Pilar del Castillo durante la presentación del Sistema de Indicadores, junto a otros responsables de su Departamento (foto: Rafael Martínez).
El abandono escolar afecta al 25% de los alumnos de 15 años

El Sistema Estatal de Indicadores de la Educación proporciona información sobre la calidad de la enseñanza

Un 25% de los alumnos de 15 años abandona los estudios y el 40% no está en el curso que le corresponde por edad,
según el informe Sistema Estatal
de Indicadores de la Educación 2000. Este
documento constata que los jóvenes, en su tiempo
libre, prefieren el deporte a la informática y sólo dedican hora y media a los deberes.

Resultados educativos Contexto Recursos
Escolarización Procesos educativos

Madrid. ROSAURA CALLEJA
El porcentaje de alumnos que están escolarizados en el curso que les corresponde es menor a medida que aumenta la edad. Así, el 96% de los niños de 8 años estaban matriculados, en el curso 96-97, que les correspondía por edad, mientras que este porcentaje desciende hasta el 86% de los alumnos de 12 años y llega al 60% en los de 15 años. En este aspecto, denominado tasa de idoneidad, las mujeres mantienen un nivel superior al de sus compañeros varones, según se desprende del "Sistema Estatal de Indicadores de Educación 2000", confeccionado por el Instituto Nacional de Calidad y Evaluación (INCE).

Pilar del Castillo ha calificado este informe de pionero y precisó que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha contado con la colaboración del Consejo de Universidades y el Instituto Nacional de Estadística, además de las comunidades autónomas.

El Sistema Estatal de Indicadores de la Educación 2000 pretende construir un método que proporcione información sobre el estado de la enseñanza, así como establecer un conjunto de índices estadísticos significativos que reflejen la calidad del sistema educativo y de sus componentes.

En el acto de presentación de este documento, la Ministra mostró su preocupación por el alto porcentaje de abandono escolar, un 25% de los alumnos de 14 a 16 años no ha obtenido el graduado en ESO.

Resultados educativos

Los indicadores de resultados muestran los logros del sistema educativo en tres vertientes: los estudios de evaluación del INCE, los títulos y certificados y en términos de inserción laboral y profesional.

El rendimiento medio obtenido por los alumnos de 12 años en comprensión y expresión escritas, medidas en la prueba de Lengua Castellana, es de 64 puntos en una escala de 0 a 100. Mientras que en Matemáticas, el porcentaje medio de aciertos en alumnos de esa edad es del 50% y las chicas superan en rendimiento a sus compañeros.

Por lo que se refiere a la adquisición de actitudes y valores, según los padres, los alumnos de 8 años, 12, 14 y 16 años manifiestan un nivel elevado de cuidado personal, autoestima y autonomía, un grado medio de competitividad y consumismo y un margen escaso de agresividad.

En 1997, el acceso a la universidad de jóvenes entre 19 y 23 años estaba muy relacionado con el nivel de estudios del padre. Así, entre los hijos de analfabetos, un 27% tiene titulación para matricularse en la universidad, frente a un 89% de jóvenes con padre universitario. Otro factor es la situación laboral de los padres, mientras que un 19% de los jóvenes con padre parado llega a la universidad, un 37% con padre ocupado accede a los estudios superiores.

Contexto

El informe contempla indicadores de contexto que hacen referencia al entorno socioeconómico de los centros docentes, a las características educativas y culturales de la población y a sus actitudes y expectativas con respecto a la educación.

Este apartado refleja que más de dos padres de cada tres esperan que sus hijos obtengan un título universitario y que cuanto más alto es el nivel de estudios de los padres mayor es la expectativa para sus hijos.

Recursos

Por su parte, los indicadores de recursos incluyen los medios materiales y humanos con que cuenta el sistema educativo. En este aparato se especifica el gasto en educación por alumno que, en 1996, era de 453.100 pesetas. La enseñanza superior es el nivel con mayor gasto medio por estudiante, seguido de la secundaria, la primaria y, por último, la etapa infantil.

En el curso 1996-97, de cada 100 personas activas ocupadas, casi 5 eran profesores. Aunque el 58% del profesorado está formado por mujeres, dependiendo del nivel de enseñanza, su presencia es distinta. Mientras que en educación infantil (92%), especial (77%) y primaria (67%) el profesorado es mayoritariamente femenino, en secundaria y formación profesional desciende al 51% y en la universidad solamente es de un 33%.

La ESO, el BUP y el COU, el bachillerato experimental, el bachillerato LOGSE y la FP son las enseñanzas con un número medio de alumnos superior a 25 por grupo. Sin embargo, la ratio en las enseñanzas no universitarias se sitúa en torno a 15 y, por término medio, los centros privados tienen aproximadamente 4 alumnos más por profesor que los públicos.

Escolarización

Los indicadores de escolarización recogen la información sobre el alumnado en los diferentes niveles, etapas y modalidades. En educación infantil, entre los cursos 1986-87 y 1996-97, la escolarización en los 3 años se cuadruplicó, llegando a casi el 67%. En el mismo periodo, la tasa neta de escolarización en los 4 años ha pasado de un 86% hasta el 99% y en los 5 años que ya era del 100% se ha mantenido.

En esa década se observa una tendencia creciente de las tasas netas de escolarización en los niveles de educación postobligatoria de 14 a 19 años, destacando un mayor incremento en las mujeres; así como, en la universidad donde el número de mujeres supera al de hombres de los 18 a los 24 años, en el curso 1996-97.

En 1996 la tasa bruta de población que supera la prueba de acceso a la universidad es del 38%. Mientras que en los hombres se sitúa en torno al 32%, en las mujeres es del 45%.

De cada 100 estudiantes que se matriculan por primera vez en la universidad, la mitad lo hacen en ciencias sociales y jurídicas, 22 en carreras técnicas, 11 en humanidades, 8 en ciencias experimentales y 7 en ciencias de la salud.

En el curso 1996-97, 21 de cada 1000 escolares son diagnosticados como alumnos con necesidades educativas especiales; de ellos 16 están integrados en colegios ordinarios y el resto en centros específicos.

Aproximadamente el 79% de estos alumnos acuden a centros públicos y la integración en éstos supone el doble que en los privados. Los alumnos plurideficientes son mayoritarios en los centros específicos y los discapacitados motóricos en colegios ordinarios.

Procesos educativos

Los indicadores de proceso abordan la organización y el funcionamiento de los centros docentes y, también, el desarrollo de los procesos de enseñanza y aprendizaje en las aulas.

Este apartado presenta al director de educación primaria como el profesional que dedica unas 19 horas semanales a su tarea directiva y ocupa más tiempo en las actividades administrativas seguidas del liderazgo pedagógico.

Por su parte, los consejos escolares de los centros que imparten ESO valoran entre 4 y 4,5 puntos, dentro de una escala de 5 puntos, la dedicación del director a las funciones directivas.

En cuanto a la participación de los padres en el centro, en primaria dos de cada diez participan en actividades complementarias o extraescolares y solamente un 2% interviene en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Los padres de alumnos reconocen que su participación en el centro no es muy importante.

Más de las tres cuartas partes de los profesores de primaria consideran que realizan con frecuencia alta explicaciones participativas, proponen trabajos individuales, el uso del libro de texto y de la biblioteca de aula y evalúan los aprendizajes del alumno a través de la observación informal y, en los últimos cursos, además de pruebas de control. En ESO el estilo docente del profesor reviste características similares.

Tanto los alumnos de 12 años como los de 16 admiten que dedican más de hora y media diaria a las tareas escolares que realizan en casa. Las chicas en ambas edades emplean mayor tiempo que los chicos a los deberes.

El deporte constituye la actividad extraescolar practicada por mayor porcentaje de alumnos de primaria y ESO, seguido de idiomas, música, ballet o danza e informática. Alrededor de un 7% de escolares de primaria y un 33% de ESO asisten a clases de recuperación o apoyo, siendo mayor el porcentaje entre los de la enseñanza privada que de la pública.

Un 60% de los docentes de primaria y más del 90% de ESO participan en cursos de formación; así como, profesores y alumnos coinciden en valorar satisfactoriamente el clima del aula y del centro.

 

arriba