Asómate a los libros
La campaña
de promoción de la lectura en
los transportes públicos incluye autores clásicos y contemporáneos
"Enganchar" a la lectura al usuario de autobuses,
metro y trenes es
la finalidad de la
campaña "Libros a la calle", que en su IV edición incluye textos clásicos y de autores
contemporáneos, además de fragmentos del Diccionario de la Real Academia.

Pilar del Castillo se instala
en un autobús convertido en sala
de lectura (foto: Rafael Martínez).

Madrid. ROSAURA CALLEJA
"No te quedes en la primera página, continúa en tu librería", "Leer nos hace libres (y más felices), "Ni un día sin poesía" y "Dime lo que lees y te diré quién eres", son algunos de los lemas de la IV edición de la campaña "Libros a la calle", que presentó Pilar del Castillo en la Biblioteca Nacional.

El proyecto de la Asociación de Editores y del Gremio de Libreros de Madrid cuenta con el apoyo del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento madrileño.

Esta campaña consiste en la instalación en los transportes públicos de carteles adhesivos con textos e ilustraciones de autores clásicos y contemporáneos. Para su puesta en marcha ha colaborado el Consorcio de Transportes de Madrid, la Empresa Municipal de Transportes (EMT) y Renfe Cercanías, así como Cedro, la entidad de Autores y Editores, que dedica parte de sus recursos a la promoción de estas actividades.

"Leer es saber"

Las páginas han sido seleccionadas entre diversos géneros literarios, como narrativa, poesía, literatura infantil e incluso fragmentos del Diccionario de la Real Academia y de Bricomanía sobre la poda del rosal.

Calderón de la Barca y Moratín, entre los clásicos, junto con los autores contemporáneos Rafael Alberti, Jorge Edwards, José Luis Sampedro, Javier Marías, Emilio Pascual, Manuel M. Alonso y Bernardo Atxaga convertirán el transporte urbano en una gran sala de lectura, que permitirá acercar el libro a los ciudadanos.

Para la ministra Pilar del Castillo, la finalidad es lograr que los libros formen parte de la vida cotidiana de los madrileños, convirtiendo los autobuses, vagones de Metro y trenes de cercanías en espacios más amenos.

La presente edición de la campaña se ampliará a ambulatorios y centros de salud, escuela e institutos y bibliotecas, donde se instalarán estos fragmentos literarios.

 

arriba