Las maquetas reproducen modos de vida
del hombre prehistórico.
Una vivienda de
la Edad de Hierro sirve de modelo para la
excavación que realizan los alumnos.
(Fotos: Rafael Martínez)
 
Potenciar la Arqueología como recurso didáctico y descubrir el patrimonio del entorno son los objetivos de un conjunto de actuaciones que desarrolla el CPR de Aranjuez (Madrid). Más de trescientos alumnos visitan
la exposición "Historia bajo nuestros pies" y participan en una excavación arqueológica.

Profesores y alumnos
abordan la Arqueología como recurso didáctico

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Para la puesta en marcha de este programa de actuaciones el CPR de Aranjuez ha contado con la colaboración de expertos de la Facultad de Geografía e Historia

de la Universidad Complutense de Madrid y con el profesorado especialista en Geografía e Historia de los institutos de secundaria de esta zona del sureste madrileño.

Javier Medina, asesor científico-tecnologógico del CPR, explica que potenciar la Arqueología como recurso didáctico y facilitar su traslación al trabajo en el aula y su integración curricular constituían las premisas que dieron origen al programa. "También, pretendíamos dar a conocer los valores patrimoniales que existen en nuestro entorno, ya que esta comarca es muy rica en yacimientos arqueológicos, debido a que en las vegas de los ríos se producían los asentamientos y se encuentran numerosos hallazgos paleontológicos", puntualiza.

Seminario de investigación

El equipo del CPR constituyó un seminario de investigación sobre las aplicaciones didácticas de la Arqueología y el diseño de materiales específicos relacionados con el conocimiento de este patrimonio arqueológico.

Según este asesor, la escasa presencia de los estudios de Arqueología en el currículo de la ESO y del Bachillerato dificulta que los alumnos conozcan y valoren su pasado. "Pero, este hecho está en aparente contradicción con los estímulos sociales que los jóvenes reciben a través de los medios de comunicación y del cine, así como con los objetivos del sistema educativo que insiste en el conocimiento y valoración del patrimonio artístico, histórico y natural", especifica Javier Medina.

En un intento de paliar esta situación surge el seminario de formación del profesorado, que diseñan conjuntamente el CPR de Aranjuez y el Departamento de Prehistoria de la Facultad de Geografía e Historia para dar a conocer los valores del patrimonio arqueológico del sureste madrileño y fomentar su protección.

Carpeta de recursos

La primera fase consistía en diversas conferencias y la preparación de la visita de los alumnos a la exposición. Seguidamente, el profesorado participante llevó a cabo unas fichas de actividades, que formarán parte de una carpeta de recursos didácticos y que incluye un catálogo ilustrado sobre la muestra, una guía de actividades, un juego de diapositivas y un CD-ROM sobre los primeros poblamientos en el sureste de la Comunidad de Madrid.

Este programa concluye con la visita de los grupos de alumnos de Secundaria y Bachillerato a la exposición "Historia bajo nuestros pies". Estructurada en dos espacios diferenciados, esta muestra recoge paneles y maquetas que ilustran los diferentes poblamientos de la zona. Tras finalizar el recorrido, los alumnos se trasladaban al taller de arqueología, instalado en un patio del CPR y que consiste en un espacio de simulación de excavación arqueológica con elementos como cerámicas, enterramientos, fondo de cabañas, hornos...

Felipe Tostón, profesor de Historia del IES Juan Carlos I de Ciempozuelos, acude a la exposición con un grupo de alumnos de diversificación curricular de 3 y 4 de ESO. Este profesor considera que la arqueología y la prehistoria se contemplan de manera superficial en el currículo de esa etapa educativa. "Estos chicos de 16 a 18 años conocen la arqueología a través del cine y la televisión e identifican esta ciencia con Indiana Jones. La exposición y los talleres les van a introducir en ese mundo y proporcionarles un conocimiento más próximo y real de la labor arqueológica, además de concienciarles de la necesidad de conservar el patrimonio".

Metodología y técnicas

El recorrido por la muestra se inicia con unos paneles que presentan la metodología arqueológica y las técnicas de excavación y prospección. Junto a estos paneles se encuentra una maqueta de una excavación de una vivienda de la Edad de Hierro en Puentelargo de Jarama, que sirve de modelo para la simulación que se montó en el exterior.

El siguiente espacio recoge un desarrollo cronológico a través de las grandes etapas de la Prehistoria: el Paleolítico, el Neolítico, la Edad de los Metales y del Hierro y, por último, la época romana.

Javier Medina señala los elementos de iconografía y cómic que figuran en la exposición y cuya finalidad es provocar la complicidad de los chicos y mostrarles que, con una presentación atractiva, se pueden abordar contenidos muy científicos. Esta muestra concluye con una reflexión sobre la defensa del patrimonio arqueológico.

Yacimientos de la zona

En esta estructura aparecen también dos elementos que permiten la interpretación de los yacimientos y hallazgos en la zona. Una serie de maquetas reproducen una cazadero paleolítico, un enterramiento múltiple, una inhumación de la Edad del Bronce, una tumba de incineración y una vivienda de la Edad del Hierro.

Así como, diversos paneles recogen información sobre el yacimiento de la calle Príncipe, la cerámica de Ciempozuelos y la Necrópolis visigoda de Cacera de las Ranas.

Tras finalizar el recorrido, los alumnos se dirigen a la simulación instalada en el patio del CPR. A Sergio Cañete, de 18 años, le atraen "las cosas antiguas" y reconoce que colecciona monedas de diversas épocas; mientras que su compañeros Juan José Saza confiesa que la arqueología le parecía algo muy cinematográfico.

Jesús Alvarez, becario en el Departamento de Prehistoria, forma parte del equipo que ha diseñado esta exposición. En el transcurso del trabajo de excavación, explica que su finalidad es relacionar en la práctica los conocimientos que han adquirido durante el recorrido por la muestra. A este profesor universitario le llama la atención las preferencias de los chicos, que guardan silencio y escuchan atentamente cuando se les habla de los enterramientos, los rituales de los hombres prehistóricos y la relación con el mundo simbólico y la religión.

Conservación del patrimonio

Jesús Alvarez considera fundamentales estas actividades escolares, "porque el respeto al pasado y al patrimonio arqueológico no se aprende de adulto, sino de niño". Para este especialista es imprescindible una buena formación en este ámbito desde la etapa infantil, ya que por ignorancia se puede acabar destruyendo este patrimonio".

El trabajo posterior a la excavación consiste en el cartografiado de los distintos sectores que constituyen los restos de un hábitat. Javier Medina especifica que de esta forma se introduce a los jóvenes en el método científico y que no sólo es una tarea de arqueología, sino que se amplía al cálculo matemático.

Para la puesta en marcha de este proyecto, Medina valora especialmente la conexión que se ha establecido entre la universidad, que posee los datos científicos, el profesorado de aula, que cuenta con la capacitación didáctica para transmitir esta información a los alumnos, y el CPR que coordina a estos profesionales.

 

arriba