En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@educ.mec.es

 
   
 
   

Sobre la "Semana blanca"

Una vez más a debate la mal llamada "Semana blanca", primero porque no es una semana. En la Comunidad de Madrid son tres días y todos sabemos que la semana escolar son cinco días, y segundo porque no tiene más color que el que le imprimen las tradicionales fiestas carnavaleras, que por cierto cada año tienen más protagonismo y protagonistas.
D. Gregorio López en su carta aboga por la supresión de estos tres días con dos argumentos de peso, a saber: a) No puede hacerse cargo de su/s hijo/s porque él y su esposa trabajan. b) Según ha leído España es el país de Europa que menos días lectivos tiene.
El primer argumento es de un valor pedagógico incuestionable, D. Gregorio parece ser que ha olvidado que su/s hijo/s ya han abandonado la guardería y que acuden a un Centro educativo, aunque debo admitir que este es el sentir de más de una familia.
Sobre el segundo argumento, no sé que tipo de lecturas, emisoras televisivas o emisoras de radio son las que le proporcionan a D. Gregorio la información que maneja, pero me permitiría que cambie la onda porque no hace muchos días la prensa nacional publicaba un informe de la Comisión Europea de Educación en el que situaba a España en el grupo de cabeza de los países europeos con más días lectivos, tanto en primaria como en secundaria.
Valga para usted. D. Gregorio su primer argumento y "Aquí Paz y en el cielo gloria."

Ricardo Esteban
Móstoles (Madrid)

 
   
 
   

Una gota de agua es una gota de vida

El Día Mundial del Agua se conmemora desde 1993 por decisión de la Unesco que invita a reflexionar sobre el papel tan importante de este recurso para la vida y la necesidad de actualizar la legislación que regula su gestión. No debemos obviar que se trata de un bien escaso y que el proceso de desertización que afecta al planeta tiene como consecuencia que este problema adquiera mayor alcance con el paso de los años.
A pesar de las campañas institucionales sobre ahorro del consumo del agua y los mensajes de alarma que difunden las organizaciones ecologistas, en mi opinión, el profesorado debe asumir un papel protagonista en la concienciación de los alumnos, para formarles en el uso racional de este recurso que en algunos países se encuentra en una situación de riesgo.
La población mundial está en constante aumento, en la segunda mitad del siglo XX se ha multiplicado por 2,6, y la demanda de agua en el mundo se estima que será de un 20% más de la que disponemos para los próximos 25 años. Ante esta situación, los gobiernos se ocupan de organizar conferencias y firmar acuerdos que no conllevan actuaciones efectivas tendentes a solucionar un problema que ya adquiere carácter alarmante.
Por ello, insisto en que la escuela constituye el entorno idóneo para el desarrollo de campañas, que se incluyan en el currículo escolar para garantizar su continuidad. Cerrar el grifo cuando nos lavamos los dientes, utilizar lavavajillas o lavadoras al máximo de capacidad, emplear agua residual para el regado de plantas y jardines o elegir la ducha para el aseo personal, constituyen mensajes sencillos que los niños pueden trasladar a su hogares.

María José Tarrasa
Alicante.

 

 
arriba