El Patronato del Informe Universidad 2000 incide
en la necesidad de abordar la reforma de la LRU
El Patronato del Informe Universidad 2000, en reunión celebrada el pasado día 14 en Madrid, adoptó un acuerdo en el que se incide respecto "a la necesidad de abordar, de forma urgente y desde el consenso, una modificación amplia y profunda de la Ley de Reforma Universitaria (LRU)". Respecto a esta reforma, el secretario de Estado de Educación y Universidades, Julio Iglesias de Ussel, recordó en Santander, un día antes, "que existe un compromiso explícito del Presidente del Gobierno, José María Aznar, y de la ministra de Educación, Pilar del Castillo, de que dicha reforma se hará en esta legislatura".

Julio Iglesias reitera el compromiso
del Gobierno
de acometerla en la actual legislatura

La modernización
y plena
integración del sistema universitario español en la red europea del conocimiento
es uno de los asuntos capitales que ha de afrontar la reforma
de la LRU.
(Foto: Rafael Martínez).

Madrid.
En el texto del acuerdo adoptado por el Patronato del Informe Universidad 2000, que preside el rector de la Universidad Politécnica de Madrid y presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Saturnino de la Plaza, se precisa que, "hasta la fecha, las aportaciones surgidas del debate iniciado con la presentación del Informe Universidad 2000 (informe Bricall), el día 24 de marzo, permiten ya identificar opiniones y puntos de vista de distintos colectivos, así como constatar un amplio acuerdo respecto a la necesidad de abordar, de forma urgente y desde el consenso, una modificación amplia y profunda de la Ley de Reforma Universitaria (LRU), imprescindible para continuar avanzando en la modernización de las universidades y en la mejora de la educación superior y la investigación científica".

"El debate que se ha abierto en nuestras universidades y en la sociedad española -se indica en el documento- ha de continuar su curso, pero es también necesario que éste se extienda cuanto antes al parlamento español y a los Parlamentos de las Comunidades Autónomas, foros donde habrán de concretarse gran parte de las reformas que se han de abordar".

Tras recalcar que "el rigor y la profundidad de los análisis, junto al interés de las propuestas planteadas, hacen del Informe Universidad 2000 un documento imprescindible", en el acuerdo se señala que, "en consecuencia con las anteriores consideraciones, este Patronato entiende que es ya el momento de trasladar a los poderes públicos el Informe y, para ello, encomienda a su presidente que inicie las gestiones oportunas para que este traslado se realice en el plazo más breve posible".

Asimismo, el Patronato expresa "su compromiso de continuar contribuyendo a esta iniciativa, junto con la CRUE, para extender y ampliar la reflexión y el análisis en torno a la Universidad española, la mejora del servicio público de la educación superior y su contribución al progreso social y económico".

Compromiso explícito del Presidente del Gobierno

Respecto a la reforma universitaria, un día antes de la reunión del Patronato del Informe Universidad 2000, el secretario de Estado de Educación y Universidades, Julio Iglesias de Ussel, afirmó en Santander, tras su intervención en el encuentro "La formación y el empleo de los universitarios en España y en Europa", celebrado en el marco de la programación de los Cursos de Verano 2000 de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, que "existe un compromiso explícito del Presidente de Gobierno, José María Aznar, y de la ministra de Educación, Pilar del Castillo, ante el Congreso de los Diputados, de que dicha reforma se hará en esta legislatura".

Iglesias expresó su confianza en que el proceso de conversaciones, negociaciones y decisiones para la modificación la LRU tengan "un ritmo adecuado para que estas reformas se puedan materializar, en su totalidad, en la presente legislatura", y preciso que los objetivos básicos de estas reformas pasan por "garantizar la calidad de la enseñanza y la plena integración del sistema universitario en la red europea del conocimiento".

Uno de los puntos que recalcó el secretario de Estado de Educación y Universidades es el de articular e impulsar "la coordinación entre la Administración central, las universidades, las Comunidades Autónomas, los Consejos Sociales y el resto de los agentes e implicados en la enseñanza universitaria".

Iglesias de Ussel significó asimismo que la vigente Ley de Reforma Universitaria "nació para adaptar las universidades a la Constitución y, ahora, una vez conseguido esto, lo que hay que hacer es poner a las universidades en una dinámica que les permita afrontar el futuro de la plena integración europea en condiciones adecuadas".

Declaraciones del presidente de la CRUE

Por su parte, el presidente de la CRUE y del Patronato del Informe Universidad 2000, Saturnino de la Plaza, quien participó asimismo en el encuentro celebrado en Santander, manifestó, en declaraciones efectuadas a Europa Press, que la modificación de la actual LRU "se debería aprobar dentro de la primera mitad de la presente legislatura".

De la Plaza señaló que "la definición de cual va a ser el contenido y las líneas de la reforma de la LRU es un asunto que exige al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte una toma inicial de posición", y precisó que dicho pronunciamiento "debería producirse pronto, ya que el debate de la propia Ley, tanto en el Parlamento como en la sociedad y en las Comunidades Autónomas, lleva mucho tiempo".

"Una ley de esta naturaleza -recalcó Saturnino de la Plaza- es una ley siempre controvertida y difícil, que exige, quizás, un pacto entre los diversos partidos políticos. En opinión del presidente de la CRUE, "la nueva LRU será buena si enfoca con acierto lo que debe ser el modelo de la Universidad española del futuro, de los tiempos de hoy en día que exige la sociedad, y será buena si define bien la carrera docente y si se da una buena solución al tema del Profesorado universitario".

Asimismo, De la Plaza significó que "el tema de la estructura y del gobierno de las universidades debería enmarcar las pautas adecuadas, siempre en la línea de los que se debe conseguir con la nueva Ley, que es poner el marco donde las universidades se modernicen y se adapten a lo que hoy en día piden los tiempos".

 

arriba