De izquierda a derecha, Harold Kroto, Premio Nobel de Química, Miguel Enciso, presidente de la Sociedad Estatal Nuevo Milenio, Martinus Veltman, Nobel de Física del pasado año y José Manuel Sánchez Ron, coordinador de las jornadas. (Foto: Magali Berenger)

La ciencia y la tecnología ante el tercer milenio

Especialistas de todo el mundo, entre ellos tres premios Nobel,
se reúnen en Madrid para analizar los últimos avances del conocimiento humano

Cerca de ochenta especia- listas de todo el mundo, entre ellos tres premios Nobel y varios Príncipe de Asturias de Investigación, se han reunido en Madrid
para analizar el futuro de "La Ciencia y la Tecnología ante el
III Milenio". "La revolución actual en la ciencia se llama Internet", dijo Harold Kroto, Premio Nobel de Química en 1996.

Madrid.ALFONSO PEZUELA
"Analizar lo que nos están ofreciendo hoy algunas disciplinas científicas para relacionarnos con el mundo" ha sido uno de los principales objetivos del congreso "La ciencia y la tecnología ante el III milenio", según su coordinador, José Manuel Sánchez Ron. Entre las disciplinas científicas sobre las que ofrecieron una visión los ponentes figuraban las matemáticas, la física, la química, la tecnología, las ciencias del espacio o las biomedicinas.
Según el físico Sanchéz Ron, actualmente catedrático de Historia de la Ciencia de la Universidad Autónoma de Madrid, otro de los objetivos era tratar de "no permanecer pasivos ni indiferentes ante este mundo que nos está abrumando hoy con cuestiones científicas y tecnológicas. Deseamos conocer los problemas que se generan en las investigaciones, las nuevas técnicas, las nuevas ideas..."

Tertulia científica

"Son casi ochenta ponentes", continuó el coordinador de las jornadas, "de diversas áreas científicas. Tendremos con nosotros a tres premios Nobel y a gente tan reconocida como Michio Kaku, Enriqe Trillas, Félix Ynduraín, José María Bermúdez de Castro o Margarita Salas, entre otros muchos". Junto a los Nobel, figuraban varios premios Príncipe de Asturias de Investigación.
Celebradas en Madrid, las jornadas sobre la "La ciencia y la tecnología ante el III milenio" estuvieron organizadas por la Sociedad Estatal España Nuevo Milenio. Para el presidente de este organismo, Miguel Enciso, la idea fue concebida como "una gran tertulia científica".
Una de las cuestiones que analizó el Premio Nobel de Física del año pasado, el holandés Martinus Veltman, es la debilidad del sistema europeo de ciencia y tecnología frente al de EE.UU. y Japón. En primer lugar, las barreras de las distintas lenguas y los distintos sistemas según cada país, debilitan la investigación, aunque cada vez sean mayores los esfuerzos de coordinación.

Coordinación Europea

En España, los esfuerzos de sector público en I + D + I (Investigación, más Desarrollo, más Innovación) se aúnan y gestionan a través del CSIC, el mayor OPI. (Organismo Público de Investigación). Según Veltman, debería haber un sólo equivalente del CSIC "para toda Europa"
En este sentido, añadió, una colaboración como la que tendría que darse entre todos los países europeos se ha logrado únicamente "con el CERN", el organismo del que depende el laboratorio de partículas de la UE, en Ginebra.
"La cultura del siglo XX", opinó igualmente Martinus Veltman, "ha sido en un 90 % ciencia y tecnología".

Democratización científica

Por su parte, el inglés sir Harold Kroto confesó ser muy malo a la hora de hacer predicciones, cuando se preguntó que incógnitas esperaba que despejaría la ciencia en los próximos cien años "Todos los años me pregunto donde estamos y a donde vamos a ir y siempre me equivoco. Si usted trata de predecir el futuro, está perdiendo su tiempo".
De todas maneras, este premio Nobel de Química en 1996 considera que "la revolución de la ciencia está actualmente en Internet", en lo que llamó "la democracia web", la democracia de la Red. Y puso ejemplos como el del productor y director de una película que no encuentran un cine que se la proyecte. La sube a la red, y ya tiene una pantalla de exhibición en todo el mundo. "Una oportunidad para que sea juzgada. Algo imposible hasta hoy".

Ciencia en la Red

Lo mismo sucede con el científico cuyos trabajos no sean seleccionados por las revistas especializadas. Puede difundirlos en la Red. Por lo que, en definitiva, "Internet ha puesto el derecho de publicar y exhibir al alcance de todo el mundo", tanto en el terreno de lo escrito como en el del sonido y la imagen, Y significa "una revolución como la de la imprenta. La creación y transmisión de información, al igual que el acceso a esa información, se han democratizado".
"Incluso ustedes", añadió dirigiéndose a los periodistas, "pueden no depender de sus medios, pueden hacer su propio página web, si quieren".
Por último, y a pesar de haber confesado que siempre que hace predicciones se equivoca, Kroto se arriesgó a hacer algunas profecías sobre la que nos puede traer la ciencia en el próximo siglo. Pronosticó, por ejemplo, que en no muchos años y en el área de la química que se dedica a la construcción de nuevos materiales, "tendremos productos mil veces mas duros que en la actualidad".

 

arriba