En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@educ.mec.es

 
   
 
   

La motivación del profesorado

La falta de motivación es uno de los temas que se abordan con mayor frecuencia en las reuniones de profesionales de la enseñanza. Cuando los diplomados en Magisterio comienzan su trayectoria docente piensan que su trabajo obtendrá una recompensa prácticamente inmediata y que transmitir a los alumnos conocimientos y valores será una tarea fácil y muy gratificante.
Sin embargo, la actividad diaria del aula nos enfrenta a una realidad que nada tiene que ver con nuestro idílico concepto de la profesión docente. Rápidamente percibimos que se trata de un trabajo difícil, con gran responsabilidad y con escaso reconocimiento social.
Como maestro con una larga trayectoria profesional, me atrevo a facilitar a mis jóvenes compañeros unas sugerencias que pueden resultarles de utilidad. En primer lugar deben ser conscientes de que los alumnos no suelen poseer unos hábitos, ya que sus padres no tienen por qué estar preparados para acometer la evolución que experimentan sus hijos en las diferentes etapas del crecimiento. También deben enseñarles disciplina y respeto, unos valores que, en mi opinión, son imprescindibles para su desenvolvimiento en la sociedad.
En numerosos casos, los escolares se sienten desatendidos por sus padres, que pasan la mayor parte del día en sus trabajos y cuando llegan a casa prefieren que sus hijos no les compliquen la vida con preguntas y demandas de atención. En este entorno, el profesor, a veces, se ve obligado a asumir un papel afectivo que, en principio, no le correspondería, pero que tampoco debe rechazar.
No obstante, debe ser muy prudente porque esta corriente afectiva entre profesor y alumno puede resultar gratificante, pero también conlleva un factor desestabilizador.
Para los alumnos, nosotros constituimos modelos de comportamiento, por ello debemos transmitir unos valores cívicos y morales, que representen para los estudiantes una imagen digna de imitación.

Vicente Pérez Barberá
Valencia.

 
   
 
   

Sobre las comisiones de servicio

"Basta de comisiones de servicio fraudulentas", denunciaba la Consejería de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía contra el Ministerio de Educación y Ciencia cuando decía en 1.984 que «La utilización de la figura de Comisión de Servicios, pensada en la Ley para cubrir necesidades perentorias del servicio, ha sido, sin embargo empleada con unos márgenes amplios de discrecionalidad y, en muchos puestos, se ha producido una desviación de los fines para los que se creó tan excepcional figura». Lo que motivaba la publicación de la Orden de 11.06.84, por la que se autolimitara la discrecionalidad y se eliminaran facultades exorbitantes, mediante una regulación estricta y rigurosa de la concesión de comisiones de servicio a funcionarios docentes y no docentes (BOJA nº 60, de 19.06.84).
Paradójicamente, con tan excepcional figura -Comisión de Servicios- en el ámbito de aplicación de la citada Orden, tan sólo cinco años después, la misma Consejería de Educación viene cubriendo (sólo en los Equipos de Orientación Educativa), permanente e ininterrumpidamente desde el curso 1.989-90 hasta el actual 1.999-2.000 (durante 10 cursos consecutivos), el 50% de los puestos de psicología y pedagogía.
El hecho descrito, propio de una administración tan incoherente como inactiva e ineficaz, está produciendo clamorosas injusticias e ilegalidades. A saber:
- Durante diez cursos consecutivos, la Administración educativa nos ha privado ilegalmente (R.D. 1774/94), de un concurso de traslados y de nuestro derecho a la movilidad, a todas y todos los que tenemos destino definitivo en los citados puestos.
- Esta inactividad administrativa está privilegiando alarmantemente a todo el sector de profesionales que hayan ocupado u ocupen en comisión de servicios una vacante de los referidos puestos, ya que lo hacen con carácter estable en el tiempo.
- La práctica totalidad de las citadas comisiones de servicios son ilegalidades manifiestas, en tanto que han sido y son prorrogadas automáticamente a lo largo de los años, en contra de lo establecido en el R.D. 364/95, R.D. 365/95, D. 54/89 de la CEJA, así como en la sentencia recaída en el recurso interpuesto por el sindicato CGT contra la Orden de 08.03.99de la CEJA, que modifica parcialmente la de 21 de abril de 1987.
- Las Delegaciones Provinciales de Educación conceden muchas comisiones de servicios de modo arbitrario e ilegal, ya que las Instrucciones que al respecto dicta la Consejería no son aplicadas homogéneamente en las ocho provincias andaluzas (Decreto 259/86, y Orden de 14 de septiembre de 1988).
Estos hechos, han sido puestos reiteradamente en conocimiento de los sindicatos de la enseñanza (CSIF, UGT, CGT, CCOO, ANPE y USTEA), pero ninguno de ellos (sólo uno ha sido recurrido por CGT) los ha denunciado públicamente (¿por qué?). También se les han hecho llegar al Defensor del Pueblo Andaluz (quien nos dio la razón ya en el curso 98-99), al Inspector General Técnico de la CEJA, a la Directora General de Recursos Humanos y al último Consejero de Educación, pero, sin saber por qué, nadie contestó y quien pudo no quiso.
Es de esperar que la nueva Consejera tome conciencia de todas las ilegalidades aquí enumeradas e inicie la legislatura obrando para que «La utilización de la figura de Comisión de Servicios, pensada en la Ley para cubrir necesidades perentorias del servicio, no sea empleada con unos márgenes amplios de discrecionalidad y no se produzca una desviación de los fines para los que se creó tan excepcional figura», es decir, para extirpar el quiste que suponen las dichosas comisiones de servicios, pues de lo contrario, cabría preguntarle ¿Hasta cuando comisiones de servicio ilegales? ¿Hasta cuando sin concurso de traslados para los propietarios definitivos?

Nicolás Funes López y 39 firmas más.
Granada.

 

 
arriba