La presencia de alumnado adulto en la Univer- sidad española muestra una tendencia creciente, impulsada por
la necesidad de actualizar
la formación. (Foto: Rafael Martínez)
La Universidad española se prepara para
el nuevo curso académico con la mirada puesta en la apertura del proceso de modificación y adecuación de la Ley de Reforma Universitaria (LRU). Más de 200.000 nuevos alumnos se incorporarán
a las aulas tras superar las Pruebas de Acceso a la Universidad, que a lo largo de este mes de septiembre celebran su segunda convocatoria.

Cerca de 70.000 estudiantes
se presentan este mes
a la segunda convocatoria de las pruebas
de selectividad

Madrid.
En torno a un millón y medio de alumnos cursarán estudios en la Universidad española en el curso académico, 2000-2001, que iniciará sus actividades en el próximo mes de octubre. Antes, a lo largo del presente mes de septiembre, más de 70.000 estudiantes concurrirán a la segunda convocatoria de las Pruebas de Acceso a la Universidad (selectividad) con la esperanza puesta tanto en la superación de los exámenes como en la posibilidad de hallar acomodo, todavía, en los estudios y centros de su preferencia.

El número total de plazas de primer curso o de nuevo acceso que las universidades españolas ofertan para este próximo curso asciende a 292.072, superior en más de 100.000 plazas al número de alumnos que se presentaron a la primera convocatoria de las Pruebas de Acceso a la Universidad. Este dato revela que la oferta global de plazas de nuevo acceso de la Universidad española tiene capacidad para absorber la demanda global existente, si bien el establecimiento de centros y estudios con límite de acceso determinará que los alumnos con notas definitivas de selectividad inferiores a las notas de corte fijadas en aquellos centros con límite de acceso establecido hayan de optar por otros estudios o centros de los de su preferencia, o bien volver a concurrir a la siguiente convocatoria de las Pruebas de Acceso a la Universidad para mejorar su calificación definitiva y alcanzar la nota de corte exigida en los centros y estudios de su elección.

Según un estudio comparativo del Consejo de Universidades efectuado el pasado curso, las notas de corte disminuyeron en 727 enseñanzas impartidas en las universidades públicas españolas respecto al curso 1998-99, y aumentaron en 419 enseñanzas. Asimismo, año tras año se detecta un incremento en el número de centros y enseñanzas que no tienen establecido límite de acceso, pero aún así, los desajustes específicos entre oferta y demanda son significativos en determinadas enseñanzas: en el pasado curso académico la totalidad de las enseñanzas correspondientes a Ciencias de la Salud, 196, tenían establecido límite de acceso, y únicamente 17 de las 156 enseñanzas correspondientes al área de Ciencias Experimentales carecían de límite de acceso establecido. Esa limitación de acceso era asimismo muy acusada y generalizada en determinados distritos universitarios como Madrid y Cataluña.

La introducción e implantación del Distrito Unico, que será total en el curso académico 2004-05, y la reducción progresiva del número de aspirantes de nuevo acceso, como consecuencia del descenso demográfico y de su incidencia en la banda de edad juvenil, conllevará una mayor adecuación entre oferta y demanda en la Universidad española e incrementará las opciones y posibilidades de los alumnos de cursar los estudios de su preferencia.

Descenso demográfico

Por vez primera, se ha registrado un descenso en el número de alumnos que aspiran a incorporarse a la Universidad española, consecuencia de la incidencia de la caída demográfica en la banda de edad que agrupa a los jóvenes con 18-19 años, y a la primera convocatoria de las Pruebas de Acceso a la Universidad concurrieron, el pasado mes de junio, 15.000 alumnos menos que a las pruebas correspondientes al curso 1999-2000. Las previsiones apuntan a un progresivo descenso en el número de aspirantes a cursar estudios a la Universidad en la citada banda de edad (18-19 años), y a un progresivo incremento en la incorporación a la Universidad de alumnado adulto (mayores de 25 años, titulados, estudios de tercer ciclo y estudios universitarios a distancia), complementado por una creciente presencia de alumnado adulto cualificado que pretende mejorar y actualizar su formación.

Por otra parte, las previsiones apuntan a que el progresivo predominio de la mujer en la Universidad española, vigente en los últimos años, proseguirá su paulatino incremento en el próximo curso y se situará en torno al 55%.

 

arriba