Apoyo oficial a la enseñanza
del español en Brasil

La ministra de Educación acompaña a los Reyes en su
viaje oficial
al mayor país de Latinoamérica
Brasil y España van a colaborar para fomentar el intercambio de profesores y experiencias en la enseñanza de idiomas, según un acuerdo suscrito por sus respectivos ministros de

El Rey Don Juan Carlos y el presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, brindan por el fortalecimiento de las relaciones entre ambos países, durante un almuerzo ofrecido a la delegación española en el Palacio de Itamarati, en Brasilia. (Foto: EFE)

Educación durante el viaje oficial al país latinoamericano de
una delegación española encabezada por los Reyes Don Juan
Carlos y Doña Sofía. Además, las autoridades federales van
a recomendar la enseñanza del español como asignatura
optativa en los centros brasileños de educación secundaria.

Madrid
La ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, ha acompañado a los Reyes de España, Don Juan Carlos y Doña Sofía, durante el viaje de Estado que los Monarcas han realizado a Brasil a mediados del mes de julio. Esta visita oficial al mayor país de Latinoamérica, con más de ocho millones de kilómetros cuadrados y 160 millones de habitantes, ha servido para estrechar aún más los lazos culturales entre ambos países, y para fomentar la mutua colaboración en el ámbito educativo.

Por ello, Pilar del Castillo se ha entrevistado con su colega brasileño, Paolo Renato de Souza, con quien ha firmado un acuerdo de intenciones para promover el desarrollo de la lengua española en la educación secundaria, profesional y universitaria en este país, así como la del portugués en España. También se han comprometido a fomentar el intercambio de profesores y de experiencias en aplicación de nuevas tecnologías en la enseñanza de lenguas extranjeras.

El ministro brasileño también ha informado a Pilar del Castillo que el Parlamento federal está tramitando un texto legal, que se promulgará antes de que termine el presente año, por el que se establecerá la enseñanza del español como asignatura optativa en la educación secundaria. Aunque inicialmente se había contemplado la posibilidad de su implantación obligatoria como segunda lengua, se han registrado numerosas presiones diplomáticas de Alemania, Francia e Italia en contra de dicho proyecto. Además, la Ley de Directrices de la Educación Nacional otorga a los diferentes estados brasileños plenas competencias en esta materia. Por ello, las autoridades federales se han decidido por la recomendación, en vez de la obligatoriedad.

La ministra española ha expresado su optimismo sobre el futuro de nuestra lengua en Brasil ya que, debido a la zona geográfica en que se encuentra, la lógica indica que "el español sale adelante con ley o sin ley". También ha afirmado que la recomendación para establecer este idioma como asignatura optativa "es una alternativa extremadamente interesante, y no es un punto cero de partida".

Influencia española

La implantación de la enseñanza del idioma español se realizaría en un plazo de cinco años, y precisaría 210.000 profesores especialistas. Dicha enseñanza ya es obligatoria en los estados de Sao Paulo y de Río, con una población de 34 millones de habitantes. Además, el Brasil viven 15 millones de descendientes de españoles, aunque no todos hablan correctamente nuestra lengua, en los estados del sur, fronterizos con países de habla hispana, la mayor parte de la población es bilingüe, y la colonia española supera las 200.000 personas.

Además, el negocio editorial de los libros de texto en español nueve anualmente en este país más de 250.000 millones de pesetas, aunque sólo un 10% de su población habla este idioma, si bien los miembros de las clases altas, como políticos, artistas y empresarios, lo dominan perfectamente. Y la cuarta parte de las universidades dependientes del Ministerio de Educación brasileño y la mitad de las privadas, tienen aun licenciatura en español.

El Rey Don Juan Carlos ha agradecido al presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, el impulso que se ha dado en este país al idioma español. Durante el almuerzo oficial ofrecido a la delegación española en el Palacio de Itamarati, en Brasilia, el Monarca español ha afirmado que "la lengua conforma nuestra idiosincrasia y define nuestra postura ante la vida". Y ha añadido que "dos lenguas hermanas y próximas como las nuestras reflejan y ahondan nuestra hermandad y nuestra proximidad. Por eso estoy convencido de que la difusión de la lengua española será un instrumento de enorme utilidad para fomentar los intercambios, tanto entre Brasil y España, como entre Brasil y el resto de los miembros de la comunidad iberoamericana".

Mayor intercambio

En parecidos términos se ha pronunciado el presidente brasileño, que tiene previsto viajar a Oviedo el próximo mes de octubre para recibir el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. "Yo estudié castellano en el colegio -idioma que siempre me ha gustado- y hoy veo con satisfacción que en Brasil se valora cada vez más la enseñanza del español como instrumento para profundizar en la integración con nuestros vecinos", ha recordado Fernando Henrique Cardoso, quien ha añadido que "hoy tenemos el desafío de transformar nuestras afinidades en realidades. Por ello, deseamos un mayor intercambio en el área cultural".

La actividad cultural de la delegación española se ha completado en Río de Janeiro, donde Don Juan Carlos y Doña Sofía han inaugurado la exposición "Esplendores de España: de El Greco a Velázquez", con la que España contribuye a conmemorar el Quinto Centenario del descubrimiento de Brasil por el navegante portugués Pedro Alvares Cabrales. Así, en el Museo Nacional de Bellas Artes se exhibirán 150 obras de clásicos españoles, como los pintores citados y José de Ribera, Zurbarán, Juan Van der Hamen, o Juan Pantoja de la Cruz. También se han desplazado a Sao Paulo para visitar la exposición del "Brasil 500 años. Muestra del Redescubrimiento", que incluye cerca de 15.000 obras de arte brasileñas que abarcan desde el período precolonial hasta nuestros días, y que a principios del próximo año podrá contemplarse en el Museo Guggenheim de Bilbao.

 

arriba