Nuevos yacimientos de empleo

Santillana Profesional, con el patrocinio de Caja Madrid, ha editado "Los nuevos yacimientos de empleo", una guía práctica que pretende facilitar una visión global y orientativa del mercado de trabajo a estudiantes y jóvenes que desean conocer las diferentes salidas profesionales, a personas que buscan su primer empleo
y a profesores, tutores y padres para ayudarles en su labor de orientación.

Madrid.
Actualmente, en los quince países que integran la Unión Europea habitan 370 millones de ciudadanos, y un 10% de ellos está sin trabajo. El sector servicios se ha constituido en los últimos años como el más dinámico de la economía europea, y ha incidido intensamente en el mercado laboral con la creación y consolidación de nuevos puestos de trabajo, pero su potencial de crecimiento es aún enorme. Mientras el 32% de la población laboral de la Unión Europea estaba empleada en el sector servicios en el año 1997, en Estados Unidos de América este porcentaje se situaba en un 54,2%, dato que puede ilustrar la existencia de una gran demanda de empleo en esta área en el ámbito europeo.

Y es en este marco de nuevas expectativas laborales en el que la guía "Los nuevos yacimientos de empleo" pretende desenvolverse y facilitar información detallada y útil. La propia Comisión Europea ha definido 19 ámbitos de creación de nuevos empleos, recogidos y analizados en la publicación, que se articulan en cuatro grandes apartados: vida diaria; mejora del marco y de la calidad de la vida; cultura y ocio, y protección del medio ambiente.

"Los nuevos yacimientos de empleo" define detalladamente, con gráficos y tablas, estos 19 ámbitos señalados por la Comisión Europea como generadores de empleo. Todos estos ámbitos responden a demandas aún no satisfechas por la sociedad y que, por tanto, guardan un importante potencial de crecimiento y de creación de puestos de trabajo.

Los cambios que se están produciendo en la sociedad, derivados de las modificaciones en las formas de vida (la transformación de las estructuras y de las relaciones familiares, el aumento de la actividad de las mujeres, las nuevas aspiraciones de una población anciana, la necesidad de reparar los daños ocasionados al medio ambiente, la rehabilitación de las zonas urbanas históricas y menos favorecidas, etc.), originan unas nuevas necesidades, actualmente insatisfechas, que ofrecen oportunidades de nuevas actividades y de creación de empleo.

Además, esta relación no es una lista cerrada, sino que está abierta a nuevos cambios y a nuevas actividades, siempre que cumplan tres requisitos: satisfacer necesidades no cubiertas, nuevas o tradicionales que anteriormente se satisfacían mediante a autoprotección en el interior de las propias familias y que en la actualidad están mal resueltas debido a la incorporación de la mujer al trabajo y a los cambios en la estructura familiar y social (atención a la infancia, a enfermos, a la tercera edad); mejorar la calidad de vida, y tener un alto potencial de empleo.

 


Santillana publica
una guía orientativa en la que se analizan las perspectivas laborales que ofrece
la sociedad del siglo XXI

arriba