A vueltas con la ESO

Se habla y se escribe mucho acerca del enorme desaguisado que supone la ESO para la enseñanza de las humanidades al reducir e incluso eliminar materias fundamentales para la formación íntegra de la persona. Se habla y escribe muy poco del desastre que supone la ESO para la enseñanza de las ciencias. Intentaré explicarlo.
No pretendo demostrar lo absurdo que es contraponer ciencias y humanidades. Es elemental que ambas son imprescindibles y complementarias, por lo que la educación secundaria obligatoria (ESO) debe proporcionar la formación equilibrada en los dos pilares en que se asienta la esencia misma del ser humano: naturaleza y cultura.
Por formación y profesión, soy "una persona de ciencias", y lógicamente, me interesa el saber científico, pero, como mucha otra gente que conozco, "los de Ciencias" no pasamos nada de la formación humanística y nos interesa, ¡y mucho!, la pintura, la literatura, ver buen cine, admirar catedrales o templos griegos, entender un texto filosófico, y, ¡como no!, poder comunicarnos en más de un idioma; en fin, nos interesan las humanidades y, además, queremos que la sociedad sea culta y disfrute del placer de saber y entender el mundo.
Si bien la cultura no debería estar relegada al ámbito de la escuela, para muchas personas si es, desgraciadamente, el único reducto cultural al que acceden, y, para más inri, en constante pugna con la seductora y vacía cultura basura propagada hasta la saciedad por los cada vez más numerosos altavoces de los medios de masas.
¿Pero acaso no es cultura también conocer la causa de las mareas y de los eclipses, saber cuál es la función de las vitaminas en nuestro cuerpo, comprender cómo heredamos genes de nuestros padres o cómo funciona la brújula? ¿No es cultura también saber qué aportaron a la humanidad Darwin, Fleming, Pasteur o Newton, distinguir un virus de una bacteria o comprender una noticia sobre el genoma humano o los alimentos transgénicos?
Muchos de estos ejemplos expuestos son inalcanzables hoy en la ESO. En el segundo ciclo (14-16 años), cuando se comienza a profundizar en los contenidos, las horas dedicadas a Ciencias de la Naturaleza se han reducido a tres semanales en 3º (en algunas comunidades son cuatro) mas ninguna hora obligatoria en 4º. Y en este apretado horario debemos tratar cuatro complejas disciplinas científicas como son Biología más Geología más Física más Química, con sus respectivas actividades de laboratorio y campo. ¿Hay quien dé más?
Aun a riesgo de ser reiterativa, voy a insistir en el currículo de 4º de la ESO: se divide en materias comunes obligatorias (todas del área de Humanidades excepto Matemáticas más Educación Físico-Deportiva) y cuatro materias opcionales (elegidas entre troncales y optativas). Al grupo de las troncales pertenece Ciencias de la Naturaleza, que es, por tanto, una materia no obligatoria en 4º (…)
(…) Por favor, no privemos a las nuevas generaciones de conocer a Felipe II, Mahoma, Picasso, Aristóteles, Mozart o Quevedo (ni a Chaplin o Buñuel), pero tampoco privemos a las nuevas generaciones de conocer como circula su sangre, qué es una vacuna, a qué se debe la lluvia ácida o por que ahora no hay dinosaurios.
Por favor, evitemos que el actual desastre se convierta en un cataclismo.

Mercedes Rodríguez Ruibal
EL PAÍS. 6- Noviembre- 2000.

Los vascos dan un paso más hacia
las escuelas trilingües

El País Vasco va a extender su política de promover una educación trilingüe a los alumnos entre 16 y 18 años, con la introducción de un examen para los que terminan el bachillerato, en tres lenguas: inglés, español (castellano) y la lengua vasca.
La innovación parte del éxito de un programa para enseñar las tres lenguas a los alumnos de cuatro años. Ahora, 230 escuelas -el 60%- ofrecen clases trilingües y está previsto que lo hagan todos los centros de primaria y secundaria para el 2002.
El colegio estatal de Botica Vieja, en Bilbao, ha sido escogido como uno de los centros para pilotar el bachillerato trilingüe, debido a su tradición educativa innovadora.
Los 22 estudiantes procedentes de 11 escuelas que acaban de comenzar el curso tienen que pasar un todos un examen en euskera y en inglés.
El bachillerato es la ruta primaria para la universidad en España. Los alumnos estudian unas asignaturas comunes y luego seleccionan opciones, dependiendo del grado en el que desean continuar. Los estudiantes deben pasar los exámenes internos (en su centro) de bachillerato en mayo antes de ir a los de selectividad en junio, organizados por la universidad.
En el colegio Botica Vieja las asignaturas fijas de historia (cuatro horas a la semana), religión (dos horas) y educación física (dos horas) se estudiarán en inglés: lingüística en castellano y filosofía en euskera.

THE TIMES Educational Supplement. 20-octubre-2000

 

arriba