Cerca de un millón doscientas mil personas, la mayoría alumnos de más de 1.000 colegios, han visitado la exposición "Bosque de bosques", una iniciativa
Un proyecto
de educación
ambiental
patrocinada por la Obra Social de Caja Madrid que ha recorrido ya más de 11 ciudades españolas. Su objetivo es enseñar a los más jóvenes el respeto por los bosques y las normas más elementales de conservación del medio ambiente.
Una exposición recorre España mostrando a los más pequeños la importancia de respetar
la naturaleza
Los alumnos
que visitan la exposición
tienen ocasión
de conocer
los más de
100 tipos de bosques que pueblan
la península
ibérica.
(Fotos: Rafael Martínez)

Madrid. MARGARITA GIRON
Más de 6.500 alumnos visitarán la exposición "Bosque de bosques" que, bajo el patrocinio de la Obra Social de Caja Madrid, está teniendo lugar en al Centro Cultural "Las Dehesillas" de Leganés (Madrid).
La finalidad de esta muestra, cuya clausura está prevista para el día 28 de mayo, es enseñar a los más jóvenes como son los bosques, cuantos tenemos, como funcionan, y lo que se obtiene de ellos.

Esta exposición tiene carácter itinerante y ha sido visitada ya por cerca de un millón doscientas mil personas, la mayor parte alumnos pertenecientes a más de mil colegios de Madrid, Toledo, Valencia, Barcelona, Santander, Murcia, Málaga, Tudela, Jaca y Tolosa. Hay que destacar que son muchas las ciudades que se encuentran a la espera de acoger esta muestra.

Joaquín Araújo, José Manuel Crespo y Jorge Martínez son los creadores de esta exposición. Juntos forman la empresa "Emboscados", que se encarga de hacerla llegar a todos los rincones de España. "Somos una sociedad de tres amantes de la naturaleza que comenzamos hace unos años a organizar exposiciones y actividades así como a publicar libros y material audiovisual sobre este tema. El término "Emboscados" lo elegimos no con la acepción de acorralar a alguien sino de animar a meterse en el bosque", explica Jorge Martínez.

Para los autores, la exposición nace con la intención de comunicar y enseñar a la gente como era la península ibérica hace unos cuantos miles de años: un bosque de bosques, un conjunto forestal completo en el que una ardilla podía ir de un extremo a otro de la península sin tocar el suelo. "Ahora solo se cubica el valor en madera del bosque, olvidando que además lo necesitamos para respirar, beber, comer, limpiarnos, mantener nuestra salud y la del entorno. Más aún, nos es indispensable para pensar, sentir, admirar, crear y disfrutar. Es decir que necesitamos al bosque para ser y sobre todo para progresar", añade Joaquín Araújo.

Visita guiada

Aunque "Bosque de bosques" está abierto al público en general, la mayor parte de los visitantes son alumnos de diferentes colegios que, acompañados de sus profesores, realizan una visita guiada de la mano de los monitores de la muestra. Previamente, se les ha hecho llegar los materiales didácticos necesarios para sacar el mayor partido a la misma, consistentes en un libro para el profesor y un cuaderno para el alumno, que prolongan la vida de la exposición en el aula y en el entorno familiar. Este último incluye un apartado para que los chavales expresen aquellos aspectos de la muestra que más le han llamado la atención.

La exposición se estructura es diversos apartados. El primero aborda la unidad del bosque desde distintos puntos de vista, desde la óptica del propio bosque, y desde su relación con los seres que lo habitan y lo hacen posible, es decir, con las especies animales y vegetales que lo componen. Después trata la relación con el ser humano, contemplándola desde dos vertientes: etnobótanica, en referencia al uso que hace el hombre de las plantas y del bosque; y artística, en relación a la creatividad e inspiración literaria, escultórica y pictórica que a lo largo de los siglos el bosque ha ofrecido a los seres humanos.

La última parte de la muestra recoge los diferentes tipos de bosque de la península ibérica, que llegan a ser más de 100, así como las principales especies de árboles. También se dan una serie de pautas de reconocimiento de los elementos que definen al bosque en si mismo.

Esta exposición tiene de particular la imposibilidad de distinguir a los autores de la misma, del propio bosque. "Somos unos emboscados, vivimos en el bosque. Estamos absolutamente convencidos de que el bosque es un aliado del ser humano para afrontar las enfermedades más graves de tipo ambiental que tiene el planeta. Nos sentimos absolutamente implicados en sentido científico y sentimental con el propio bosque, esto trasmite sinceridad y sensibilidad y se plasma en el aspecto estético de la muestra", explica Joaquín Araújo.

Conocimiento del medio

Los alumnos de 5º curso de Primaria del colegio público "Aben Hazam" de Leganés son algunos de los muchos que han visitado "Bosque de bosques". Su profesor destaca la importancia de este tipo de actividades que "ayudan a los chavales a comprender la teoría y a proyectar valores medioambientales en un momento tan necesario como el actual, cuando el grado de contaminación es altísimo y la desaparición de los espacios naturales está a la orden del día". Además, señala la progresión en el campo de la educación medioambiental: "cada vez son más permeables a estos temas, tanto los chicos como sus padres. Los hábitos mejoran con cada generación de niños que pasan por la escuela. Los medios de comunicación también colaboran de forma muy activa con esta empresa".

Para Alvaro, alumno de 5º curso de Primaria, esta exposición le ayuda a comprender mejor algunos de los temas de la materia "Conocimiento del Medio". "Me gusta mucho que nos saquen del cole –explica- sobre todo si nos traen a ver cosas que tienen relación con el campo. Yo voy mucho con mis padres los fines de semana".

Todos los chavales que visitan la muestra tienen ocasión de conocer el Decálogo de Conservación de los Bosques, en el que destaca el respeto al árbol, el conocimiento de nuestros árboles más importantes, aprender a plantarlos, no contribuir a su contaminación, no hacer fuego en el bosque, consumo moderado de leña, madera y papel, no comprar objetos envueltos excesivamente y no usar maderas de especies tropicales escasas.

 

arriba