EE.UU., Brasil e Internet, nuevas fronteras en el avance del español

El Anuario del Instituto Cervantes 2000 traza una radiografía del estado de nuestra lengua en el mundo y define los grandes retos del organismo
Ante el avance que ha experimentado
la presencia del idioma español en el mundo y la creciente demanda que hay
de su estudio, el director del Instituto Cervantes, Fernando Rodríguez Lafuente, afirmó el pasado día 5, durante el acto de presentación del Anuario
2000 del Instituto Cervantes, que
"el español no ha tocado techo ni lo hará en el siglo XXI".
Fernando Rodríguez Lafuente, director del Instituto Cervantes.

Madrid.
Editado conjuntamente por Círculo de Lectores, Plaza y Janés e Instituto Cervantes, organismo encargado de la promoción y difusión de la lengua y la cultura españolas, el informe "El español en el mundo. Anuario del Instituto Cervantes 2000" presta una atención especial a la situación del español en Estados Unidos, Brasil y Asia Oriental, así como a la presencia de nuestra lengua en Internet.

En la presentación de la tercera edición del Anuario del Instituto Cervantes estuvieron presentes, junto al director del organismo, Rodríguez Lafuente, el secretario de Estado de Cultura, Luis Alberto de Cuenca; el secretario de Estado para la Cooperación Internacional, Miguel Angel Cortés; el presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Cesar Nombela; el director general de Círculo de Lectores, Albert Pelach, y por algunos de los autores del Anuario, como Francisco Marcos Marín, director académico del Instituto Cervantes, y Humberto López Morales, secretario general de la Asociación de Academias de la Lengua.

Rodríguez Lafuente aseguró que en el Anuario 2000 del Instituto Cervantes, al que definió como "una fotografía de la situación del español en el mundo, hecho con rigor y no con autocomplacencia", queda reflejado "el buen estado de salud por el que atraviesa el idioma español, si bien esta es una situación que debemos seguir impulsando desde la buena canalización de las enormes expectativas que se han generado".

Tras precisar que "este libro reúne artículos precisos y científicos y colaboraciones rigurosas y fiables sobre la lengua española y la cultura en español en el mundo", Rodríguez Lafuente afirmó que "el Instituto Cervantes tiene un hondo compromiso con la difusión de la lengua y la cultura españolas, y con esa intención, de aquí a un año, presentaremos por primera vez un anuario dedicado a las manifestaciones culturales en España, para internacionalizar la cultura como ya hemos hecho con la lengua".

Rodríguez Lafuente indicó asimismo que el Anuario se presenta "en un momento especial, porque el interés por la lengua española aumenta día a día", y matizó que "el peso del español en el mundo depende de que se tome conciencia de que nueve de cada diez hispanohablantes está en América; por eso no vamos a dar ni un paso más en el desarrollo de la lengua y la cultura sin Iberoamérica".

Tres ámbitos físicos y uno virtual

"El español en el mundo. Anuario del Instituto Cervantes 2000", disponible en Internet (http://cvc.cervantes.es ), actualiza los datos sobre la presencia de nuestra lengua en el planeta, y centra su atención en cuatro ámbitos prioritarios, tres físicos (Estados Unidos, Brasil y Asia Oriental) y uno virtual (Internet y la denominada sociedad de la información).

Rodríguez Lafuente señaló en su intervención que la intención que anima al Instituto Cervantes es "consolidar el español como segunda lengua internacional, porque ya cerca de 400 millones de personas hablan español en el mundo", y precisó que "Estados Unidos es la plataforma adecuada para que este número siga creciendo", puntualizando al respecto que "la mayoría de los estudiantes estadounidenses que eligen el español como segundo idioma lo hace porque es una lengua práctica".

Según datos de 1999, en Estados Unidos viven más de 31 millones de hispanos, lo que supone el 11,5% del total de su población, con un incremento del 35% respecto al número de hispanos del año 1990. Los datos demográficos sitúan a Estados Unidos entre los cinco primeros países en cuanto al número de hispanohablantes, y se constata una creciente demanda de la lengua española en los distintos niveles de enseñanza. Así, en la Educación Primaria, se ofrece español en el 80% de las escuelas que ofertan enseñanza de segundas lenguas, frente al 50% de hace diez años.

En la Educación Secundaria estadounidense, cuatro millones de centros imparten enseñanza de español, frente a dos millones de centros que imparten francés y 600.000 centros docentes que imparten alemán. En este nivel educativo, el 93% de los alumnos se matriculan en español, mientras que en francés lo hace un 64%.

En cuanto a la enseñanza universitaria, el porcentaje de alumnos que estudia español se sitúa en un 61%.

Brasil es el otro gran país del continente americano en el que el idioma español progresa de forma espectacular, y la situación puede mejorar si en el próximo mes de agosto se aprueba finalmente una nueva ley que convertiría el español en lengua obligatoria en la enseñanza no universitaria brasileña. De aprobarse la citada ley, como es previsible, sería preciso formar a más de 200.000 profesores de español en los próximos cinco años.

Esta situación de bonanza del español en Brasil se debe, por una parte, a que España es el segundo país inversor, tras Estados Unidos, y a la creación de Mercosur, el mercado común formado por Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil, hecho que ha incrementado la demanda de profesionales que hablen español.

Asia Oriental constituye el tercer gran objetivo del Instituto Cervantes en el futuro inmediato, dado el interés creciente que hay en esa zona por el español. En China sólo hay 700 estudiantes universitarios de nuestra lengua, pero por cada plaza que se oferta concurren a ella 60 alumnos, lo que supone más de 40.000 estudiantes potenciales. En Japón más de 60.000 alumnos universitarios estudian español, en Corea del Sur casi 3.000 y en Taiwan más de 2.200. "No se debe dejar de lado esa zona del mundo, que tiene un gran peso económico", afirmó en su intervención Taciana Fisac, profesora de la Universidad Autónoma de Madrid y autora del capítulo "La enseñanza del español en Asia Oriental" del Anuario 2000.

Internet y la sociedad de la información

En el capítulo "La lengua española en Internet", realizado por Francisco Marcos Marín, director académico del Instituto Cervantes, se fija como objetivo del organismo lograr una banda de uso de entre el 15% y el 20%, para lo cual se considera indispensable que Iberoamérica se "enganche masivamente a la red" y estar presente en las grandes estrategias económicas de telecomunicación.

Rodríguez Lafuente aseguró que "para consolidar el español como segunda lengua mundial es indispensable tener una presencia digna en Internet", que calificó como la "gran obsesión del Instituto Cervantes". En la actualidad existen más de 800 millones de páginas web, con claro predominio del idioma inglés, y a juicio de los responsables del Instituto Cervantes es prioritario "mejorar la calidad de los contenidos en español".

Asimismo el Instituto Cervantes iniciará y desarrollará un Plan de Actualización del Español en la sociedad de la información, que prevé la creación del Observatorio del Español y que contará con una dotación de 500 millones de pesetas. El primer paso de este proyecto, según explicó Rodríguez Lafuente, será realizar un estudio exhaustivo para saber qué contenidos en español hay en Internet, y dónde y cómo se ofrecen, para, a partir de esos datos, "llenar la Red de contenidos en español con calidad y con sentido", ya que, según precisó, "una de las claves y de los grandes puntos de atracción de la red en las dos primeras décadas del siglo XXI serán el portal de acceso y el contenido".

 

arriba