Sociedad educadora
y calidad de enseñanza


Federico Mayor Zaragoza presidió el acto de presen- tación de los libros. (Foto: Magali Berenguer)

Dos volúmenes abordan experiencias de Secundaria y textos de especialistas educativos
La semana pasada fueron presentados dos libros sobre educación. Uno de ellos, titulado Abriendo caminos en educación secundaria recoge los proyectos galardonados en la XVII edición de los Premios Giner de los Ríos. El otro volumen, La sociedad educadora, incluye textos de expertos en diversas áreas de la enseñanza.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
La Fundación Argentaria ha editado Abriendo caminos en educación secundaria, que recoge los trabajos galardonados en la XVII convocatoria Francisco Giner de los Ríos, organizada en colaboración con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Este concurso, dirigido a profesores y alumnos de Secundaria, tiene por finalidad la mejora de la calidad educativa. En estas experiencias se refleja la necesidad de trabajar de forma interdisciplinar y de implicar a los estudiantes en la tarea de educar. Los proyectos tienden a mostrar experiencias de aprendizaje vinculadas a la vida cotidiana y a la búsqueda de nuevos materiales y estrategias que conduzcan a un aprendizaje significativo.

Los trabajos galardonados en esta XVII edición abordan gran variedad de temas que van desde la investigación, la convivencia en los centros, la poesía y la ecología hasta la atención a la diversidad, la clase de Etica, la inserción laboral, las matemáticas y el arte griego.

Propuesta de debate

Por otra parte, la Fundación Independiente publica La sociedad educadora, un volumen que recoge textos de especialistas en diversas áreas, como Antropología Social, Filosofía de la Educación, formación deportiva, Pedagogía y Derecho, entre otras. Bajo la dirección de José Luis García Garrido, catedrático de Educación Comparada en la UNED, en la elaboración de este documento han participado Carmen de Alvear, Tomás Calvo Buezas, Manuel de Puelles o Manuel Martín Serrano, entre otras destacadas personalidades del ámbito educativo.

De las conclusiones de este documento se desprende que la responsabilidad de educar corresponde a la sociedad en su conjunto y que la familia constituye la unidad educadora fundamental e insustituible.

García Garrido puntualiza que el derecho a la educación es el derecho del ser humano a ser acogido en un entorno familiar "educativamente positivo". También subraya la importancia de dedicar recursos a investigar la naturaleza y la influencia del entorno urbano en la educación.

Para este experto, "una sociedad educadora desarrollada reposará en gran medida sobre acciones "no formales", no tendentes a traducirse en titulaciones escolares o en reconocimientos precisos de formación, sino atentas a responder a un deseo imperioso de aprendizaje por parte de todos los ciudadanos y en muy distintas etapas de su vida".

 

arriba