Nuevo material holográfico para
memorias informáticas

Madrid. Un trabajo del Francisco del Monte permitirá preparar memorias informáticas regrabables, de tipo holográfico y con Tbytes de capacidad. Del Monte es investigador del Instituto de Ciencias de Materiales de Madrid, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y su trabajo ha sido publicado por la revista Nature.
Las memorias holográficas son tridimensionales, frente a las actuales memorias magnéticas, únicamente bidimensionales. Así, debido a este carácter, las primeras permiten almacenar diferente información sobre una misma unidad de volumen, con modificar simplemente para ello el ángulo de la grabación o la longitud de onda.
Otra característica de estas nuevas memorias es que alcanzan una capacidad de grabación de Tbytes/cm3 (Tbyte = 10 elevado al cubo Cbytes). Junto a ello, la velocidad de transferencia es superior a 1000 bytes por segundo, lo que significa encontrar un dato elegido al azar en menos de 10 microsegundos.
Empresas como IBM, Rockwell, Lucent Technologies o Bayer Corporation, llevan invirtiendo desde mediados de los noventa en el desarrollo de estas memorias holográficas, tanto grabables como regrabables, como fotorrefractivas.

 
 

Avance en la tecnología de la información

Madrid. Fernando Briones y Juan Pedro Silveira han presentado una tecnología específica con aplicaciones en la fabricación de transistores de alta velocidad y dispositivos de infrarrojos. Esta tecnología supone un paso más en el desarrollo de las posibilidades de la sociedad de la información.
Ambos son investigadores del Instituto de Microeléctrónica de Madrid (IMM), del CSIC. Y el trabajo ha sido realizado en colaboración con el grupo del profesor E. Haller, del Lawrence Berkely National Laboratory (LBNL) y la Universidad de California.
En esta colaboración, el papel del CSIC ha sido fundamental, al proporcionar la tecnología necesaria para la fabricación de estructuras semiconducturas producidas a partir de isótopos puros.
Briones y Silveira han descubierto una notable disparidad, de más de tres órdenes de magnitud, entre los coeficientes de autodifusión del galio y del antimonio en el semiconductor GaSB. Esto tiene una relevancia fundamental para la física del estado sólido.
Por parte del CSIC se destaca el hecho de que un laboratorio estadounidense haya recurrido al IMM, para la aportación de esta tecnología, original y desarrollada totalmente en este centro, lo que supone un verdadero hito, tanto para este organismo como para la comunidad científica española en general.
Como aplicación práctica, los trabajos de los dos investigadores españoles permiten desarrollar transistores de alta velocidad , dispositivos de infrarrojos y nuevas posibilidades en optoelectrónica. El trabajo ha sido publicado en la revista Nature.

 
 

Detectados planetas gigantes gaseosos
en periodo de formación

Las Palmas. Por primera vez se ha llevado a cabo la detección directa, con imágenes en telescopio óptico e infrarrojo, de planetas gigantes gaseosos en proceso de formación. La investigación ha sido llevada a cabo por un equipo del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), dirigidos por el profesor del CSIC Rafael Rebolo.
Los planetas detectados son cuerpos jóvenes solitarios, sólo un poco más masivos que Júpiter y que parecen flotar en el espacio interestelar, sin estar atrapados gravitatoriamente por ninguna estrella.
Los resultados de este trabajo, en el que han colaborado científicos del Instituto de Tecnología de California (EEUU) y del Instituto Max Planck de Astronomía (Alemania), han sido publicados en la revista Science.
Estos planetas, considerados como "solitarios", por no estar ligados a estrellas, al contrario de lo que ocurre con los del sistema solar, son bolas de gas formadas principalmente por hidrógeno y helio. Las temperaturas de sus superficies son muy elevadas, de unos 1.500 grados centígrados, mientras que en su interior se pueden alcanzar cientos de miles de grados.
Los objetos detectados son muy jóvenes y se encuentran a unos 1.500 años luz del Sol, en el sistema Sigma de Orión. Esta es una región bien conocida por los astrofísicos como muy activa en la formación de estrellas. En cuanto a la edad de estos objetos, se estima en menos de 5 millones de años y, según el investigador Rafael Rebolo, se encuentran en pleno proceso de formación, ya que se están contrayendo todavía. De esta manera seguirán durante millones de años, hasta que alcancen un tamaño y temperatura similares a los de Júpiter.

 

arriba