En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@educ.mec.es

 
   
 
   

El diálogo y la motivación del alumno

COMUNIDAD ESCOLAR publicaba en el nš 662 una información sobre una reunión de expertos en fracaso escolar, que habían elaborado un decálogo con diversas actuaciones para erradicar este problema que afecta a numerosos estudiantes. Una de estas medidas se concretaba en el fomento de la lectura tanto en el colegio como en casa, además se recomendaba hacer grupos pequeños de alumnos y aumentar las plantillas docentes, entre otras.
En este encuentro participó Robert Slavin, que apuesta por el aprendizaje precoz de la lectura como medio de evitar el fracaso escolar. Este especialista norteamericano dirige un programa especialmente diseñado para niños procedentes de hogares humildes y que se desarrolla en 1.800 escuelas.
No obstante, su iniciativa pedagógica no parece ser la única en EEUU. Recientemente, he leído una información de un compatriota suyo, Henry M. Levin, profesor universitario y creador de las "accelerated schools", cuya finalidad es potenciar la autoestima de los alumnos.
Este docente afirma que si un chico fracasa en la escuela es porque se siente desmotivado y piensa que no sirve para estudiar. Por ello, se muestra partidario de identificar y estimular las cualidades de los estudiantes.
Casi mil escuelas en EEUU desarrollan este sistema pedagógico. En su mayoría son públicas y, al igual que en el proyecto anterior, ubicadas en zonas empobrecidas, donde el índice de fracaso escolar es mas elevado. El método didáctico se basa en el diálogo y la motivación del alumno, además se recaba la colaboración de los padres, porque consideran que también son responsables de la educación de sus hijos.
Levin afirma que todos los estudiantes deben ser tratados como si fuesen superdotados, lo que contribuye a que se sientan más confiados, ganen en seguridad en sí mismos y, en consecuencia, obtienen mejores resultados académicos.

Pedro Ruiz Portillo
Las Rozas (Madrid).

 
   
 
   

Sobre el fracaso escolar

Con la llegada del nuevo curso educadores, expertos y analistas vuelven a la carga con el problema del fracaso escolar. Es cierto que este fenómeno, de muy difícil solución, tiene sus causas no sólo en el entorno escolar sino también en el seno de la familia y en la sociedad en su conjunto. Pero a pesar de que cada vez se destinan mayores recursos a la enseñanza el problema no remite, a tenor de las estadísticas que se publican periódicamente en los medios de comunicación.
La familia es un elemento básico para comenzar a entender la problemática del fracaso escolar. Los padres no sólo deben garantizar la seguridad afectiva y material de sus hijos, sino también mantener con ellos una comunicación fluida y estimularles educativa y culturalmente, interesarse por su trayectoria en la escuela y estar al tanto de su rendimiento académico. Se equivocan aquellos padres que creen que sólo la escuela debe ser la responsable de la educación de sus hijos, mientras ellos se acomodan entre la indiferencia y la sobreprotección. El primer paso para solucionar el problema pasa por estabelcer desde este momento una cooperación estrecha entre las familias y los centros de enseñanza.
Por otro lado, el entorno escolar debe cimentar su lucha contra el fracaso en diversas actuaciones como la reducción de alumnos por aula, el establecimiento de currículos abiertos y flexibles y el planteamiento de un modelo de enseñanza más conectado con la realidad, donde los alumnos perciban su esfuerzo como algo útil, con sentido.
Pero sobre todo, la institución escolar ha de preocuparse por el profesorado y por su formación. Ya no sirven los parches y los cursillos de perfeccionamiento sobre esta o aquella materia. Los profesores han de mostrar una actitud profesional hacia su trabajo, tener dominio de su asignatura y grado de compromiso hacia ella. Y para que esto ocurra, la Administración educativa debe ser la impulsora del proceso, fomentando entre los docentes el valor de la vocación, reconociendo su labor desde el punto de vista social y también monetario y respetando, al mismo tiempo su autonomía y capacidad crítica.

Javier Moreno
Madrid

 

 
arriba