Educación para
la solidaridad
y el desarrollo

Cooperación Internacional organiza unas jornadas sobre enseñanza en favor
de la justicia, los derechos humanos y la paz entre los pueblos

La educación es la base para el desarrollo, y debe promover actitudes en favor de la paz, la justicia, los derechos humanos y la solidaridad entre los pueblos, según se ha manifestado en unas jornadas organizadas por Cooperación Internacional. En
ellas, Federico Mayor Zaragoza ha abogado por una educación que eleve la autoestima y la dignidad de las personas.

Madrid. G.A.
El Gabinete de Estudios de la ONG Cooperación Internacional ha organizado recientemente en Madrid las primeras Jornadas de Educación para el Desarrollo, con el fin de "sensibilizar en áreas de solidaridad, educar al voluntariado y enseñar la importancia de los proyectos de cooperación en países en vías de desarrollo". Y también para "concienciar a los educadores sobre la importancia de su labor en relación con la persona y su dignidad para erradicar el individualismo que caracteriza los últimos tiempos, promoviendo al mismo tiempo una solidaridad ética y pedagógica".
El presidente de Cooperación Internacional, Blas Camacho, ha inaugurado este encuentro, mientras que el director general de educación e investigación de Fomento de Centros de Enseñanza, Juan José Javaloyes, ha impartido una conferencia sobre la educación entre los jóvenes. Por su parte, el consultor en proyectos de desarrollo Samuel Carpintero, ha realizado un profundo análisis de los pasos a seguir para realizar un programa de cooperación.
También se ha celebrado una mesa redonda sobre el tema de la formación del voluntariado en el ámbito de las ONGs, en la que han participado representantes de Amnistía Internacional, Manos Unidas, Unicef, Cruz Roja y Cooperación Internacional, quienes han señalado que la participación del voluntariado en actividades de responsabilidad requiere una formación previa y la elaboración de un código ético.

Política errónea

El ex director de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, ha presidido el acto de clausura, denunciando que en los últimos años "ha disminuido la ayuda de cooperación, se ha sustituido por prestamos, y éste ha sido un gravísimo error. Los flujos emigratorios son la consecuencia de esta política, y lleva a muchos países a una dependencia que les impide alcanzar el desarrollo". Por ello, apuesta por un tipo de educación "que proporcione autoestima y eleve el nivel de dignidad de las personas a las que se dirige".
Todos los participantes han coincidido al considerar que "la educación es la base para el desarrollo, y una premisa fundamental para construir una nueva civilización". Y han añadido que "la educación para el desarrollo debe promover, principalmente entre los jóvenes, valores y actitudes que favorezcan el cambio a favor de la cooperación, la paz, la justicia, los derechos humanos y la solidaridad entre los pueblos. Debe fomentar una toma de conciencia para que todos aporten soluciones y sean corresponsables del desarrollo mundial".
Los trabajos de estas jornadas se han completado con un concurso de vídeos sobre cooperación educativa en países en vías de desarrollo, y experiencias docentes sobre aspectos solidarios en la enseñanza media. Se concederá un premio "al mejor proyecto de cooperación al desarrollo que refleje aspectos de la realidad sociocultural y económica de una zona, y las acciones que se hayan acometido". Y otro para "un proyecto de sensibilidad educativa en temas de desarrollo, ya que todo proceso de educación requiere programas de sensibilización, que deben promoverse en ámbitos como la familia, la escuela y las ONGs".

 

arriba