Investigadores españoles descubren un
sistema para analizar la calidad del pescado

Madrid. La prueba del ADN también es válida para los pescados y de ella se puede deducir si se intenta engañar al consumidor, presentando el producto como fresco, cuando es congelado, o si es o no de primera calidad.
Investigadores del Instituto de Investigaciones Marinas, con sede en Vigo, y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han empleado doce años en descubrir un método que garantice con exactitud la especie a la que pertenece un pescado, su calidad y el estado en el que se encuentra.
Se trata de cuatro proyectos distintos financiados por la UE, los que han llevado al desarrollo de una técnica que no sólo es más fiable que las actuales, si no mucho más barata. El precio puede oscilar entre 15.000 y 20.000 pesetas, mientras que los existentes hasta ahora resultaban prácticamente prohibitivos, por lo que en la mayoría de las ocasiones se desistía de aplicarlos.
Básicamente, el proceso consiste en la extracción del ADN de los productos que se van a analizar y tiene cierto parecido con el de las pruebas de paternidad.

 
 

La degradación de la superficie cultivable
terrestre alcanza el 40 %

Washington. Hasta el 40% de la superficie terrestre cultivable se encuentra en un estado preocupante de deterioro, de acuerdo con un estudio reciente publicado por el Instituto Internacional de Política de Investigaciones. (IFPRI). Sus principales problemas son la erosión y la disminución de nutrientes.
Según Ismail Seragladin, vicepresidente del Banco Mundial y de otras organizaciones que forman parte del IFPRI, los resultados del informe ponen en duda la posibilidad de que en el futuro se puedan producir alimentos adecuados y en cantidad suficiente para alimentar a la población mundial.
Para realizar el informe, se ha levantado el mapa más exacto de suelo cultivable que se haya logrado hasta ahora, mediante la utilización de fotografías por satélite. Por zonas, la situación es más grave en Centroamérica, con el 75 % de las tierras dedicadas a la agricultura en estado grave de degradación. Le siguen Africa, con el 20 % y los pastos como las tierras más afectadas. En tercer lugar figura Asia, con el 11.%.

 
 

Ayudas a la Investigación
de la Comunidad de Madrid

Madrid. La Comunidad de Madrid, a través de la Dirección General de Investigación, perteneciente a su Consejería de Educación, ha lanzado dos nuevas convocatorias de ayudas para la realización de proyectos de investigación, con destino a grupos de especializados en la investigación tecnológica, pertenecientes a las universidades y centros públicos de la Comunidad, por un importe total, para el presente año y el que viene, cercano a los 1.400 millones de pesetas.
Tanto en el caso de las universidades como en el de la Comunidad, estos programas persiguen impulsar la investigación en el campo de las ciencias de la salud y en el ámbito relacionado con las tecnologías medioambientales, la información y las comunicaciones, así como la agroalimentación.
En ambos casos, los solicitantes deben ser investigadores con grado académico de doctor, vinculados profesionalmente a universidades, instituciones u organismos públicos de investigación radicados en la Comunidad de Madrid. El plazo de presentación de solicitudes concluye el próximo día 5 de junio.
Entre 1996 y 1999, el programa de ayudas para proyectos de investigación en áreas tecnológicas de interés estratégico para la Comunidad de Madrid, ha financiado en conjunto un total de 742 proyectos, por un importe de 5.356 millones de pesetas. (Para más información: Julio Alfonso Vaca: tel 91.563.67.80).

 

arriba