La escuela pública acoge a la mayoría

de los estudiantes extranjeros
en nuestro país
CC.OO. realiza un informe sobre "la escolarización
de los hijos de
inmigrantes en España"
Los autores del informe apuestan por una educación que respete las distintas lenguas y culturas.
(Foto: Rafael Martínez)
Casi tres de cada cuatro niños extranjeros escolarizados en España en el curso 1996/97 estudiaban en centros
sostenidos con fondos públicos y, de ellos, sólo el 14% asistían
a colegios concertados, según un estudio elaborado por CC.OO. en el que se reclama una enseñanza más multicultural e integradora. También se afirma que el número de alumnos inmigrantes ha aumentado un 57% en seis cursos, y que la mitad de ellos se concentran en Madrid y Cataluña.

Madrid. G. A.
La Fundación Primero de Mayo y Comisiones Obreras han realizado un informe sobre "la escolarización de los hijos de inmigrantes en España", financiado por el Ministerio de Trabajo a través del Instituto de Migraciones y Servicios Sociales, en el que se afirma que "el peso específico de los estudiantes extranjeros en nuestro país es, hoy por hoy, bastante reducido". El trabajo se basa fundamentalmente en datos del curso 1996/97, en el que se contabilizaron 62.707 alumnos foráneos matriculados en alguno de los centros de enseñanza no universitaria españoles, lo que representa tan sólo el 0,8% del total.

Hay más de 150 nacionalidades presentes en el sistema educativo español, aunque seis concentran a casi el 50% de la población de estudiantes extranjeros, y una veintena de ellas al 78%. La Unión Europea es el conjunto que más escolares aporta (30,5%), si bien entre Alemania (7,1%), Reino Unido (6,2%), Portugal (5,7%) y Francia (5,4%), llegan al 24,4%. Pero, con gran diferencia, es Marruecos el principal país de origen (20,7%). En definitiva, Europa sigue siendo la primera zona geográfica de procedencia, pero es el contingente africano el que ha experimentado el mayor crecimiento en los últimos años. Del resto, sólo el colectivo centroamericano ha registrado un aumento.

En sólo seis cursos (del 1992/93 al 1997/98), la población escolar española ha descendido un 10,5% mientras que el número de alumnos extranjeros ha registrado un incremento del 57%, con una clara tendencia a seguir aumentando incluso en mayor porcentaje. Pero su distribución por la geografía española es muy desigual, ya que entre cinco de las diecisiete comunidades autónomas (Madrid, Cataluña, Valencia, Canarias y Andalucía) aglutinan al 80% de estos estudiantes, y sólo entre las dos primeras a más del 50%. El alumnado procedente de Europa se localiza principalmente en la zona valenciana y en las islas, mientras que los originarios de países africanos, iberoamericanos y asiáticos se concentran sobre todo en las comunidades madrileña, catalana y andaluza.

Desequilibrio

También existe un claro desequilibrio entre las distintas redes en cuanto a la escolarización de niños extranjeros, ya que tres de cada cuatro (73% en el territorio MEC y 69% en toda España) cursaban estudios en centros públicos, en el ejercicio 1996/97. Y según los datos proporcionados por la Subdirección General de Educación Especial y Atención a la Diversidad para el curso 1998/99, referidos a los centros sostenidos con fondos públicos del ámbito de gestión del Ministerio en dicho período, "el 86% de los inmigrantes que cursan estudios en estos centros lo hace en colegios o institutos públicos, mientras que el restante 14% lo hace en centros concertados". Además, la cuarta parte se concentraban en sólo 60 de los más de 4.500 centros, públicos y concertados, que dependían del Departamento en dicho curso. Y en algunos casos el porcentaje de estudiantes extranjeros superaba el 50%, llegando a veces al 70%.

Según el informe, "hay al menos dos mecanismos de los que se valen los colegios concertados para evitarse alumnos no deseados. Uno es la obligación de pagar ciertos servicios no subvencionados, y para los que no existen sistemas de ayudas estatales, como el transporte escolar, el uniforme, el comedor, las actividades extraescolares, etc. Y otro la no existencia de plazas reservadas para la admisión de alumnos que lleguen con el curso escolar empezado o en cursos y niveles altos, lo que convierte a estos colegios en cotos cerrados para un colectivo que, muy frecuentemente, se incorpora al curso cuando éste ya ha empezado".

Dificultades

Los autores del estudio añaden que "en las escuelas donde el volumen de niños de origen inmigrante es significativo, su presencia se vive como algo, si no conflictivo, sí dificultoso". Reconocen que "por mucho que las escuelas e institutos pretendan acoger a estos alumnos con la mayor normalidad posible, un excesivo peso de este tipo de alumnado introduce algunas dificultades pedagógicas y organizativas, ciertos inconvenientes que antes no existían". Y desatacan la conveniencia y necesidad "de contar con ciertos recursos específicamente establecidos para ellos".

Por todo ello, en las conclusiones de este informe se recomienda a los centros docentes que avancen "en el desarrollo de la idea de la multiculturalidad proporcionando al alumnado, cualquiera que se la cultura a la que pertenecen, los mecanismos necesarios para que puedan mantener y desarrollar sus propias lengua y cultura. Es necesaria una educación no basada en ideas que confieran superioridad de una cultura sobre otra, y así poder llegar a una situación en la que las diferencias culturales (religión, hábitos alimenticios o incluso lengua) no sean cuestiones tan importantes a la hora de acoger a nuevos estudiantes".

 

arriba