Pilar del Castillo anuncia la modificación de las enseñanzas mínimas en la ESO y el Bachillerato

La ministra explica las reformas previstas del sistema educativo ante más de 350 docentes asistentes
a los Cursos de Formación para el Profesorado de Secundaria de la UIMP
La ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, inauguró el lunes día 11, en Santander, los Cursos de Formación para el Profesorado de
Educación Secundaria impartidos durante la pasada se- mana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) e incluidos en la programación de sus Cursos
de Verano 2000. En su intervención ante los docentes participantes, la ministra trazó las líneas generales
de la reforma de aquellos aspectos del actual sistema educativo que tiene previsto realizar su Departamento.

La ministra
de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, y el rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, José Luis García Delgado,
en la sede de la UIMP en Santander. (Foto: EFE)

Madrid.
Desde el año 1997, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte desarrolla y patrocina, en el ámbito de la programación estival de la UIMP, cursos de actualización de conocimientos de carácter científico y didáctico dirigidos a profesores de Educación Secundaria. Este año, se ha incorporado a la programación de los Cursos de Verano de la UIMP, por vez primera, la celebración de Cursos de Formación para el Profesorado de Educación Primaria, cuyo desarrollado tuvo lugar en el pasado mes de junio.

Más de 350 profesores de Secundaria de toda España han asistido a los siete cursos de formación, desarrollados entre los días 11 y 16 de septiembre e impartidos por prestigiosos especialistas en las diferentes materias incluidas en la programación, todas ellas relativas a disciplinas básicas del currículo.

Reforma del sistema educativo

Durante su intervención en el acto inaugural de los Cursos de Formación para el Profesorado de Educación Secundaria de la UIMP, Pilar del Castillo expuso ante los docentes participantes las líneas generales de la reforma que el Ministerio de Educación tiene previsto aplicar "en aquellos aspectos del sistema educativo actual que se han mostrado deficientes" y mostró su confianza en que "haya un consenso para la reforma de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) y del Bachillerato", si bien advirtió que, si no se logra tal acuerdo, su Departamento "no paralizará la modificación, porque sería una irresponsabilidad política".

La ministra anunció que el Ministerio de Educación presentará al Consejo de Ministros, antes de Navidad, dos reales decretos de modificación de las enseñanzas mínimas en los niveles educativos de la Educación Secundaria Obligatoria y de Bachillerato.

Pilar del Castillo explicó que las modificaciones están relacionadas con el contenido de los programas y con un aumento de la carga horaria, fundamentalmente en las áreas de Matemáticas y de Lengua durante el primer ciclo de la ESO, "que es donde se han detectado unas deficiencias mayores y donde parece más necesario aumentar la carga horaria".

Fracaso escolar

La ministra de Educación, tras afirmar en su intervención que la ESO ha planteado numerosos problemas, como una elevada tasa de fracaso escolar, no atribuible a la falta de recursos (más de un 25% de los alumnos no obtiene el título de graduado en Educación Secundaria), una preparación insuficiente para el acceso a estudios posteriores y dificultades de carácter pedagógico, entre otros, recalcó que "la preocupación del Ministerio se centra en que los alumnos estén perfectamente formados en el núcleo básico de sus estudios, para lo que habrá que reconsiderar tanto los contenidos de las materias como su distribución horaria".

Para la consecución de este propósito, Pilar del Castillo explicó que el Ministerio de Educación se propone reforzar las materias troncales e impulsar una mayor racionalización en la oferta de materias optativas, así como conceder mayor importancia a las materias de carácter instrumental, como son la Lengua, las Matemáticas y las lenguas extranjeras.

Formación integral

Asimismo, según indicó la ministra, su Departamento quiere definir un nuevo contexto que contemple "el estudio de las Ciencias y las Humanidades como medio para lograr una auténtica formación integral de los alumnos, aplicando las conclusiones del dictamen que la Comisión de Humanidades elaboró en 1998", así como potenciar y desarrollar "una educación en valores".

Otras propuestas expuestas por Pilar del Castillo ante los docentes de Secundaria hacen referencia al desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, la reorientación del área de tecnología, la mejora del área de informática y modificaciones en el segundo ciclo de la ESO, "para lo que se establecerán distintas vías formativas que atiendan realmente a la diversidad de intereses, motivaciones y capacidades de los alumnos".

Asimismo, según explicó Del Castillo, se pretende introducir modificaciones en el actual sistema de promoción con materias pendientes y reforzar los actuales sistemas de evaluación, de tal modo que el título de graduado en Educación Secundaria tenga la consideración social que merece al garantizar una formación acorde con los objetivos de esta etapa educativa, y añadió al respecto que "los alumnos que no alcancen los objetivos de la ESO deberán recibir una formación que, o bien facilite su inserción laboral, o bien su permanencia en el sistema educativo".

Bachillerato y FP

En relación con el Bachillerato, Pilar del Castillo indicó que el Ministerio de Educación se plantea la mejora del currículo, con el fin de preparar a los alumnos para los estudios superiores, incluidos los ciclos formativos de grado superior, y en este sentido apuntó que es preciso dar un tratamiento adecuado a las ciencias y reforzar la presencia de las humanidades en el Bachillerato, de modo especial la Historia, la Filosofía y las Lenguas Clásicas (latín y griego).

Respecto a la Formación Profesional, la ministra de Educación señaló que es necesario emprender la construcción de "un sistema formación profesional moderno, que asegure la calidad y se convierta en la clave para lograr la vinculación entre el sistema educativo y el sistema productivo, vinculación que propicie el acceso al empleo de los jóvenes y que mejora las cualificaciones profesionales de los trabajadores".

 

arriba