogía, y está avalada por oftalmólogos de la Clínica Barraquer, de los hospitales de Sant Joan de Deu y de la Esperanza de Barcelona.
"Miramos por tus hijos" está estructurada en apartados que comprenden desde las nociones más elementales sobre la vista y los principales defectos visuales, hasta diferentes test de agudeza visual, pasando por consejos sobre cómo aprender a ver (desde el nacimiento hasta los seis años), ver bien en casa o en la escuela, la importancia de las revisiones periódicas, cómo cuidar la salud ocular en verano e invierno y algunos consejos de prevención para todas las edades.
Según datos de la Campaña de Protección Ocular (CPO) sólo entre el 20% y el 30% de las disfunciones oculares que repercuten negativamente en el rendimiento académico del niño son detectadas en las revisiones escolares, un dato importante si se considera que muchos de los problemas visuales detectados entre los 6 y 7 años de edad pueden superarse fácilmente si se aplica una terapia adecuada.

Detección precoz

En este sentido, el catedrático de Oftalmología y director del Instituto de Ciencias Visuales (INCIVI), Miguel Angel Zato, recomienda que ante un niño con dificultades escolares se descarte en primer término el que padezca una disfunción ocular, comprobando "no solo que la agudeza visual sea buena en cada ojo, sino también de forma conjunta: lo que se conoce como visión en relieve". En estos escolares se observan también otros síntomas, como dolores de cabeza, fatiga ocular, parpadeo constante, enrojecimiento de ojos y, en general, signos de cansancio, aunque hay casos en que la sintomatología es manifiesta, como en el estrabismo o la catarata congénita.
Los defectos más frecuentes, como miopía, hipermetropía y astigmatismo, se detectan en la edad escolar y pueden incrementarse en la edad adulta, por lo que "resulta fundamental localizar el problema y controlarlo", añade Zato. También hay otras patologías como el "ojo vago" que es importante detectar antes de los 4 años, para que pueda ser fácilmente recuperable, pues a partir de los 6 años empeora su pronóstico.
En general, los especialistas aconsejan efectuar controles de visión anuales hasta cumplidos los 25 años. Entre los 25 y los 40 años, gozando de buena salud visual, las revisiones pueden espaciarse hasta dos años, si bien a partir de los 40 años se recomienda nuevamente realizar controles de vista anuales.

 

arriba