La figura de Calderón de la Barca ocupa la mayor parte del siglo XVII y su obra es reflejo
y resumen de los caracteres de la cultura barroca. Esta exposición pone de manifiesto
la relación
entre el escritor y su época.
Obras de la muestra "Calderón de la Barca y la España
del Barroco"

La Biblioteca Nacional muestra
la significación del
escritor en la cultura barroca

Madrid. JULIA FERNANDEZ
Calderón de la Barca fue un hombre de letras que vivió como eclesiástico, noble, militar, artista y consejero político. En su dilatada existencia (1600-1681) fue caballero de Santiago, cabo de la caballería coracera, capellán, coleccionista de pintura y escultura, escenógrafo y escritor de más de doscientos títulos de los más diversos géneros literarios: tragedia, drama, comedia, "obra cómica", auto sacramental, teatro de espectáculo, zarzuela y ópera.

Sin embargo, su versatilidad biográfica y creativa no es más que el crisol donde fraguó el excepcional dramaturgo del Barroco, uno de los escritores que dieron forma al canon universal de la literatura dramática. En su obra se concibe la vida como teatro y como sueño; se afirman la dignidad y el honor, incluso de los más humildes; se canta a la libertad y se indaga sobre el sentido de la existencia. Y todo ello con un lenguaje de imágenes plásticas, de metáforas visuales, que transmiten sensaciones y unen imposiblemente en una obra teatral pintura y poesía.

Este rico, complejo y singular creador vivió bajo tres reinados el declive de la economía, el deterioro de la convivencia social y el retroceso en el escenario político internacional. Pero también nació, creció y murió en el siglo más brillante de la cultura española: el siglo de Oro, un siglo donde arquitectos, pintores, escultores, escritores y músicos lograron auténticas cumbres de la creación española.

Etica y Estética

La significación de Calderón de la Barca en la cultura del Barroco español y su capacidad de resumirla y representarla está en el origen de la exposición que estos días exhibe en sus nuevas salas la Biblioteca Nacional. Organizada por la sociedad estatal España Nuevo Milenio, con ocasión del cuarto centenario del nacimiento del autor, la muestra "Calderón de la Barca y la España del Barroco" es una travesía, coordinada por José María Díez Borque y Fernando Checa, por la ética y estética del Barroco, guiados por una selección de textos de este escritor.

La belleza barroca inicia el recorrido por las nueve áreas expositivas. Los cuadros de Arellano y Juan Bautista de Espinosa recrean la atmósfera de lo que el Barroco consideró como ideal de belleza. El ejemplo de espacio privado es La casa de Calderón, una estancia con objetos similares a los que él debió poseer, según la descripción que realizó en el inventario de su testamento. El espacio público se representa en La ciudad, un apartado que contiene planos, grabados y pinturas del lugar en el que vivió la mayor parte de su vida: Madrid.

El "Retrato del Conde Duque de Olivares", realizado por Velázquez, y el de "Felipe III", de Juan Pantoja de la Cruz, dominan el área dedicada a El Poder, en la que también están representados Felipe IV y otros personajes de la Corte.

El espacio dedicado a Los creadores muestra manuscritos autógrafos de Lope de Vega, Tirso de Molina, Moreto o el propio Calderón. De los autores a La escena, con un magnífico óleo de Jusepe Leonardo, y a El imaginario visual, donde se encuentran representados los grandes conceptos calderonianos del amor, honor, celos, de la religión, mitología, del silencio o la caducidad de la vida.

Las imágenes de La Fiesta cortesana, que tanta relevancia tuvo en los siglos XVII y XVIII, y el último espacio Sic transit et gloria mundi, con una proyección de "El sueño del caballero" y una de las famosas Vanitas barrocas, de Andres Deleito, terminan de dibujar el perfil y el contenido de un autor y de su siglo.

 

arriba