El Congreso propone mejorar
la seguridad del transporte escolar

Elevar la edad de los alumnos, trayectos más cortos y control de los vehículos son algunas de las medidas
que figuran en
el proyecto
Foto: Rafael Martínez
El Congreso propone al Gobierno que adopte medidas para aumentar la seguridad en el transporte escolar. Elevar la edad
de los alumnos a los 16 años, reducción del tiempo de los trayectos y la incorporación de un acompañante son algunas
de las propuestas que recoge esta iniciativa.

Madrid. R.C.
La Comisión de Educación, Cultura y Deporte del Congreso de los Diputados ha aprobado por unanimidad una proposición no de ley, en la que se insta al Gobierno a que, en el plazo de seis meses, adopte las medidas necesarias para mejorar la seguridad del transporte de escolares.

Esta iniciativa del Grupo Socialista propone que se eleve la edad de los usuarios del transporte escolar a los 16 años, ya que la LOGSE establece la obligatoriedad de la enseñanza hasta esa edad. También, se deberán incrementar las medidas de control e inspección de los vehículos, fundamentalmente, reducir sus límites máximos de antigüedad; así como, se deberán ajustar las condiciones de trabajo de los conductores al decreto de 1995, que regula "las jornadas especiales de trabajo", con el fin de reducir las causas que contribuyen a generar el denominado "fallo humano".

Incorporación de acompañante

Otra de las novedades de este proyecto es la introducción de la figura del acompañante, que viene siendo demandada por las familias. Esta incorporación permitiría mejorar las condiciones de trabajo de los conductores, que dedicarían su atención exclusivamente a la conducción. Según la propuesta socialista, el cuidador debe ser un profesional con capacitación suficiente, que permita la perfecta inserción laboral de esta figura, pero que además constituirá un nuevo empleo de interés colectivo y marcado carácter social.

Asimismo, otra de las novedades se concreta en la prohibición de que tres menores ocupen dos asientos, de forma que, con la nueva normativa, cada alumno dispondrá de su propia plaza.

Un aspecto importante del proyecto es la organización de las rutas de forma que los escolares no permanezcan más de una hora en el trayecto. No obstante, se debe respetar la opción de familias del ámbito rural, que prefieren un largo desplazamiento antes de que sus hijos se instalen en residencias alejadas de su entorno.

Por su parte, el PP introdujo, a través de enmienda, la exigencia de que los vehículos que transporten escolares con graves afectaciones motóricas a un centro de educación especial, deberán contar con ayudas técnicas que faciliten su acceso.

 

arriba