El Gobierno aprueba el real decreto de regulación de la selectividad

La implantación total del Distrito Abierto Universitario en
el curso 2004-05 permitirá a los alumnos elegir Universidad con independencia de su procedencia

El Consejo de Ministros, en reunión celebrada el pasado viernes, 2 de junio, aprobó, a propuesta del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, un real decreto sobre las pruebas
de acceso a la Universidad (selectividad), que amplía y precisa determinados aspectos
de la reforma realizada por el Gobierno en octubre de 1999 en la estructura, organización
y desarrollo de las citadas
La ministra de Educación,
Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, presidió en Granada
la reunión del Pleno del Consejo de Universidades. (Foto EFE)
pruebas. Asimismo, el Pleno del Consejo de Universidades, reunido en Granada, aprobó la aplicación progresiva del Distrito Abierto Universitario hasta su implantación total en el curso 2004-05.

Madrid.
Las pruebas de aptitud para el acceso a los estudios universitarios fueron reguladas por el Gobierno mediante real decreto el pasado 22 de octubre, fecha en la que, a partir de las conclusiones y recomendaciones formuladas, por unanimidad, por la Comisión de Educación y Cultura del Senado, se establecieron las bases generales que regirán estas pruebas a partir del presente curso académico universitario.

Tal y como se establecía en el citado real decreto, la nueva prueba otorgará más peso específico en la nota definitiva al expediente académico y ponderará asimismo más las asignaturas y materias vinculadas a la titulación o carrera elegida por el alumno.

La norma aprobada en el pasado Consejo de Ministros, que será publicada esta semana en el "Boletín Oficial del Estado", precisa determinados aspectos de las pruebas, y especialmente aquéllos relacionados con la programación de las enseñanzas de Bachillerato en las distintas Comunidades Autónomas.

El real decreto aprobado señala, como ya se adelantara en una circular remitida, el pasado mes de enero, por la Secretaría General de Educación y Formación Profesional a Comunidades Autónomas y universidades, que cabe una doble opción en los ejercicios correspondientes a Historia o Filosofía y Lengua Castellana, materias entre las que los alumnos elegirán una, garantizando así la igualdad de condiciones para todos los estudiantes que concurran a las pruebas.

Igualmente, las pruebas versarán sobre las materias cursadas por los alumnos en segundo curso de Bachillerato, de acuerdo con la programación efectuada por las correspondientes Administraciones educativas. Del mismo modo, puesto que los alumnos pueden presentarse para superar la prueba por una o dos de las vías de acceso previstas, en este último caso (doble vía) deberán examinarse únicamente de las cuatro materias vinculadas a las vías de acceso elegidas.

Finalmente, en el real decreto se especifica el procedimiento de doble corrección y de reclamación, con el fin de que la posibilidad de la doble corrección que se ofrece, siguiendo las recomendaciones del Senado, no restrinja en modo alguno el derecho que asiste a los alumnos para presentar una reclamación.

El contenido del real decreto aprobado por el Consejo de Ministros ha sido consultado a las Comunidades Autónomas, y sobre él han emitido informe favorable el Consejo Escolar del Estado, el Consejo de Universidades y el Consejo de Estado.

El Sindicato de Estudiantes y la asociación CANAE, según informa la Agencia EFE, manifestaron el pasado viernes que "el real decreto recoge sus reivindicaciones", aunque lamentaron que su publicación y entrada en vigor "vaya a hacerse una semana antes de la celebración de las pruebas de selectividad correspondientes a la convocatoria de junio". Por su parte, Pedro Bassari, de la Confederación de Estudiantes (CES), se felicitó porque "al final, se van a poder poner en marcha las modificaciones, que son pasos para la progresiva supresión de la selectividad".

Distrito Abierto Universitario

Por otra parte, el Pleno del Consejo de Universidades, presidido por la ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, aprobó, en reunión celebrada en Granada el pasado día 31 de mayo, la aplicación del Distrito Abierto Universitario para el curso académico 2001-2002 y estableció los plazos para la implantación total del Distrito Abierto Universitario en toda España, que deberá completarse en el curso académico 2004-2005.

Según estableció el Pleno del Consejo de Universidades, la aplicación del Distrito Abierto será regulado por las Comunidades Autónomas dentro de dos cursos, y hasta entonces las universidades tendrán que ofertar un 20% de las plazas disponibles en todas las titulaciones para alumnos procedentes de otros distritos. La oferta académica de plazas en la modalidad de Distrito Abierto se incrementará de manera progresiva hasta hacerse total en el curso académico 2004-2005, a partir del cual la totalidad de los alumnos españoles podrá elegir la universidad en que cursar sus estudios.

Al término de la reunión, el secretario general del Consejo de Universidades, Vicente Ortega, explicó que "con el Distrito Abierto, una vez implantado totalmente, los estudiantes elegirán, sin el corsé geográfico, el centro universitario en el que desean cursar sus estudios superiores, independientemente del distrito universitario en el que hagan la prueba de acceso (selectividad)".

Ortega afirmó asimismo que, "a petición de los consejeros de Educación de las Comunidades Autónomas, el Consejo de Universidades ha advertido en el preámbulo de la orden que el Distrito Abierto y la movilidad estudiantil que garantiza puede quedar muy lastrado si no hay una política suficiente de becas para cubrir ese derecho", y precisó que "así ha sido asumido por el Gobierno".

El secretario general del Consejo de Universidades afirmó asimismo su convencimiento de que la apertura del Distrito Abierto "vaya a producir una desbandada de alumnos de unas universidades a otras", y mostró confianza en que la "relativa competencia" que surgirá entre las universidades españolas "tenga resultados positivos en la formación de los estudiantes".

Asimismo, el Consejo de Universidades informó favorablemente de la última convocatoria del Plan Nacional de Evaluación de la Calidad de las Universidades, correspondiente a 1998, en el que participaron el 82% de las universidades públicas y privadas españolas, sobre un total de 230 titulaciones.

En el informe presentado sobre el Plan Nacional de Evaluación, cuya aplicación tuvo un coste de 600 millones de pesetas, se destaca el "alto nivel de cumplimiento de los programas de asignaturas", valora positivamente el conocimiento y dedicación del profesorado, reconoce la mejora en la información que se oferta a los nuevos universitarios y subraya el incremento en la colaboración de las universidades con empresas e instituciones en el ámbito de la formación. Asimismo, destaca el crecimiento de las relaciones internacionales y la movilidad y el esfuerzo en mejorar la dotación de recursos, instalaciones y laboratorios en la Universidad española.

Como puntos débiles de nuestra Universidad, el informe llama la atención sobre la necesidad de mejorar los servicios de bibliotecas, la información sobre el éxito laboral de los graduados y sobre el perfil profesional demandado por el mercado laboral.

 

arriba