Bricall considera que la educación exige un ejercicio de reflexión

El autor del informe "Universidad 2.000" apuesta por la flexibilidad en los itinerarios educativos

La reflexión es, para Josep María Bricall, la principal carencia de
la educación. Este catedrático de Economía Política inauguró la tercera edición del ciclo de conferencias "La educación que queremos", organizado por la Fundación Santillana.
Josep María Bricall inaugura el
tercer ciclo de conferencias
"La educación que queremos".
(Foto: Magali Berenguer)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
El tercer ciclo "La educación que queremos", que organiza la Fundación Santillana, fue inaugurado por Josep María Bricall, ex presidente de la Conferencia de Rectores Europeos y autor del "Informe Universidad 2000". "¿Qué le falta a nuestra educación?" fue la cuestión que planteó este catedrático de Economía Política de la Universidad de Barcelona.

Para Bricall, las escuelas cumplen la doble función de introducción a la vida social y la formación para el ejercicio de actividades profesionales y constató que "la influencia del desarrollo tecnológico en la escuela ha sido enorme y que la formación profesional alcanzó enseguida a la formación secundaria, ampliándose luego a la educación superior".

Actualmente, la mayoría de la demanda de los estudiantes abarca una formación a lo largo de toda la vida activa, no obstante este profesor precisó que "la educación debe preparar para trabajar en equipo, la flexibilidad, la adaptación a los acontecimientos, el aprendizaje de nuevas técnicas o conocimientos y la capacidad para resolver los problemas".

Por otra parte, puntualizó que la educación "es un instrumento de la vida social y no enfocar de esta manera las soluciones es un gran irresponsabilidad". Según sus propias palabras, "la educación debería ser objeto permanente de la opinión y materia obligada en la agenda de los responsables de la política".

En su opinión, ni las nuevas demandas, ni la introducción de las nuevas técnicas deben escapar a los responsables de la educación y a la opinión pública y, seguidamente apuntó que "los responsables de la administración deberían señalar de forma clara cuáles son sus preferencias y su estrategia a largo plazo".

Itinerarios formativos

En referencia a los itinerarios del estudiante, Bricall considera que deben contemplar "toda la vida de los ciudadanos y permitir su rectificación en cualquiera de sus fases. Así como, precisó que deben perseguir especialidades disciplinares, pero también salidas profesionales.

Este experto opina que "las respuestas tradicionales de las humanidades padecen de su aislamiento y de la consecución de sus propios objetivos disciplinares". Por ello, sugiere que "los establecimientos estimulen el contacto entre profesores e investigadores" y que igual que las universidades establecen cada vez más contactos con el sector productivo, las escuelas deben crearlos con su entorno y crear redes entre ellas.

Bricall concluyó su intervención subrayando que "todos estamos implicados en la educación y a todos corresponde mesurar lo que falta al conjunto del sistema educativo, para abandonar rutinas e intereses injustificados".

Para conseguir los resultados que deben esperarse de la educación en este período de transición, apostó por la necesidad de delimitar responsabilidades, incorporar la flexibilidad, no renunciar al rigor y luchar contra la fragmentación.

Entre los últimos trabajos de este catedrático de Economía Política destaca el "Informe sobre la Enseñanza Superior en España", en el que propugna una reforma universitaria basada en el refuerzo de la financiación, el aumento de becas y en una nueva selección del profesorado.

Próximamente intervendrán en la presente edición del ciclo de conferencias Edgar Morin, ex director de l' École des Hautes Études en Sciencies Sociales de París, Adela Cortina, catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia, y Carmen Iglesias, miembro de la Real Academia de la Historia.

 

arriba