En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@educ.mec.es

 
   
 
   

La responsabilidad de los padres

Leo con sorpresa que en una reciente encuesta (diario Expansión, 28 de octubre), una inmensa mayoría de la padres -concretamente el 78%- reconoce que la principal responsabilidad de educar a la siguiente generación recae en las propias familias y sólo un 7% cree que corresponde a los profesores o al Estado. Desconozco que métodos se aplican para realizar este tipo de estudios y tiendo a desconfiar de las franqueza de muchos padres en sus repuestas a cuestiones que tienen que ver con la escuela.
Por el momento sé, porque así lo reflejan año tras año los informes sobre el estado y situación del sistema educativo que elabora sistemáticamente el Consejo Escolar del Estado, que los padres siguen siendo el colectivo con menor participación en las reuniones de los consejos escolares de los centros. Este dato, ya de por sí bastante significativo, se podría complementar con el hecho, confirmado por numerosos estudios, de que los niños y jóvenes españoles pasan cada vez más horas frente al televisor, nada menos que cerca de 1.300 anuales, o lo que es lo mismo, tres horas y media diarias.
Me pregunto, con estos pocos datos en la mano, cuál es en realidad la verdadera preocupación de los padres por la educación de sus hijos y hasta que punto dejan en manos de otros -los docentes- una responsabilidad que, al menos, debería ser compartida.

Juan Menéndez
Madrid.

 
   
 
   

Sobre la ampliación
del calendario escolar

Una vez más, desde la opinión pública, se pone en entredicho la labor y el cometido del profesional docente.
Del tema, hablan los padres, los contribuyentes, los distintos cargos de la administración, periodistas, estudiosos de la pedagogía, fundaciones, sociólogos, ONG's…, pero los verdaderos artífices del hecho pedagógico siguen siendo los alumnos y los maestros o profesores.
Me temo que los padres actuales tendrán que aceptar el reto de la sociedad compleja a la que estamos abocados. Mantener los niveles de bienestar a los que hemos accedido en estos últimos años es, desde luego, deseo muy legítimo pero la educación, la formación de los niños y jóvenes no se puede o al menos no se debe, regular a deseo de nadie.
Hay que decirlo y volverlo a decir: los responsables de lo que serán los adultos del mañana son principalmente los padres; la escuela, los profesores y todos los medios educativos son y deben ser, el apoyo, la ayuda, el medio que la sociedad pone al alcance de los padres para conseguir ese fin.
Se me dirá que los padres creen que el medio es escaso para la formación de sus hijos y, por eso, el argumento de más días en el colegio. Yo pregunto: ¿para qué?
Está claro que tres días más en febrero no van a suponer un gran avance en su formación lo que sí parece bastante claro es que sí van a suponer bastante para evitar el quebradero de cabeza de los padres en la obligación de cuidar de sus hijos, mismo razonamiento para una semana más en septiembre.
Sin querer ser tremendista, tengo que mencionar la alarmante agresividad de los menores, con actos delictivos como no se conocían en épocas pasadas, cuando los niños pasaban menos horas en el colegio.
Como explica en prensa (EL MUNDO –6 de junio 2000) el Dr. Vicente Rubio, presidente de la Sociedad Española de Trastornos de la Personalidad (SETP) tras estos comportamientos puede haber varios condicionantes, aunque a su juicio los que más destacan son los de carácter educacional y concretamente, la falta de comunicación en la familia y la pérdida de valores en la sociedad. Quizá pensamos a la hora de educar y preparar a los hijos para el futuro, en modelos de carácter demasiado competitivo, en el éxito, en el triunfo rápido, en palabras del Dr. Rubio "frustraciones terribles".
Es, a lo mejor, el momento de reajustar nuestra sociedad y, en vez de actuar con cobarde oportunismo y buscar un chivo expiatorio fácil (no olvidemos que casi todos hemos sido alumnos y es muy posible que tengamos una idea estereotipada e inexacta de lo que es la escuela y el maestro), pedir a los poderes públicos soluciones sociales para problemas sociales más conflictivos y difíciles de solucionar.
Es bastante falaz, en una sociedad con cada vez más fuentes alternativas de información, con unos padres mucho más preparados, con medios tecnológicos al alcance de cada vez más niños, querer hacernos creer que 4 o 5 días más de clase son cruciales para su formación.
Los docentes están cansados de tener que justificarse de un parasitismo social que les han colocado. En mi opinión, cualquier cambio o exigencia que se haga en su quehacer profesional debe estar justificado exclusivamente desde su tarea docente.

Ana Oyarzun Goiburu
y siete profesores más

 

 
arriba