Acuerdo polémico para
la enseñanza concertada

Las federaciones de enseñanza de UGT y CC.OO han rechazado el Convenio de la enseñanza concertada, firmado por los sindica- tos FSIE y USO con las patronales Educación y Gestión y CECE. El acuerdo tendrá vigencia hasta finales del 2003, y para el presente año contempla subidas salariales que van del 2 al l2,5%.

Madrid. G. A.
La patronales Educación y Gestión y CECE han firmado el 18 de septiembre con los sindicatos FSIE y USO, el "IV Convenio colectivo de Empresas de Enseñanza Privada sostenidas, total o parcialmente, con fondos públicos". Estas organizaciones han ratificado así el preacuerdo que habían alcanzado el pasado  mes  de  julio  tras  diez meses de

UGT y CC.OO. no suscriben el IV Convenio del sector, firmado por FSIE y USO con las patronales Educación y Gestión y CECE

negociaciones, y del que informábamos en el número 660 de COMUNIDAD ESCOLAR. El Convenio entrará en vigor tras su publicación en el "BOE", tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre del año 2003, y afectará a más de 60.000 trabajadores de 2.500 empresas educativas. Incluye por primera vez al primer ciclo de Educación Infantil (integrado), e incorpora a este nivel la categoría de Técnico Superior. Además, se incluye dentro del personal docente a los orientadores educativos en todos los niveles y se potencia el contrato de relevo para los mayores de 60 años.

También contempla diversas posibilidades de reducción de jornada, y para el presente año establece unos incrementos salariales del 2,15% para el personal en pago delegado y el de Educación Infantil; del 2,5% para los profesores de niveles no concertados; del 2% para los no docentes; y del 2% en la antigüedad para todos los trabajadores. Y se incrementa en un día las vacaciones del personal de servicios.

Estabilidad

Educación y Gestión ha difundido un comunicado, en el que afirma que éste "es un buen convenio en términos generales, y su duración de cuatro años producirá una estabilidad en los centros beneficiosa para todos". Y destaca positivamente algunos puntos del acuerdo, como "la introducción de nuevas posibilidades de contratación, la fijación de una clasificación profesional coherente con los distintos niveles educativos, la redefinición de la organización del trabajo, así como la distribución flexible de la jornada y posible reducción de la misma para los docentes".

También USO ha difundido su valoración por escrito, afirmando que "se han conseguido los objetivos principales que nos marcamos al inicio de la negociación, y un marco estable de relaciones laborales en el sector". Cree que se producen mejoras significativas en el apartado de jornada, y por la reclasificación de las categorías profesionales. Y también en lo referente a permisos, excedencias, bajas por maternidad y premios por jubilación.

Rechazo

Por contra, FETE-UGT no ha suscrito este convenio por considerar que "paralizará las mejoras la las condiciones laborales durante los próximos años", y supondrá una "pérdida notable de poder adquisitivo para los trabajadores, debido a la ausencia de cláusula de revisión salarial". Denuncia que en lugar de "clarificar el concepto de jornada lectiva y no lectiva, para alcanzar una reducción progresiva de la carga lectiva del profesorado, el convenio continúa contemplando dicha jornada como horas de tiza únicamente". Y afirma que "la adopción del contrato por obra y servicio determinado, y la contratación temporal encubierta bajo el epígrafe de período de prueba de 10 meses, no favorecen la estabilidad en el empleo".

La Federación de Enseñanza de CC.OO. tampoco ha ratificado este acuerdo que, tras consultar con los trabajadores y valorarlo en sus órganos de dirección, ha calificado de "negativo". Cree que supone una pérdida de poder adquisitivo, y "vulnera las reglas democráticas de la legislación vigente con las nuevas disposiciones sobre disciplina y faltas y sanciones". Considera que "el ámbito temporal de cuatro años dificulta la negociación con las administraciones educativas en un contexto de paz social, y facilita la consolidación de unas condiciones educativas diferentes entre comunidades". Y afirma que, en la práctica, se hace imposible la reducción de jornada y no se soluciona la situación de los licenciados en los dos ciclos de la ESO.

 

arriba